revistaohlala.com

Cambio climático y cine catástrofe

 
 

Todos vimos alguna vez una película de catástrofes naturales. "El día después de mañana", "El día que la tierra se detuvo", "El día de la marmota" (no, ¡esa no!) La verdad es que no me gustan tanto, en parte porque me aburren: los personajes no suelen desarrollarse demasiado y las historias son limitadas a demostrar cómo actúan los humanos dentro de un contexto desfavorable en el que casi todos mueren. Hay excepciones, claro. "Lo imposible", basada en el tsunami de Tailandia, es una de mis preferidas. ¿Cuál es la de ustedes? Por otra parte, son bastante realistas, muchas tratan sobre lo que podría pasar con un clima descontrolado y una tierra enloquecida, algo para lo que no necesitamos demasiada imaginación.



Matilde Rusticucci es Doctora en Ciencias de la Atmósfera y especialista en Cambio Climático. Además es profesora y directora de Ciencias de la Atmósfera en la UBA. La persona indicada para hablar sobre una problemática que nos afecta a todos. Hace unos días, brindó una charla sobre el impacto climático en los negocios y en el turismo.

Para empezar explicó que cuando hablamos de cambio climático, entendemos que es la "variación del estado del clima, identificable en las variaciones del valor medio, que persiste durante largos periodos de tiempo, generalmente decenios o períodos más largos".

Si tenemos en cuenta que el promedio de la temperatura global subió un grado desde principios del siglo XX hasta 2013, aunque no lo parezca, el cambio es significativo porque implica ciertos desequilibrios en el ambiente. Cuando sube la temperatura global, disminuye la zona de hielo marino, el volumen de los glaciares y de la nieve, aumenta la temperatura sobre la tierra, el aire y el agua, y se eleva el nivel del mar. Hay países que hoy mismo sufren las consecuencias y sus costas están en peligro de desaparecer bajo el agua.

Según la especialista, las observaciones demuestran que 2015 fue el año con mayores picos de temperatura. Olas de calor y olas de frío azotaron a lugares en donde no se registraban climas tan extremos. Me acuerdo de una amiga que me contaba que nunca había padecido tanto frío en Nueva York, donde iba todos los años. En Buenos Aires, además del aumento de temperatura, el crecimiento de la población generó una "isla de calor urbana" por la gran concentración de personas. ¿Será una solución descomprimir? ¿Volver al campo?

Comenta Rusticucci que el principal factor causante del problema, es el humano, porque generamos gases de efecto invernadero en la atmósfera, a través de la emisión de petróleo, principalmente. Mientras que los principales países que afectan a través sus emisiones son Estados Unidos y China, los más vulnerables según la ONU son India, Pakistán, Afganistán, el Sudeste Asiático, y el Norte de África. A su vez, ciertos países del Caribe están más entre los que corren mayores riesgos ante fenómenos climáticos extremos. De todos ellos, los menos desarrollados, serán los que menos capacidad tendrán de reponerse ante las posibles catástrofes.

Los impactos potenciales más significativos, van a tener relación con el agua y alimentos. El aumento del desplazamiento de las poblaciones por quedarse sin lugares habitables, generará un aumento en la pobreza, problemas globales. Con los conocimientos y la tecnología que tenemos actualmente, un 80% de las zonas de producción de alimentos se van a ver perjudicadas en el rendimiento de los cultivos. Entonces, ¿cuál es la propuesta?, reducir la cantidad de emisión de gases de efecto invernadero y adaptarnos al nuevo clima, lo que significa utilizar tecnología para encontrarse preparados ante el impacto del cambio climático. Pero lo principal, es el uso y desarrollo de las energías alternativas. Y en ese sentido, el compromiso firmado en el Acuerdo de París marca un horizontes hacia la transformación: reducción de la huella de carbono, más energía eólica y solar, menos deforestación y más bosques.

Tal vez sea tarde. Tal vez estemos destinados que nuestra raza se extinga sobre la faz de la tierra. Pero mientras que algunos consideran que el cambio climático es un invento chino, hay muchas más personas que trabajan para generar conciencia y modificar nuestro estilo de vida.

El cambio de hábitos es necesario, podría parecer que no producimos gran impacto, pero la bici para ir a trabajar o el transporte público en lugar del auto, son mejores opciones, como también usar menos aire acondicionado y la inversión en artefactos que ya están en el mercado, aunque todavía son caros en comparación a los tradicionales, prometen ser más eficientes a largo plazo. Por estos días en que busco un termotanque nuevo, estuve viendo los precios de los solares. Es probable que si se extiende su uso, el costo, que sextuplica a uno común, disminuya. Las viviendas ecológicas con nuevos materiales son parte de un futuro posible. También corresponde a los gobiernos elaborar políticas públicas que fomenten su expansión.

¿Oyeron hablar de turismo sustentable? Es la promoción de lugares que cuidan el ambiente y la educación de turistas y empresarios para incentivar a que el consumo en esos lugares sea más responsable. La especialista propone que parte de nuestra adaptación también tenga que ver con la búsqueda de nuevos destinos turísticos, nuevas atracciones y actividades.

Dramas, comedias o ficción, las películas reflejan lo que somos o podemos llegar a ser. Antes que el cine catástrofe, me quedo con los dramas humanos, las comedias o las románticas, que en este mundo real, me dejen soñar con un final más feliz.

 
Cuando la realidad supera la ficción..  Foto: Latin Stock

Pueden ver la conferencia en:



Y obtener información para generar un impacto global, en Join Caring for Climate

Me encuentran en kariuenverde@gmail.com o Kariu en Verde

¡Abrazo!

Kariu

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala