revistaohlala.com

Trombofilia y embarazo: nos sacamos todas las dudas

La sobreinformación puede generarnos más dudas y miedo. Una especialista responde nuestras preguntas.

 
 
 

Sobre la trombofilia -y sobre la mayoría de las cuestiones que hacen a la medicina- hay muchísima data no chequeada dando vueltas en la web. Cuando googleás "trombofilia" aparecen miles de artículos que, en general, más que informarnos de manera seria, generan más interrogantes e incertidumbre. La médica Sandra Miasnik, especialista en en medicina reproductiva, responde a nuestras dudas con sustento y claridad para que contemos con información, seamos conscientes y alejemos miedos sin sentido durante una de las etapas más importantes de la vida de una mujer: el embarazo.

El escenario actual

Lamentablemente, existen varios medios que difunden información distorsionada sobre las trombofilias, basada en experiencias subjetivas e individuales que pueden generarte mucha ansiedad e incertidumbre.

La trombofilia es una de las causas menos frecuentes de pérdida de embarazo. Últimamente existe un sobrediagnóstico de esta enfermedad, basado en que muchas veces las pacientes son estudiadas en forma incompleta. Además, existen distintos tipos de trombofilia y no todos se relacionan con complicaciones durante el embarazo.

¿Qué es la trombofilia?

La trombofilia es una condición de la sangre que establece una predisposición anormal a la formación de coágulos y está presente en alrededor de un 5% de la población.

Esto no quiere decir que, si tenés esta propensión, sí o sí vayas a desarrollar un evento patológico.

Tené en cuenta que las trombofilias pueden ser:

  • Hereditarias: no existe evidencia científica de que las trombofilias hereditarias se asocien a complicaciones durante el embarazo.
  • Adquiridas: la más conocida, el síndrome antifosfolípidico, es una enfermedad autoinmune que puede ocasionar partos prematuros, desprendimientos de placenta o retardo de crecimiento fetal.

¿Cuáles son los síntomas?

Muchas personas pueden tener trombofilia sin saberlo o sin que les provoque alguna enfermedad en toda su vida. En general, no se presentan síntomas. En algunos casos se genera un coágulo de sangre o trombosis donde no debería haberlos como, por ejemplo, en las piernas y producen hinchazón, enrojecimiento y malestar.

En las mujeres embarazadas hay una tendencia natural a la formación del coágulo. Es un mecanismo propio del organismo como forma de protegerse y prepararse para detener las hemorragias que va a sufrir el cuerpo durante el nacimiento. Pero si no hay un freno a esta situación natural, los coágulos pueden obstruir los vasos sanguíneos y dificultar la adecuada oxigenación y nutrición del bebé.

¿Cómo se diagnostica?

Si hay sospecha por algún antecedente clínico, mediante análisis de sangre. Y si los resultados son anómalos se confirman con una nueva muestra de sangre, con un intervalo no menor a 12 semanas, y lejos del embarazo, el posparto inmediato y tratamientos hormonales, entre otros. La presencia aislada de un episodio clínico NO es diagnóstica, como tampoco UN SOLO estudio hematológico anormal.

¿En qué consiste el tratamiento?

Antes que nada, sabé que se puede llevar adelante el embarazo. Para tratarla se indican heparina y aspirina. Los tratamientos tienen que ser personalizados y estar monitoreados por un equipo interdisciplinario: un hematólogo, un obstetra y un neonatólogo.

Con trombofilia, ¿el parto puede ser normal o debe ser una cesárea programada?

La decisión de la vía de parto no depende de este diagnóstico. Si no existe una situación obstétrica que lo impida, el parto puede ser vaginal.

Luego del parto, ¿hay que seguir con el tratamiento?

Sí. El monitoreo médico continúa durante el posparto.

Es fundamental que si tenés dudas consultes a tu ginecólogo/a u obstetra para que haga la derivación correspondiente.

Dra. Sandra Miasnik. Médica Ginecóloga especialista en Medicina Reproductiva. M.N. 101.887

Contanos tu historia, ¿sufriste de trombofilia? ¿Cómo fue tu proceso? Podés seguir leyendo sobre el tema en 8 preguntas para entender qué es la trombofilia

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala