revistaohlala.com

Vamos caminando

 
 

La tierra no es nuestra. No nos pertenece.

A veces nos olvidamos: armamos un sistema bastante convincente en el que nos apropiamos de ella, construimos ciudades, compramos y vendemos terrenos, edificamos casas, barrios, nos organizamos en comunidades y funcionamos. Pero perdemos de vista que somos simples invitados, que tenemos un tiempo de permanencia y después nos vamos. Hasta donde sabemos, lo material no lo llevamos con nosotros, no lo necesitamos. Eso lo entendieron muy pronto los pueblos nativos que celebraran cada estación y se conectan con los regalos de la naturaleza.

"No puedes comprar el sol, no puedes comprar la lluvia" dice el tema Latinoamérica, de Calle 13. Lo esencial no se compra. El concepto sustentabilidad es imprescindible para utilizar los recursos del ambiente sin agotarlos.

El sábado pasado una nueva movilización se hizo escuchar en El Bolsón. Más de diez mil personas protestaron por la habilitación municipal de un loteo que comprende 850 hectáreas en la zona de Pampa de Ludden. El lugar es estratégico, es una región protegida como reserva natural, emplazada sobre una reserva de agua. Actividades productivas, como la agricultura, dependen directamente de sus recursos. Pero desde 2011, el proyecto que dejaría esa zona en manos privadas, no frena. El entrecruzamiento de intereses hoy encabezado por el empresario Joe Lewis, con la connivencia del gobierno de turno, pone en riesgo el equilibrio natural de la zona.

 
Vamos caminando.  Foto: Jorge Aranda

El acampe Por el Agua y Por la Tierra, organizado por pobladores y con el apoyo de miles de organizaciones, medios y cooperativas, no se mueve del lugar. Además de las movilizaciones, durante la semana hay actividades artísticas, recitales, talleres y charlas orientadas a generar conciencia y compartir un mismo sentimiento de pertenencia.

En palabras de Jorge Aranda, productor de la película La Tierra Roja, que estuvo presente:

"Una marcha donde no hubo patotas, ni gente que cobrara por participar, ni siquiera choripan y bondi gratis, una marcha a la que llego gente de todas partes, y donde la gente se trasladó de las formas más diversas: a caballo, a pie, en auto, en bicicleta y colectivo fueron llegando de a poco, desde el mediodía los más ansiosos, y pasadas las 18 los remolones. Una marcha a la que no convocó ningún partido político, por lo tanto no hubo ni punteros ni promesas. Una marcha a la que fue gente como uno, y como otros, y donde se juntaron iguales bien distintos para defender al agua que somos todos y que es todo. Lamentablemente hoy son muchos los que creen que un proyecto como el de Laderas representa el progreso, ojalá que con el tiempo esa gente cada vez sea menos, que aunque sea lentamente empiecen a abrir bien los ojos y darse cuenta que la salud no se puede pagar, que el agua no se puede comprar, y que la vida vale más que el oro".

Gilda Selis es periodista, la conocí en un taller de Crónica que hicimos en 2013 en lo que fue la "Universidad Orsai". Ella comparte sus experiencias en su blog Mi bitácora viajera. y también dio su testimonio de lo que pasó en esa marcha.

"No nací ni vivo en El Bolsón pero tengo un lazo sentimental muy grande con el lugar y siempre que puedo vuelvo. A la marcha fui acompañada de mis amigos locales. Fue una marcha muy emotiva pero también alegre y colorida. Incluyó tambores y murgas, niños con gotas de agua pintadas en sus rostros, artistas callejeros que hacían reír con sus payasadas, estudiantes de música tocando sus instrumentos de viento, y hasta un abrazo colectivo al acampe. Iban empoderados por la alegría propia de luchar por lo que se cree justo. Fue además un gran encuentro, entre los productores locales, con sus tractores y caballos, los artesanos que en día de feria dejaron sus puestos, los comerciantes que cerraron sus puertas, los turistas que también participaban y los vecinos de muchos pueblos cercanos que vinieron a acompañar para hacer ruido, intentando vencer el cerco mediático. Quizás fue ese el principal logro, llegar a aquellos que creen que Argentina termina en la General Paz. Pese a las posibles diferencias, aquel día en la Comarca todos se encontraban en el mismo lugar por la misma causa: la tierra no debería ser propiedad y el agua es de todos".

 
Movilización pacífica..  Foto: Jorge Aranda
 
Ni lxs cuerpxs ni la tierra..  Foto: Gilda Selis
 
Nativos mapuches unidos por la misma causa..  Foto: Gilda Selis

El abogado ambientalista Marcos Filardi, que recorre el país en su Viaje por la Soberanía Alimentaria, contaba que hay muchos casos en los que la unión hace la fuerza, que cuando hay un objetivo claro en la defensa de la tierra, la comunidad prevalece. Esquel, Famatina, Andalgalá, son algunos ejemplos.

Hoy El Bolsón merece nuestra atención.

Hoy El Bolsón somos todos.

Me pueden encontrar en kariuenverde@gmail.com o en Kariu en verde

Abrazo grande.

Kariu



Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala