revistaohlala.com

En busca de un obstetra que no me quiera mandar a cesárea porque sí

 
 

Julieta nació por cesárea. Algo les conté cuando subí su relato, que pueden leer haciendo click acá. Ella había tenido un retraso de crecimiento en la semana 28, había meconio cuando rompí bolsa y durante el monitoreo, ya en la sala de parto (con dilatación y un trabajo de parto avanzado), le bajaron mucho las pulsaciones.

Fue una cesárea necesaria, en la que me sentí muy acompañada por el equipo médico. Sin embargo, hoy más informada, en caso de ir a cesárea buscaría un profesional que espere que el cordón deje de latir para cortarlo y priorice el contacto piel a piel prolongado en sala de parto.

Para cuando nazca Camilo van a haber pasado 2 años y 7 meses de mi cesárea.

Sin embargo, en Argentina hay muy pocos profesionales que acompañan los Partos Vaginales Después de Cesárea, lo que se conoce como PVDC. Lo llamativo, es que esta práctica es recomendada por la Organización Mundial de la Salud, que dice que la gran mayoría de las mujeres que tuvieron una cesárea pueden tener un parto vaginal. Incluso, se aclara que eso es lo recomendable.

Desde la cesárea de Julieta hasta hoy aprendí muchísimo sobre los partos y cesáreas respetadas y sobre las intervenciones innecesarias que entorpecen la fisiología del proceso. Muchas veces se piensa que las opciones son sólo dos: parto o cesárea. Sin embargo, el nacimiento de nuestro hijo puede ser de muchas formas.

 
.... 

En estos años aprendí dos cosas importantes:

1.Que no tiene sentido atendernos con un profesional al que tenemos que convencer de algo que él no comparte (un PVDC, libertad de movimiento durante el trabajo de parto o no tactos en las semanas previas, por poner algunos ejemplos).

2. Y que un obstetra no va a hacer la excepción con nosotras. Hace un tiempo una amiga me dijo sobre su obstetra: "A todas mis amigas que tuvieron con él las esperó hasta la semana 40,3 y después las mandó a inducción, pero a mi me dijo que si todo iba bien podía esperarme a la 42". A lo que yo le respondí. "Los médicos tienen un procedimiento en el que creen, por eso lo aplican. Él no lo va a cambiar por vos. Si vos querés atenderte con un profesional que te espere más allá de la semana 40 te recomiendo que cambies de obstetra".

Más allá de la Maternidad de Estela de Carlotto, de la que ya les hablé muchas veces, existen profesionales, tanto en el sistema público como privado, que respetan los nacimientos.

Les comparto algunas de las cosas que estoy buscando en el equipo médico que nos va a acompañar en el nacimiento de Camilo:

-Que fomente la libertad de movimiento en el trabajo de parto y durante el expulsivo (parir acostadas es cómodo para el equipo médico pero no para la mujer).

-Que no realice episiotomía de forma rutinaria. Según la OMS, en la mayoría de los casos no es necesario realizar esta práctica.

-Que espere a que el cordón umbilical deje de latir para cortarlo.

-Que respete la hora sagrada de contacto piel a piel mamá-bebé. El pecho de la madre es el hábitat natural del recién nacido. Estabiliza la respiración, la oxigenación, la presión sanguínea y la temperatura. Incluso después de una cesárea esto puede respetarse. La única diferencia es que no se pone al bebé transversal en el pecho de la madre sino horizontal y más elevado.

-Que permita la primera prendida a la teta en sala de parto.

-Que realice los controles del bebé en el pecho de la madre.

-En caso de tener que ir a una cesárea, que esta no sea programada. Hay muchos beneficios tanto para la mamá como para el bebé en esperar a que se desencadene el trabajo de parto.

¿Qué tipo de parto están buscando ustedes? ¿Ya eligieron obstetra?

¡Buen fin de semana!

Debbie

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala