revistaohlala.com

Peligro bajo el sol: cuando broncearse es una moda que perjudica la salud

Una nueva propuesta de bronceado en Brasil preocupa por lo riesgoso que es para la salud de quienes se animan a probarla

Por Bárbara Montilla | Para Revista OHLALÁ!

 
 

Frases como "La belleza duele", o "la moda no incomoda" se convierten en dichos polémicos de las mujeres que todo lo justifican con tal de estar con lo último en las tendencias. Parece que no les importara el dolor o que pueda afectar la salud de manera considerable. Cuando la concientización por cuidarse del sol avanza, en Brasil, la última innovación en lo estético es de las más peligrosas que se recuerde ya que afecta considerablemente la piel de las que se animan a hacerlo. La 'Marquinha' es furor en las playas brasileñas y es una técnica de bronceado que pone en grave riesgo la salud.

 

¿En qué consiste? Se trata de tomar sol durante tres horas al día con el uso mínimo del bronceador y la aplicación de cintas adhesivas en las zonas donde cubriría el bikini, para marcar significativamente la diferencia entre la sombra del conjunto y el resto del cuerpo. Las delgadas tiras de cinta aislante sirven para bloquear completamente el sol que choca contra el cuerpo, lo que hace que la marca del bronceado quede mucho más visible. El contraste entre la piel bronceada (o asada) y la cubierta es notable. Y para algunos fashion...

¿Pero dónde nació 'La Marquinha'? En Vila Aliança, al oeste de Río de Janeiro, cada mañana desde las 6 de la mañana hay colas de clientas que no conocen del cansancio para tomar sol durante tres horas en la terraza de Erika Romero, la impulsora de esta tendencia. La sesión cuesta 70 reales ( aproximadamente 20 dólares).

Para delimitar perfectamente el bronceado de 'La Marquinha' las clientas necesitan varias jornadas de exposición continua. El negocio de Romero causó tanto furor, a pesar de las recomendaciones médicas sobre el cuidado de la piel, que ya le ha reportado unos beneficios de 24.000 dólares en solo un verano. Ganancia para Romero que, curiosamente es la menos bronceada de todas las chicas con las que postea fotos haciendo alarde de su creación.

La explicación de los médicos

Aunque se recomienda no tomar el sol en las horas de mayor incidencia y aplicar un protector no menor de 30 FPS, con el fin de lograr estar a la moda para algunos todo vale. Romero asegura que sus clientas están a salvo ya que, aun estando bajo "el sol más fuerte de todo Río de Janeiro" se aplican una vez por sesión un protector de 15 FPS, creado por la propia dueña del solarium.

La doctora Guadalupe Pallotta, especialista en oncología, no piensa lo mismo, y advierte: "Tomar sol de esta manera es como un crédito en cuotas. Se paga con la acumulación. Luego de 10 o 15 años, la piel de estas personas pierde las fibras elásticas y te arrugás mucho más y rápido".

 

La obsesión de algunas brasileñas por un bronceado que resalte más la marca blanca del bikini ha alcanzado tanta popularidad que podría comenzar a exportarse a otros países. Por eso no sorprende que en Brasil el cáncer de piel sea el 30% de las muertes por cáncer, según informó el Ministerio de salud brasileño, y debido a esto hayan implementado campañas de prevención.

Erika, la creadora de lo que ella también denomina 'método bronzer' y que empezó a hacerlo a los 12 años, contó a OHLALÁ! que "durante la semana atiende un promedio de 25 personas y los fines de semana alrededor de 30". Asimismo, asegura que a su solarium a cielo abierto acude gente de todo el mundo: Angola, Francia, España, pero de Argentina aún no ha habido visitas. Las brasileras, al contrario de lo que sucede en nuestro país, adoran las marcas que deja el bronceado porque para ellas son sinónimo de sensualidad y moda.

 

Romero insiste que "la técnica no puede hacer daño a la salud porque se empieza a primera hora de la mañana, a las 6.30, y se termina a las 14". Inicia la exposición al sol con las personas con pieles más blancas y progresivamente, mientras el sol va aumentando, se exponen los que tienen mayor bronceado o pieles más oscuras.

La doctora Pallotta, quien no está en contra del sol, asegura que "tomar sol cuidadosamente tiene sus beneficios y entre ellos está la fabricación de vitamina D. Pero lo más importante es modificar los hábitos a la hora de tomar el sol puesto que es bueno, lo malo es "la barbaridad de exponerse sin las precauciones apropiadas".

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala