revistaohlala.com

Todos somos uno: un documental sobre el amor y la música devocional

Por Karina Ocampo | Para Revista OHLALÁ!

 
 

Pablo Robles siempre tuvo conexión con la espiritualidad. Puede que en parte haya sido por su educación religiosa, dentro del catolicismo, o porque cierta sensibilidad lo acercaba a la música, como máxima expresión del alma. Pero ese vínculo tambaleó: en un viaje al Vaticano se chocó con la majestuosidad del recinto y se enfrentó a la contradicción de lo que le habían enseñado acerca de la humildad de los católicos. Estuvo un tiempo alejado de la religión, hasta volver a creer.

Y lo hizo cuando la Virgen de Guadalupe le habló. Dice que en Tafí del Valle, Tucumán. En un contexto muy diferente al del Vaticano, en una misa que daba un cura joven dentro de una convivencia, y mientras los chicos terminaban de cantar una canción. Sintió que la Virgen le mostraba un disco que se llamaba "Todos Somos Uno" que contenía la esencia musical de diferentes religiones y prácticas devocionales de América.Tuvo una epifanía, entendió por qué había estudiado Producción Musical y terapias alternativas, por qué tenía facilidad para tocar algunos instrumentos: su vida había sido una preparación para ese momento.

La tarea encomendada no era fácil, para llegar a la esencia de las religiones tendría que trazar un mapa y volcar su energía en ese proyecto. Podría haberse resistido o pensar que estaba loco y olvidarse del tema, pero las señales que recibía le indicaban que no habría paz si se negaba a emprender su misión.

El mensaje lo recibió a fines de 2006, para entonces ya había renunciado a una multinacional, daba reiki, y ya estaba sentando las bases de lo que sería "Proyecto VibrA" , que luego trasladó a muchas ciudades del país. También de "El Viaje de la Kundalini", un encuentro multitudinario y único de música, energía y meditación, sobre los que hablé en el post Todo Vibra

Hace más de diez años que Pablo se dedica de lleno a su camino espiritual, el objetivo de cada uno de sus emprendimientos es similar: llevar la música como sanación a la gente, que más personas los conozcan, "mostrar el arte del ser que es un arte al que no le interesa el aplauso y ser adulado, que brega por que todos despierten el artista que llevan dentro, que todos puedan brillar".

 
Gira Patagonia 2017 de Todos somos uno.  Foto: Pablo Robles

-¿Cómo es la respuesta de la gente?

-Es maravillosa, cuando se enteran de lo que estoy haciendo de alguna manera es inspirador, son partícipes y colaboran con este sueño que se está realizando. Siempre me sentí bienvenido a todos los lugares donde fui.

-Y cuando llevás la música con Proyecto VibrA y El Viaje de la Kundalini a los pueblos y las ciudades, ¿hay diferencias en cuanto a la energía de las personas, por ejemplo, si están cerca de la naturaleza?

-La respuesta es muy diversa pero el resultado final es siempre de paz, gratitud, alegría, emoción. Se percibe un estado de silencio, calma, quietud. Y a la vez, de una movilización intensa. Se siente claramente la diferencia de la cultura del lugar, del clima. La energía es diferente, no porque no se conecten, sino por la exteriorización de esa conexión. Algunos lo demuestran más que otros, pero en todos los lugares tenemos la bendición de tener conexión.

En tanto, el documental Todos Somos Uno, con las expresiones devocionales de diferentes culturas, aun está en marcha y crece en cada lugar que Pablo visita. Su última gira fue por la Patagonia. Este músico, terapeuta y profesor de Yoga Kundalini, continúa su viaje de conocimiento interior, anda liviano por el mundo y cada tanto visita Brasil para acercarse a su maestro espiritual.

"Más que un teatro, yo diría que la vida es un juego - un juego divino. Si encarnaste aquí, no hay forma de negarte a jugar. Tienes que jugar. Y me parece que la llave del éxito en este juego es la rendición, o sea, la entrega. La entrega proporciona la aceptación."

Pablo Robles vive en concordancia con estas palabras de Sri Prem Baba, a quien llegó a conocer en el año 2009, y aún sigue vivo y dando su luz por el mundo. Él toma la vida como un juego, y entrega su vida a un poder superior. Él toma la vida como un juego, y entrega su vida a un poder superior.

Las imágenes del camino son también parte importante de la gira:

 
A bordo de su vehículo Appa, el camino se abre en Picún Leufú.  Foto: Pablo Robles
 
Paz en el lago Futalaufquen, en Chubut, Argentina.  Foto: Pablo Robles
 
Mar de las Grutas.  Foto: Pablo Robles

-¿Cuál es tu misión?

-Es inspirar. Siendo el cambio que quiero ver en el mundo, puedo inspirar más coherentemente. Vine para acompañar un período de transición y despertar de la conciencia en este planeta, y vine a acompañar ser partícipe de esa transformación. Me siento un agente de cambio.

-¿Y cuál es tu aprendizaje?

-Aprender a amar, poder recordar cómo se ama. Es el mayor aprendizaje que podemos tener como seres humanos.

-¿Qué te gustaría dejarle a la gente?

-Brindarles una experiencia de conexión consigo mismos, inspirarlos a que se liberen, que sean verdaderamente libres.

Que así sea.

 
Parte de la gira Todos somos uno en la Patagonia.  Foto: Pablo Robles

Muchas gracias, Pablo Robles por transmitir tanta paz y amor. Pueden asistir al Viaje de la Kundalini el próximo domingo 2 de abril en la sala Caras y Caretas.

Pueden colaborar con el proyecto Todos somos uno en http://crisoltierra.org/

A mí me encuentran en kariuenverde@gmail.com o Kariu en Verde

Abrazo enorme.

Kariu

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala