revistaohlala.com

Pasó 15 días sin usar jabón: ¿querés saber qué cambios experimentó su piel?

 
 
 
Foto: Latinstock

Su "experimento" se volvió viral. Concetta Smith, una periodista de la revista Men´s Health, pasó dos semanas sin usar jabón para bañarse y compartió los resultados de su hazaña con los lectores. ¿El objetivo detrás de esta propuesta? Demostrar que la piel se adapta al entorno y se acostumbra a los cambios. Bajo el argumento de que el hábito de lavarse con jabón "crea un desequilibrio en la piel, lo que causa que se sienta tirante y seca después de bañarse", Concetta Smith quiso saber cómo respondería el cuerpo y decidió poner en marcha una prueba: prescindió del jabón por completo durante dos semanas para contar luego los cambios que experimentó. "Quería ver por mí misma cómo mi piel se ajustaría al cambiar de rutina y dejar de usar jabón".

Y eso no fue todo: que fuera verano el momento en que eligió hacer el experimento le puso más condimentos al desafío: "el calor y la humedad convierten a uno en un caldo de cultivo perfecto para la suciedad. Entonces me pregunté si solo con agua sería suficiente", comentó. ¿Qué sucedió finalmente? Tras catorce días duchándose sin utilizar jabón, Smith destacó algunas conclusiones.

Primera conclusión: la capacidad de adaptarse a baños con agua caliente, a pesar de la época estival. "Me apetecía una ducha fría, pero en lugar de eso accioné el calor, ya que el agua caliente era mi única opción para combatir la suciedad. Después de unos días de seguir esta rutina comencé a esperar mis duchas llenas de vapor. Y pronto me deleitaba con la atmósfera de sauna que mi baño había desarrollado", relató. La segunda diferencia que percibió fue sentir la piel más sana: "Una semana después, mi piel se transformó de una capa seca a una con un resplandor suave y cremoso". Incluso aclaró que su piel era más saludable "sin el uso de productos químicos ásperos típicamente encontrados en productos de limpieza". Por último, se refirió al tema de los olores que emanó su cuerpo. Llevó las dos semanas sin mayores problemas. "Bañarse con agua es suficiente para eliminar los malos olores. Con todos los aromas y perfumes de los limpiadores, descubrí que el jabón no desodoriza realmente. Simplemente añade una suave capa superior de fragancia, que se evapora en pocas horas, de todos modos". A modo de conclusión, la periodista sugirió que quizás no sería mala idea darle a la piel unas vacaciones de jabón. ¿Ustedes qué piensan? Consulté a dos especialistas para corroborar si, efectivamente, las deducciones de esta profesional son ciertas...o no.

Para empezar es necesario aclarar que, sobre la superficie de la piel, existe una fina capa de lípidos (grasas naturales) que se denomina film hidro-lipídico. Este film forma parte de la función de barrera de la piel, mantiene un pH levemente ácido y tiene además función fungistática, bacteriostática y de lubricación. A su vez existen en la piel una amplia y variada cantidad de gérmenes que forman parte de su flora normal y que recibe el nombre de microbioma cutáneo. "Estos gérmenes son importantes para mantener la barrera cutánea y para evitar la colonización con otros gérmenes patógenos y posibles causantes de enfermedades. Cada parte del cuerpo posee su propio microbioma y se modifica según la edad, el estado de salud, y otros factores. La higiene de la piel es fundamental para mantener este microbioma, eliminar gérmenes patógenos y además para evitar la acumulación de sebo y partículas de polución ambiental que proviene del mundo exterior", explica la Dra. Virginia González del Servicio de Dermatología del Hospital Alemán.

¿El agua es suficiente para combatir la suciedad y los olores? "El agua no remueve elementos grasos ni proteicos que se eliminan con la transpiración y la secreción de sebo, muchos de los cuales originan el olor corporal, por lo que no es un limpiador. La higiene debe realizarse con otros elementos de limpieza, ya sea jabones comunes o substitutos del jabón, también llamados syndet o limpiadores sintéticos, elaborados con compuestos no derivados de la grasa vacuna con la cual están hechos los jabones comunes", aclara González.

¿Cuáles son las razones por las que la periodista sintió la piel más suave durante el tiempo que duró su experimento? ¿Es cierto que los jabones deshidratan la piel? "Inmediatamente luego de la higiene, si se utilizó un jabón muy alcalino o con un tensioactivo (agente limpiador) muy potente, se remueve el manto o film hidrolipidico y la piel cambia su pH", indica González. Por eso, lo indicado es "utilizar un limpiador con pH balanceado, que no dañe la barrera natural de la piel ni que contenga ingredientes que puedan secarla o irritarla piel. Que sea hipoalergénico, no comedogénico y libre de fragancia", añade la Dra. María Rolandi Ortíz, especialista en dermocosmiatría y directora de Ro Medical Art. Finalmente, hay algunos datos extra a considerar. También es aconsejable evitar los jabones "antibacterianos o antisépticos en la higiene diaria, salvo indicación médica, ya que pueden resecar, ocasionar irritación y alterar el microbioma. Los jabones con glicerina también pueden resecar la piel con el uso frecuente y el jabón de lavar la ropa (también llamado jabón blanco) tiene un pH muy alcalino en relación a nuestra piel, por lo que no se aconseja para la higiene cutánea", concluye la experta del Hospital Alemán.

Expertas consultadas: Doctora Virginia González, Servicio de Dermatología del Hospital Alemán. Dra. María Rolandi Ortíz, cirujana, especialista en dermocosmiatría, directora de Ro Medical Art.

Podés leer sobre otros temas de belleza en 3 errores en tu rutina de limpieza facial que pueden atentar contra un buen resultado

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala