revistaohlala.com

Alimentación viva, nutrición y energía

Por Karina Ocampo | Para Revista OHLALÁ!

 
 

Alimentación viva. Comida sin procesar, energía que los vegetales absorben del sol, del aire y de la tierra. En este estilo también llamado Raw Food, los alimentos pueden ser deshidratados, pero no superan los 44°, ya que una temperatura superior destruye el 80% de las enzimas. ¿Cómo comen los que eligen este estilo de vida? ¿Cómo encuentran los nutrientes necesarios? Conozco casos de personas que mejoraron su salud a través de la incorporación de la comida en su estado natural, ¿pero se tratará de una etapa de recuperación, o puede ser una decisión que se sostenga en el tiempo?

María Belén Gidoni Viglizzo es una de esas personas que abraza su elección. Hace seis dejó las carnes rojas, después el pollo y por último el pescado. Dice que fue un proceso lento, consciente. Algo tuvo que ver su formación como facilitadora de memoria celular, una terapia que busca destrabar energía bloqueada. De ahí la transición fue hacia los alimentos vivos.

"¿Cómo pretendemos sentirnos vivos consumiendo toxinas y comida muerta?" Ese fue el disparador para hacer un parate y para incorporar la alimentación viva.

-Está alineada con mis principios y valores, que son la reconexión con la naturaleza, con la energía más pura preservando la vida. Sentir cómo incorporo la energía del sol en cada bocado, a través de vegetales, semillas y frutas, es una de las experiencias más amorosas que he sentido, en definitiva nos alimentamos de energía solar, las plantas amorosamente transforman esa energía en energía química para que nos podamos nutrir y vivir. Y esto no lo sentía comiendo procesados como lo venía haciendo anteriormente.

-¿Hubo algún hecho puntual que te haya modificado la perspectiva?

-Este cambio de conciencia se fue dando solo con la información que me fue llegando. El libro Malcomidos me abrió los ojos sobre cómo la industria alimenticia estaba influyendo en mi vida y fue uno de los disparadores que me hizo replantear sobre lo que estaba eligiendo para alimentarme.

-¿Fue una búsqueda de sentirte mejor? ¿O tuvo que ver con una cuestión espiritual -primero- antes que de salud? (aunque entiendo que van de la mano, claro).

-En mí se dio a raíz de mi búsqueda espiritual, y después se fueron dando las cosas. Yo creo que cuanto más trabajo hacés, más el cuerpo te pide estar alineado con las energías más puras de la naturaleza. En definitiva, este camino de sentirte mejor.

-¿Podrías describir cómo es tu alimentación? ¿Comés algo de cocidos o es 100% crudi?

-Mi alimentación se basa en frutas, verduras y semillas. Estuve haciendo un voluntariado durante nueve meses donde aprendí preparaciones increíbles, súper fáciles y divertidas. Yo siempre me pregunto ¿quién dijo que ser crudi es ser aburrido? Yo consumo leches, quesos vegetales, pizzetas, fideos, raws tipo sushis, mayonesas, patés, tortas increíbles. No extraño mucho las cosas que comía antes. Tengo días en que soy 100% crudi, y otros hago un 80% crudi y un 20% cocidos, la mayoría de los días son crudis pero me permito ese 20% cocido en caso de que mi cuerpo lo quiera.

 
Jugos verdes, quesos vegetales, germinados, parte de la dieta cotidiana en la alimentación viva..  Foto: Disfrutal

-¿Hubo cambios notables en tu salud?

-Hubo muchos cambios. Los principales los vi en mi salud emocional. Lo más notable de mi salud física fue cómo me llené de energía y encontré mi propósito de vida. Al alimentarme de nutrientes y no de toxinas empecé a ver las cosas con más claridad, cuál era mi misión y a la vez tuve más fuerzas para poner manos a la obra. De ahí surgió "Disfrutal, Alimentación y Bienestar", somos un grupo de personas que tenemos un emprendimiento, que nos alimentamos de vivo, y creemos que es una herramienta para sentirnos sanos y plenos. conozco cientos de casos que curaron hasta enfermedades terminales con este tipo de alimentación, acompañados por un proceso depurativo, lo importante no es solo nutrirnos bien sino limpiar las toxinas y los parásitos que habitan en nosotros sin darnos cuenta. Muchas veces ellos son los responsables de nuestro malestar, tanto físico como emocional.

-¿Cómo es un día de alimentación viva?

-Comienzo con un jugo verde que me oxigena y me vitaliza. La clorofila es fundamental. Después de unas horas incorporo alguna fruta de estación, mate, infusión, algo calentito. Al mediodía ensaladas con verdura de estación, con brotes, algún fermento. Lo acompaño con alguna pizzeta raw, lasagna, sandwich de zucchini. Merienda, hago leche de semillas con mermelada viva, untada en manzana, pera, algún postrecito, con banana y lino. Es importante incorporar lino y chía durante el día porque tienen omegas. Y a la noche como liviano, alguna sopita tibia viva.

-¿Libros que recomiendes para conocer más sobre el tema?

-Alimentación Consciente de Gabriel Cousens, The 80-10-10 Diet, de Douglas Graham (Una dieta vegana cruda alta en hidratos de carbono y baja en proteína y grasas), y Cuerpo Saludable y Nutrición Vitalizante de Néstor Palmetti, esos para mí fueron como biblias.

-¿Crees que cualquiera que se lo proponga puede hacerlo o hay que tener una preparación especial o una condición física? Por ejemplo, alguien que hace crossfit o físicoculturismo, podría tener una alimentación viva?

-Cualquiera que se lo proponga puede empezar. El doctor Douglas Graham es atleta, es crudívoro, asesora a líderes de casi todos los deportes, atletas de todo el mundo. En su libro menciona casos de deportistas que incluso tienen mejores rendimientos que atletas que no siguen este tipo de alimentación. Me parece importante sobre las personas que practican deportes extremos tener en cuenta la cantidad de calorías. Yo creo que te llena tanto de energía que es imposible que te sientas mal. Puede ser que nos sintamos mal al principio cuando incorporemos este tipo de alimentación, náuseas, dolores de cabeza, hinchazón, pero es parte, no hay que reprimir ningún síntoma. No es malo, es señal de que nos estamos depurando, es bastante bueno. En general no queremos sentir dolor, por eso suprimimos los síntomas pero la idea es dejarlos que drenen, sino nunca nos vamos a depurar.

 
María Belén toma su jugo de clorofila todas las mañanas..  Foto: Disfrutal

Alimentación viva y menstruación

Cuando me vinculé con gente que elegía la alimentación viva, me contaron que a algunas mujeres se les interrumpía la menstruación. Como es un asunto delicado, y del que desconozco, hablé con algunos referentes que estudiaron el tema. Uno de ellos, es Néstor Palmetti, Técnico en Dietética y Nutrición Natural, y director del Espacio Depurativo en Córdoba. Según sus propias palabras, las amenorreas suceden cuando la eliminación de sangre se ha hecho crónica (necesidad de barrer toxemia) y las parasitosis se instalan (500 anchilostomas succionan 250cc diarios de sangre), entonces el cuerpo para sobrevivir decide ahorrar recursos vitales, aunque se conviva con toxicidad. En cambio, mujeres "limpias" y en alimentación viva, ven cesar la menstruación por la razón opuesta: "está todo bien y no hay porque barrer toxemia".

El médico Eugenio Viviani, por su parte, afirma que este hecho tiene que ver con la falta de grasa y con que no cubren sus necesidades básicas de nutrientes, entonces no llegan a sintetizar las hormonas que causan el ciclo, algo similar a lo que les pasa a algunos deportistas de alto rendimiento. Por eso es necesario cuidar la ingesta de vitaminas B12, D, proteínas y hierro. Puede suceder que tengan amenorrea (ausencia de menstruación) y que ovulen, pero no es algo tan común.

Por último, el médico y divulgador español Eneko Landaburu, responsable de la escuela de salud O'Páybo, está de acuerdo con el doctor Viviani las dietas pobres en grasas saturadas pueden causar falta de regla, por falta de ovulación por no poder sintetizar hormonas sexuales femeninas. "Las mujeres vegetarianas suelen consumir aceite de coco (grasa saturada). No sé si la grasa de coco puede sustituir la grasa saturada de origen animal. Con colesterol muy bajo no se puede sintetizar hormonas sexuales". También opina que las dietas vegetarianas están bien para una temporada, para dar descanso al aparato digestivo y desintoxicar. Pero a la larga son carentes".

Las opiniones son diversas y opuestas, la evidencia también se contradice, hace poco la querida nutricionista Natalia Amengual hablaba en TN sobre rejuvenecimiento celular y dieta vegetariana. (En mi caso mi elección no solo tiene que ver con mi salud, es imposible para mí ver a los animales como alimento). Me interesa mostrar este espectro amplio y que cada uno se informe y decida.

Para María Belén, no menstruar no representa un peligro.

-Cuando dudo observo siempre la naturaleza, en la naturaleza las hembras no pierden tanta sangre como nosotras. En mi caso no me pasa, no se interrumpió, para algunas de mis amigas es parte del proceso. Cada cuerpo es único, yo siento que ahora es mucho más natural, no tengo dolor, estoy feliz.

-¿Das talleres? ¿Recomendás alguno para aprender más sobre el tema?

Damos talleres con Disfrutal, la sección se llama "Conciencia cocina", también damos talleres depurativos, explicamos alimentación viva y conciencia y damos recetas. Tenemos programados el 24 y 25 en Funes, Santa Fe, eventos en Mar del Plata, La Pampa y Buenos Aires. Son talleres integrales, abarcan la parte emocional, consciente, espiritual, hacemos un lindo mix. Trabajamos con universidades y jardines de infantes sobre alimentarnos mucho más sano. Para nosotros es increíble la respuesta que tenemos en la gente, es importante sentirse 100% para crear un mundo mejor, más armonioso.

-¿Un mensaje que le quieras dar a las lectoras?

-Para sentirnos plenos y felices hay que incorporar vida a la vida, entonces sé simple, comiendo vivo nos sentimos vivos. Lo importante de estar vivo es poder manifestar nuestros talentos en el mundo, para mí lo más importante es dejar al mundo mejor de lo que lo encontramos, esto se da cuando somos felices y podemos manifestar nuestro potencial. Y la alimentación viva es una herramienta fundamental para poder conectar con nuestro potencial porque nos limpia, nos desintoxica y nos conecta con nuestro amor incondicional y nuestro amor hacia la madre Tierra.

María Belén comparte esta receta:

Jugo verde

-1 limón pelado

-1 manzana

-2 puñados grandes de hojas verdes (perejil, apio, acelga).

-½ a un litro de agua depende la concentración que se desee.

Licuar hasta que se mezclen todos los ingredientes y colar con un colador de tela.

"Esta receta oxigena, vitaliza, la clorofila es la luz líquida para iluminarnos".

 
El Jugo verde como luz líquida..  Foto: Disfrutar

Muchas gracias, María Belén Gidoni Viglizzo.

Me gusta compartir esta opción que no es la más habitual para la mayoría de las personas, incorporar alimentación viva siempre es positivo, pero creo que para lograr un cambio total de este tipo, se requiere conocimiento e intuición. Mirarnos hacia adentro y sentir qué es lo mejor para nuestro organismo en el momento que estamos atravesando, estar en contacto con la naturaleza, trabajar a nivel espiritual y, a través de ese proceso, elevar la energía.

Me encuentran en kariuenverde@gmail.com o Kariu en Verde

¡Abrazo!

Kariu

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala