revistaohlala.com

El día que los chicos vuelen

Por Karina Ocampo | Para Revista OHLALÁ!

 
 

Dicen que el cine no te cambia la vida, que es solo el reflejo empañado y subjetivo de la mirada del realizador, que el arte, en general, puede ayudarnos a comprender ciertos aspectos del mundo que habitamos y construimos, pero la realidad se encuentra en otro lado.

El miércoles me encontré con una web alemana que recomendaba un video que ya tenía casi cuarenta millones de reproducciones. Me dio mucha curiosidad, es un corto y lo pueden ver acá:



Edeka es una empresa alemana que se enfoca en los productos frescos y promueve la alimentación saludable desde su web. Gracias al corto, recordé una película que para mí es imperdible. Se trata de Wall E, la animación de Disney Pixar. Para los que todavía no la vieron o no la recuerdan, trata sobre un futuro no muy lejano, donde el planeta queda deshabitado porque la basura que generamos los humanos ocupó todos los espacios disponibles, en ese hábitat trabaja el simpático robotito Wall E organizando la basura.

Los hombres, por su parte, habitan ciudades espaciales y se trasladan en asientos con pantallas a través de las que se comunican con los demás, aunque estén en el mismo lugar. Esta película de 2008 advierte sobre un fenómeno actual en el que la tecnología media todas las relaciones y la obesidad es uno de los grandes problemas de la humanidad. Pero siempre quedará una luz de esperanza, al menos en la película, mientras exista una planta. Mantenerla con vida se transforma en una aventura para los protagonistas que se animan a volver caminar para salvarla y así proteger nuestro futuro y el de la Tierra.

No estamos tan lejos de ese extremo, los chicos son los que más sufren las consecuencias de la mala alimentación de los padres y también nuestros de problemas de comunicación. Pareciera ser que recuperar los vínculos reales entre nosotros ( y también con la comida) es el gran tema de la última década. La película Her (2013) también habla de un futuro distópico en el que las mejores relaciones se establecen con la inteligencia artificial. Previo a la cultura Tinder, Joaquin Phoenix es un hombre retraído, incapaz de establecer lazos verdaderos con las mujeres que enamora de una voz que es perfecta y que le da la satisfacción que no logra encontrar con otros seres humanos.

Aldous Huxley, Ray Bradbury, e Isaac Asimov, desde la literatura se refirieron a las máquinas inteligentes, casi como una advertencia de lo que vendría después. Nunca me olvidaré de la impresión que me dio cuando era chica, el cuento "La Pradera" de Bradbury sobre una casa automatizada que transformaba su aspecto a pedido de los dueños de casa. Gran parte de las películas de ciencia ficción recuperaron y actualizaron estos temas, a los escritores y a su imaginación les debemos las películas y series que vemos ahora.

Quiero creer que el cine puede ayudar a enfrentarnos a los problemas para comenzar a cambiarlos desde adentro hacia afuera. Tanto cortos, como largometrajes, ficción como documentales, hasta las publicidades, son voces y perspectivas que describen una situación que dejamos de observar porque nos acostumbramos tanto a ella que la naturalizamos.

Black Mirror, la serie de Charlie Brooker que puede verse por Netflix, dedica uno de sus capítulos al valor que le damos al like, y a lo cruel que podemos ser con esa herramienta en la mano, en una sociedad que basa su vida en la imagen. Lo importante de la comida no es la comida, sino la foto para Instagram. A través de ella expresamos lo que somos, pero más lo que queremos ser. Nunca sacaremos una foto artística de una comida de cajita comprada a las apuradas pero según las estadísticas y las góndolas que llenan el super, esos productos son los que se consumen a diario. Los cocineros son estrellas en los medios pero pocos nos tomamos el tiempo de cocinar. Mientras tanto, niños sobrealimentados de calorías vacías y mal nutridos, crecen como pueden y como los dejamos a través del ejemplo. Desde el arte nos plantean: ojalá que tengan alas fuertes para volar.

 
El alimento que elegimos puede determinar lo que hacemos y lo que somos..  Foto: Fulana Who

Muchas gracias por la ilustración a Fulana Who, o Sol, que hace unos dibujos preciosos y tiene una campaña en Idea.Me para sacar su primer libro.



A mí me encuentran en kariuenverde@gmail.com o Kariu en Verde

¡Abrazo enorme!

Kariu

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala