revistaohlala.com
Vestido bordado (Gabriel Lage), camisa (Portsaid, $1390).. 

Entrevista: las confesiones (y los looks) de Sofía Sánchez de Betak

Un atarceder en Rockaway Beach, Nueva York, con una IT GIRL argentina que impone tendencia. MIrá nuestra producción de fotos y todo lo que nos contó Chufy.

 
 

Sofía Sánchez de Betak (alias Chufy) nació en Buenos Aires, estudió Diseño Gráfico en la Universidad de Palermo y ahora vive en NY, donde vende una colección de ropa que lleva su nombre en Bergdorf Goodman, pero también es la personalidad preferida de los eventos sociales y desfiles. Más de una vez, la revista Vogue la incluyó en su lista de las mejor vestidas.

¿Cómo arrancás tus días?

Me despierto temprano y desayuno fuerte, una receta especial. Después, viene mi profesora de Pilates, hago una hora de gym y estiramiento. Ya con pilas cargadas, llegan mis asistentes, trabajamos, mails, reuniones, caos, cosas, almuerzos, cafés y mil planes.

Contanos esa receta especial del desayuno.

Es muesli con banana y jugo de naranja en la licuadora, y después le agrego manzana rallada gruesa, semillas de calabaza y almendras. Me pasa que me obsesiono con un desayuno. Ahora es este, pero durante años fueron las Zucaritas. Y no aceptaba Corn Flakes u otro cereal, ¡tenían que ser Zucaritas!

 
Vestido (Uma, $4500).. 

¿Cómo eran tus vacaciones de la infancia?

Íbamos mucho al sur, a la Patagonia, o al campo en la provincia de Buenos Aires. Mis vacaciones eran partidos de cartas, juntar huevos en el gallinero y jugar a las búsquedas del tesoro que organizaba mamá.

¿Por qué tu primer libro es sobre viajes?

Porque no hay otro tema que me interese tanto. Pienso en los viajes como una búsqueda del tesoro constante y por todo el mundo. Es como ese juego de la infancia.

¿Cuál es tu lugar en el mundo?

Mallorca, en la casa que comparto con mi marido. Ahí estamos tranquilos, hay paz, las puertas están siempre abiertas para los amigos y la familia. Mallorca es el lugar de reunión de nuestras dos familias. Mi segundo lugar en el mundo es la Patagonia.

¿Cuánto te importa tu físico?

La verdad es que no hago ningún tipo de tratamiento de belleza ni nada, porque no tengo tiempo. Sí tengo una dermatóloga que me sacó todos los productos que usaba y me puso en detox por tres meses. Al principio fue muy difícil porque tenía la piel re seca, pero después me fueron volviendo los aceites naturales. Y hoy uso una sola crema que ella me autorizó. En cambio, sí me hago tiempo para la gimnasia, porque me gusta sentirme fuerte: hago Pilates en casa y zumba o kickboxing cuando puedo.

¿Qué es lo que más te gusta comprar?

Comida. Y descubrir cosas de todo tipo en Amazon: objetos, vitaminas, protector de la computadora para la radiación, cualquier cosa...

¿Comprás revistas?

No, estaba suscripta a algunas pero las di de baja porque se apilaban en casa. Me gusta leer revistas en el avión: Interview, Cabana, T Magazine o W.

¿Leés el diario?

Online. Leo La Nación y el NY Times.

 
Vestido (Chufy, US$ 995). 

¿Subte o taxi?

Subte.

¿A qué persona seguís en redes y siempre te sorprende?

¡A mi sobrino! Es todo: me quedo horas mirando sus videos. La verdad es que no sigo tanto a las personas sino más contenidos de lugares o de viajes. Me gusta la cuenta de Instagram de Michel Gaubert, un DJ que sube cosas muy graciosas.

Te ganaste el título de influencer. ¿Quiénes te influenciaron a vos?

Mis padres. Mi mamá, que es una workaholic total, no para de viajar y tiene amigos en todo el mundo. Y mi padre, que también trabaja mucho, pero sabe disfrutar. Admiro mucho también a mi marido (N. de la R.: Alexandre de Betak, EL diseñador de los mejores eventos y desfiles del mundo). Nos influenciamos el uno al otro, nos inspiramos, nos enseñamos.

¿Cómo sos? ¿Cómo te definís?

Soy muy cambiante y mutante. En realidad, no me gustan los motes, ni para mí misma ni para otros. Siento que si me defino, limito mis posibilidades.

¿Cuál es la marca que hay que conocer y que no se conoce tanto?

Me compro cosas en S.K.U. (Save Khaki United), que tiene varios locales en NY. Son cosas súper básicas, pero muy bien hechas.

 
Vestido (Vitamina, $7000). 

¿Cuál es el desfile al que más te gusta ir?

Al de Rodarte, que es muy mágico. Tiene una puesta increíble y la música es espectacular. La luz, la abstracción, las flores. Es hermoso (además, los hace mi marido, jeje.)

¿Te vas a quedar a vivir en NY?

No. Pienso que en el mediano plazo nos vamos a mudar a París, donde tenemos un departamento que ahora está en obra.

¿Próximos proyectos que quieras compartir con OHLALÁ! Moda?

Estoy totalmente dedicada a mi próxima colección Chufy para Japón.

Si te interesó esta nota, puede que también quieras leer: El casamiento patagónico de Sofía Sánchez de Betak

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala