revistaohlala.com

PARIR

 
 

Las que siguen este espacio hace mucho saben que para mi cualquier momento es bueno para hablar de nacimientos respetados (partos y cesáreas). Me duele el cuerpo cada vez que leo relatos de violencia obstétrica, por eso me parece tan importante hablar sobre las múltiples caras de este tema. Del 15al 19 de mayo se celebra la semana mundial del Parto Respetado y en ese marco se estrena el documental PARIR dirigido por Florencia Mujica y con dirección de contenidos de la Organización Las Casildas.

¿De qué se trata? Cada 60 segundos nace 1 bebé. Cada día cientos de mujeres dan a luz en hospitales y clínicas. 1 de cada 3 bebés nace por cesárea. Vanesa, Mariana y Nayla están embarazadas. Cada una tiene una historia diferente pero las tres comparten un mismo objetivo: parir naturalmente y disfrutar ese momento trascendental. ¿Qué nos pasa a las mujeres en una sala de parto? ¿Qué hay detrás de esas puertas blancas por las que entran y salen apresurados médicos y parteras?

Les muestro un adelanto y les dejo una entrevista que le hice a Florencia Mujica. El documental se puede ver hasta el 1 de junio en el Espacio Cine Gaumont.



-¿Que plantea el documental?

-Parir es una indagación sobre lo que vivimos las mujeres, los bebes y las familias en general a la hora del parto y del nacimiento. Es una búsqueda por reflexionar, por desandar ese camino que está tan naturalizado.

-¿Cómo surgió la idea?

-Surgió a partir de conocer lo que nos pasaba a las mujeres en las salas de partos y de comprender que nadie hablaba de eso. Naturalmente el documental siempre indaga sobre aquello que es invisible, sobre aquello que es silenciado y este es un tema tabú en nuestra sociedad sobre el que es necesario reflexionar urgentemente.

-¿Qué conclusiones sacaste?

-Que el parto y el nacimiento son parte de un gran entramado de violencia social y de género, que no podemos pensar ese momento sin relacionarlo con la sociedad en la que vivimos, que es absolutamente violenta. Me parece alarmante que una sociedad reciba a sus hijos de manera tan brutal, que ese primer momento en el mundo de ese bebé sea así. Creo que no pensamos en eso, y tenemos que hacerlo. Porque ese recibimiento genera un impacto tan profundo que luego nos formatea como sujetos que naturalizamos la violencia sobre nuestros cuerpos.

-¿Qué tuvieron en cuenta para elegir a las tres protagonistas?

-Para elegir a las protagonistas hicimos un casting del que participaron muchas mujeres. Nuestro objetivo era poder seleccionar 3 mujeres que nos permitieran recorrer con ella diferentes realidades y formar así un universo lo más representativo posible. Vanesa iba a tener a su primer bebe, y eso nos permitía registrar el proceso de una mujer primeriza y todos los desafíos que implica y por otro lado nos permitía contar cómo era parir en el ámbito privado. Nayla tenía dos cesáreas previas y buscaba un parto natural para su tercer bebe y Mariana venía de dos partos anteriores muy traumáticos y esperaba que su niña naciera en condiciones mucho mejores. Las tres protagonistas nos parece que logran contar el gran universo en el que las mujeres se verán reflejadas seguramente en alguna de ellas.

-¿Cómo parimos hoy las mujeres en Argentina?

-Parimos acostadas, atadas, sin poder hablar, sin poder opinar. Parimos con medicación en la sangre, con cortes en nuestra vagina (episiotomía), con profesionales sobre nuestra panza empujando. Realmente no sé si parimos, más bien creo que nos hacen parir.

 
Del 15 al 19 de Mayo se celebra la semana del Parto Respetado, un período para tomar consciencia sobre cómo nacen nuestros hijos. 

-¿Qué es la violencia obstétrica?

-La violencia obstétrica está tipificada en la ley 26.485 (ley de protección integral a las mujeres) como "aquella que ejerce el personal de salud sobre el cuerpo y los procesos reproductivos de las mujeres, expresada en un trato deshumanizado, un abuso de medicalización y patologización de los procesos naturales". En ese sentido, la violencia obstétrica tiene que ver no solo con maltratos físicos y verbales sino que también implica que los protocolos que se aplican sobre las mujeres y los bebes a la hora del parto y nacimiento son protocolos que inhiben y contradicen la fisiología del parto y no tienen en cuenta las necesidad y deseos de las mujeres.

-¿La VO se da en todos los niveles socio-económicos o en alguno predomina?

-La violencia obstétrica es una violencia transversal a todas las clases sociales. Es una violencia que se ejerce sobre la mayor parte de las mujeres y las bebes. Dependiendo la clase social hay matices y se manifiesta de maneras de diferentes. En las instituciones públicas si bien los índices de cesáreas son mucho menores a los privados la cantidad de maniobras que se aplican sobre nuestros cuerpos son tremendas. En las instituciones privadas, los índices de cesárea ascienden al 70 u 80%, lo cual indica que la mayor parte de las mujeres que acceden al sistema privado en general tienen a sus hijos por medio de una operación de cirugía mayor, y si no es así sus partos son altamente intervenidos. Pero en definitiva, lo que termina siendo un eje en común es que en todos los casos, al no considerarse a la díada mujer/bebé como las protagonistas de esa escena, la decisión, el deseo y las necesidades nuestras no son tomadas en cuenta. Entonces, toda ésta situación termina decantando en una relación autoritaria entre profesionales y mujeres, donde las protagonistas, que somos nosotras no tenemos ningún tipo de injerencia. Eso, creemos, es lo que tenemos que transformar.

 
En el sector privado el porcentaje de cesáreas asciende al 75%. 

-¿Qué te despertó el nacimiento de tu hija?

El nacimiento de mi hija me conectó con el poder más profundo que puede sentir una persona. Con lo más maravilloso y creativo que jamás había sentido antes. Pero además me hizo ver que claramente había que hacer algo porque no quería que mi hija, ni ninguna mujer atravesara ninguna de estas violencias. Creo que tenemos que trabajar mucho para que las generaciones que vienen vivan éste momento desde el amor y sean realmente bienvenidos.

-¿Cómo fue la participación de Las Casildas en el documental?

La participación de la organización Las Casildas fue clave. Julieta Saulo, que es la coordinadora, fue con quien delineamos todos los contenidos del documental. El trabajo que hace Las Casildas es muy valiente y muy necesario. Y creo que en la realización del documental fue esa mirada y esa militancia la que le dio la gran envergadura que tendrá.

¡Nos encontramos el viernes que viene con una gran noticia! Las espero en Instagram y en Facebook

Debbie

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala