revistaohlala.com

¿Tu bebé está por empezar a comer? ¡No te pierdas esta novedad editorial!

 
 

Si sus hijos están empezando a comer, están selectivos con la comida o no abren la boca seguro conocen de las redes a Karina Eilenberg (pediatra y especialista en crianza) y Sabrina Gatti Wosner (médica de familia, ayurveda), las caras detrás de Olilu, un proyecto que nació en 2013 para asistir a las familias en la construcción y el cuidado de la salud.

Si bien dictan varias charlas y talleres, el caballito de batalla es el de introducción a la alimentación complementaria. Esta semana estrenan libro: Yo amo comer. Descubriendo los alimentos (Sudamericana) y yo se los quiero recomendar especialmente.

¡Les adelanto un poco de qué se trata!

 
Yo amo comer, de editorial Sudamericana. 

Prólogo

Primero lo primero: el prólogo es del pediatra español Carlos González, así que sí, me enamoró desde el vamos. Les copio una partecita:

"¿Acaso creen que su bisabuela tenía una batidora eléctrica para hacer el puré sin grumos? ¿Acaso creen que iba cada mes a preguntarle a un pediatra lo que tenía que comer ahora su hijo? Comida normal, la misma que comen los padres, cortada en trozos o aplastada con el tenedor, dejando que el niño coma por sí mismo con su propia mano (porque, cuando tienes cinco hijos, sin agua corriente y sin lavadora automática, no estás para hacer el avión con la cuchara durante una hora). Es lo que se ha hecho siempre, durante siglos y siglos, milenios y milenios.

No se trata ahora de aprender un método nuevo y misterioso, sino de recuperar lo que hacía nuestra bisabuela, y que hacían miles de madres antes que ella. Y ojalá podamos recuperar también, ya de paso, mucho de la dieta de nuestros antepasados: comida preparada con tiempo, muy poca sal, muy poco azúcar, pasteles sólo en las grandes fiestas, y para beber, sólo agua."

La comida: ¿Cuándo y cómo presentamos los alimentos sólidos al bebé?

Este es uno de los capítulos que más me gustó. Tiene muchos tips e interrogantes que nos dejan pensando a los padres sobre cómo nos relacionamos con la comida y cómo formamos hábitos en nuestros hijos.

Me quedo con tres preguntas: "¿Si es rico es bueno?", "¿Si dice que es para chicos es para chicos?", "¿Si es para chicos es nutritivo?".

Otros puntos que toca el capítulo son:

.El inicio: "En un comienzo comer no significa tragar. Es explorar, descubrir, escupir, experimentar con todos los sentidos, hacer arcadas, vomitar, ensuciar, jugar."

.El que guía es el bebé: Si bien la edad establecida para empezar a comer son los 6 meses, Karina y Sabrina hablan de la importancia de registrar y conocer a nuestro hijo para poder evaluar si está preparado para empezar. ¿Se puede sentar sin apoyo? ¿Agarra las cosas con la mano? ¿Se las lleva a la boca? ¿Muerde sus juguetes?

.Horarios vs deseos: Otro de los mitos que desentierra el libro es que existen comidas establecidas (desayuno, almuerzo, merienda y cena) y horarios rígidos que deben seguir nuestros hijos. Esta imposición social y cultural no debería influir en nuestros hijos, que deberían comer cuando tienen hambre.

.Sin peligro a la vista: Las arcadas "no son sinónimo de ahogamiento", al contrario. "Significa que se está protegiendo y además que está aprendiendo a comer de forma segura".

 
Sabrina Gatti Wosner y Karina Eilenberg con sus primeras hijas, Olivia y Luana. 
 
Imágenes de algunos de los talleres de alimentación complementaria que realiza Olilu. 

Nuevo año nueva etapa: selectividad, neofobias y modas alimentarias

En este capítulo las chicas se ocupan de un tema por el que la mayoría de los papás pasamos: "Mi hijo sólo quiere comer fideos", "Le encantaba comer y ahora nunca tiene hambre" y otras versiones similares.

Miren que interesante este punto: "Los niños pequeños no son caprichosos, mañosos ni quisquillosos con la comida, simplemente no comen como los adultos lo esperan, ese es el gran conflicto: la expectativa errada del mundo adulto sobre cómo y cuánto deben comer. Atentos como corresponde al proceso madurativo y biológico específico del ciclo vital que están atravesando, los niños no saben ni de curvas de crecimiento ni de recomendaciones nutricionales, ni siquiera pueden distinguir qué es un fruta y qué una verdura. Y sin embargo, saben lo que necesitan, su apetito instintivo se los señala".

El libro hace hincapié en que a partir del segundo y tercer año de vida los adultos tenemos que ayudarlos a fortalecer su autoestima y confianza en sí mismos, desentrama conceptos como la "neofobia" y analiza por qué no es conveniente darles sobornos, premios, castigos y consuelos, para "que no confundan la comida con el comer y el control".

 
Uno de los tantos tips que se pueden encontrar en el libro. 

Recetas para toda la familia

Karina y Sabrina invitaron a Natalia Kiako -amiga de la casa- a seleccionar 30 recetas para compartir en familia. ¡Les dejo una que me encantó!

Masa para pizza (de lo que se te ocurra)

Ingredientes: 15 g de levadura fresca / 500 g de harina integral / agua tibia en cantidad necesaria / 10 g de azúcar mascabo / 50 cc de aceite.

Procedimiento: Disolver la levadura y el azúcar en un poco de agua tibia. Dejar reposar por diez o quince minutos hasta que burbujee. Colocar la harina en un bol, hacer un hueco en el medio y ahí agregar la levadura burbujeante junto con un poco de aceite hasta formar una masa suave, blanda y lisa. Terminar de amasar en la mesada. Cuando esté formada, dejarla descansar tapada con un repasador hasta que doble el volumen. Estirar con un palote y cocinar en horno fuerte hasta que se dore.

 
¡Las manos en el el plato hay que poner!. 

Otros libros imprescindibles si tu hijo está aprendiendo a comer:

1.Ñam Ñam, de Narda Lepes

2.Mi niño no me come, de Carlos González

3.Como Como, de Natalia Kiako

¡Buen fin de semana! Nos encontramos el martes.

Debbie

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala