revistaohlala.com

Sexo y pareja: "No estamos listos para el compromiso"

Por María Gabriela Palleros

Twitter:  @PallerosM   |  Mail:  Pallerosg@gmail.com  | 

 
 
 
Foto: Latinstock

Sabemos que vivimos en la cultura de lo efímero, en la cual cada vez cuesta más asimilar vínculos sólidos, pero más allá de eso, muchas veces somos nosotros mismos, independientemente a los tiempos que corren, los que sentimos que no estamos preparados para asumir ningún tipo de compromiso que nos ate a una relación formal. No necesariamente, porque la persona que tengamos al lado no nos cierre, sino simplemente para preservar y cuidar nuestra autonomía.

La idea de compromiso no sólo tiene que ver con "casamiento" o con tener hijos, a veces una relación se paraliza cuando aparecen situaciones como "saquemos un crédito juntos para irnos a convivir" o "planifiquemos un viaje para el año que viene", "quiero que conozcas a toda mi familia", "quiero que me presentes a tus amigos", ejemplos que sin dudas nos adentran y aumentan nuestra implicancia en el mundo del otro. Acá aparecen los conflictos porque no todas las parejas pueden proyectar a futuro ni tampoco se sienten cómodas teniendo que avanzar hacia un rumbo del cual no están seguras de querer elegir.

Desde ya que no es un tema simple, sobre todo por su carácter paradójico: cómo puede avanzar una relación si no estamos dispuestos a confiar en la misma, pero el punto principal es que no se trata de no querer que nuestra pareja crezca, sino de evitar tener que cargar con la exigencia de hacer que las cosas funcionen sí o sí. Muchas relaciones viven los rótulos y los compromisos como una presión extra que en vez de acercarlos termina generando el efecto contrario. Por eso, es importante que respetemos nuestros tiempos para que situaciones que deberíamos transitar con felicidad no se conviertan en crisis que hagan tambalear el vínculo que tenemos con la otra persona.

Todo se vuelve aún más complicado si es a uno de los dos al que le pesa más la idea de asumir algún tipo decompromiso, porque no es fácil sentir que lo que nosotros consideramos como un acto de amor, el otro lo vive y lo lee como una atadura. Estas diferencias originan tensiones que si no se resuelven a tiempo causan conflictos que terminan atentando sobre el futuro de la pareja. Por eso, frente a este tipo de situaciones es importante que tengamos en cuenta:

.Ser honestos y claros en nuestra comunicación con el otro. Ambos debemos estar al tanto de lo que cada uno quiere y espera del vínculo para no forzar los tiempos y no llenarnos de expectativas que aun la relación no está lista para cumplir.

.No considerar los compromisos como un tema tabú de la pareja. Tratar de evadir todo lo que nos comprometa con el otro como una manera de evitarnos problemas, genera aún más presión que los supuestos conflictos que queremos sortear. Ninguna relación se sostiene si sus miembros no pueden hablar libremente.

.Evitar sobreadpatarnos a lo que el otro quiere. No debemos asumir un compromiso si no estamos convencidos porque no nos vamos a sentir cómodos si lo que estamos viviendo se ajusta más a lo que desea la otra persona que a lo que nosotros sentimos.

Muchas veces sólo necesitamos que todo se dé con naturalidad, sin la presión de estereotipar tiempos que le resten espontaneidad al vínculo. Transitar cada momento, dejando que la relación vaya ganando su espacio sin tener que forzar ninguna etapa. Cuando logramos compartir esto con la persona que elegimos no sólo ambos nos distendemos, sino que además le abrimos camino a nuestra pareja para que pueda avanzar y crecer libremente. Estar listos para formalizar una relación, jamás se puede vivir como una exigencia externa, porque nuestras emociones no se fabrican a futuro ni se sostienen de expectativas, siempre nacen de lo que sentimos, como bien se suele decir, cuando nuestro pensamiento se traba ante una pregunta, son nuestros sentimientos los que destraban la respuesta.

¿Y a vos? ¿Te paso de vivir una situación similar? ¿Cómo lo resolviste con tu pareja? Mirá más notas: Sexo y pareja: "Me cansé de ser la novia eterna" y Sexo:¿El matrimonio consuma el amor?

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala