revistaohlala.com

¿Te animás a tomar agua de mar para mejorar tu salud?

 
 
 
Foto: Latinstock

¿Imaginaste alguna vez la posibilidad de aprovechar las vacaciones en la playa para agarrar una botellita, sumergirla en el agua de mar y llevarla a tu casa para su consumo? Parece que esta es la nueva moda en muchos países del mundo que ya encontraron los beneficios de ingerir agua de mar para curar al organismo de diferentes dolencias.

Aunque el agua de mar es utilizada desde hace siglos para tratar distintas afecciones, todo comenzó en el siglo XIX, cuando el científico francés René Quinton elaboró una hipótesis sobre las terapias marinas. Quinton aseguró que las enfermedades en los humanos surgen como consecuencia de una intoxicación celular que produce una alteración del medio interno que es casi idéntico al medio interno del agua del mar.

Es que el agua de mar contiene todos los minerales y oligoelementos que nuestro cuerpo necesita para recuperar el equilibrio: calcio, sodio, potasio, magnesio, hierro, silicio -casi la totailidad de los que componen la tabla periódica de los elementos- y son de fácil asimilación para nuestro organismo. Por eso se están propagando sus beneficios terapéuticos y nutricionales en este último tiempo. ¿Otras de sus propiedades? Es un poderoso nutriente para las células; sirve como colutorio desinfectante y cicatrizante; neutraliza la acidez de estómago; limpia el intestino y el colon; tiene propiedades diuréticas y rebaja la presión.

¿Cómo beberla?

Desde la Fundación Aqua Maris recomiendan que, para beber agua de mar, hay que tener en cuenta que es cuatro veces más salada que nuestro organismo y por eso se puede beber tal cual la ofrece el mar aunque en pequeñas cantidades para que no produzca deshidratación. También se puede rebajar con agua dulce en una proporción de 1 a 3 (25% agua de mar y 75% agua dulce) para conseguir una salinidad como la de nuestro cuerpo (9g de sales por litro). En cualquiera de los dos casos se puede mezclar con limón y estas son las sugerencias para su consumo:

  • Hipertónica: es agua de mar pura, con una salinidad aproximada de 36gr por litro. De esta manera tiene, principalmente, efectos energizante, purgante y laxante. Se recomienda tomar de dos a tres sorbitos al día, al menos 15 minutos antes de las comidas y mejor si van seguidos de un vaso de agua dulce. Otra manera de tomarla es manteniéndola unos minutos en la boca, saborearla bien mientras se diluye o isotoniza con la saliva. Así su efecto es más suave.
  • Isotónica: es agua de mar (¼) diluida con agua dulce (¾). Utilizada de esta manera es una bebida hidratante y nutritiva que aporta todos los minerales que el cuerpo necesita. Se recomienda tomar de dos a tres vasos al día, al menos 15 minutos antes de las comidas. Otra opción es ir tomándola a lo largo del día.

¿Cómo recogerla?

En primer lugar hay que alejarse de puntos de contaminación como salidas residuales, zonas industriales, puertos ni hacerlo los días posteriores a lluvias o en los que el mar esté revuelto. Lo más aconsejable es ir los días tranquilos a primeras horas de la mañana, cuando el mar suele estar calmo. Después hay que meterse en el mar lo más lejos posible y sumergir la botella cerrada, abrirla en las capas intermedias, llenarla y cerrarla abajo. Cualquier suciedad o impureza estará en la superficie. Si el agua recogida está turbia por la arena u otros sedimentos, dejar decantar uno o dos días, colar (con un filtro de tela, por ejemplo) y cambiar de recipiente.

Desde luego, hay quienes están en contra de esta tendencia y aseguran que la práctica no es aconsejable ya que supone algunos riesgos para la salud. De hecho, el agua de mar sin esterilizar, afirma la Organización Mundial de la Salud, puede contener microorganismos que pueden ser patógenos, incluyendo bacterias, protozoos y virus. La opción para quienes están de todos modos interesados en buscarla ya envasada, procesada y lista para su consumo. Aunque en nuetsro país no se encuentra regulada su comercialización, hay diferentes firmas que la venden embotellada, lista para ser bebida.

¿Cómo conservarla?

Siempre es mejor hacerlo en vidrio que en plástico y preferentemente en un lugar oscuro y a temperatura ambiente. No es necesario que el agua de mar esté en la heladera para que se conserve mejor. La alta salinidad hace que se mantenga en el tiempo sin alterarse. De todos modos, como se trata de un recurso natural es esperable que se presenten variaciones en el olor, el sabor o el color (incluso a veces pueden crecer algunos tipos de algas).

¿Y vos te animarías a tomar agua de mar? ¿Qué pensás sobre esta tendencia? Además te mostramos Guía para verte y sentirte bien este verano

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala