revistaohlala.com

10 señales que indican que se termina tu relación de pareja

A veces nos cuesta saber si debemos romper o no nuestra relación. Algunos terapeutas aseguran que hay signos que demuestran que, algunas veces, lo más sano es replanteársela

Por Bárbara Montilla | Para Revista OHLALÁ!

 
 

Es común que las parejas tengan altos y bajos con el pasar de los años. Las preocupaciones, el trabajo, el dinero, los hijos (si se los tiene)... la vida misma nos va adentrando hacia la monotonía. Hacia una rutina que nos puede hacer pensar que si la aventura es arriesgada, entonces el día a día es mortal.

 
Foto: mitest.de

No es fácil identificar que se vive en la monotonía en donde dos personas comparten su vida pero a la vez parece que viven una muy lejos de la otra. Es más, muchas veces el amor se transformó en cariño. Un residual que queda después de todos los años compartidos y las experiencias vividas.

¿Cómo saber si tu relación se rompió? Algunos psicólogos aseguran que se identifican algunas señales de alerta que revelan que lo mejor es cortar por lo sano. Martín Virasoro es consultor psicológico y especialista en Counseling Vincular y asegura: "Cuando una relación está por terminar, las personas suelen sospecharlo, incluso puede sentir una sensación de inquietud en el estómago, porque te das cuenta de que tu pareja no está atenta a vos o no lo hace de manera genuina".

Las mujeres suelen expresarlo más porque realizan el duelo durante la relación, mientras que los hombres no ven las señales y se dan cuenta de que la relación terminó cuando su pareja, "toma la decisión de dejarlo".

Algunas de las señales más comunes acerca de aquellas relaciones que están a punto de cerrar su ciclo, son principalmente:

Siempre tenés la culpa

Los humanos somos los únicos seres vivos capaces de comunicarnos a través del lenguaje. El diálogo es esencial en todos los aspectos de nuestra vida, pero más aún en las relaciones íntimas. Si tu pareja no quiere conversar con vos, no demuestra interés en solucionar los conflictos o simplemente te culpa de todos los problemas, lo más seguro es que la relación ya no tenga salida.

Para que una relación se mantenga y se nutra, conversar y solventar las diferencias es uno de los pilares que debe estar más fuertemente cimentado. "Nada resulta más hiriente que la sensación de que la gente que tenemos cerca no escucha realmente lo que queremos decir", razona Virasoro.

No tenés tiempo para actividades juntos

Ya comentamos que la rutina es implacable, pero si aparte de esto tampoco nos esforzamos por compartir con nuestro compañero o compañera, lo más seguro es que la comunicación empiece a fallar. Programar una cita, un encuentro sexual en algún lugar diferente, una salida al cine o simplemente tomarse un café son detalles que hacen que la relación no termine perdiendo su chispa, crezca y prospere.

No evidenciás mejoras en la relación

La vida real está plagada de baches y adversidades. Son obstáculos que deben sobrepasarse y superarse, los problemas vienen cuando esto no sucede. Cuando esperamos que las cosas se solucionen por si solas y, como si fuera poco, naturalizamos que la situación forma parte de la relación entonces hay que replantearse el vínculo con la otra persona.

Mostrás interés por otras personas

Si pensamos frecuentemente en otras personas, si sentimos atracción por otras, si buscamos otras opciones. la relación no es tan fuerte como vos considerabas.

 
Foto: ideasqueayudan.com

Tenés dudas

Escuchar nuestra voz interior puede ser de mucha ayuda en estas situaciones. Porque nos auxiliará a saber qué sentimos realmente. Escucharnos a nosotros mismos, saber, entender qué queremos y si aún proyectamos nuestra vida con nuestra actual pareja o no.

Las prioridades han cambiado

Como dice una reconocida canción: "cambia, todo cambia". Es común que evolucionemos, cambiemos de intereses y hasta de gustos. Puede ser también que toda esta situación te lleve al distanciamiento, puesto que no compartirías los mismos hobbies o aficiones.

El deseo desapareció

Una señal de alarma clara es el deseo por el otro. Si uno de los dos no está satisfecho con el sexo, algo no anda nada bien. Sin embargo, no debemos olvidarnos que es imposible establecer cantidades para determinar cuándo el sexo es suficiente, cuando el otro está complacido porque varía dependiendo de cada persona.

No menos cierto es que hay picos y baches en los que tenemos mayor o menor cantidad de actividad sexual. Pero ¡ojo! Si tu rutina ya ni siquiera contempla relaciones íntimas es hora de que te preguntés qué está fallando.

 
Foto: elgranyosoy.us

Ya no hay confianza

Es una situación enfermiza pasarse los días expiando al otro. Si perdieron la confianza mutua y no confían en lo que dicen y hacen es una clara señal de que deben terminar

Cambios en los gustos por el otro

¿Amabas la forma en que se vestía pero ya no? ¿Ya no te reís más con sus chistes malos?

¿Ya no lo aceptás como antes? Si tiempo atrás no te molestaban sus defectos y virtudes y ahora querés cambiarlo completamente, es una evidente luz roja que indica que no tienen nada que hacer juntos.

Preferís pasar el tiempo con tus amigos

Si empezaste a pasar más tiempo con tus amigos que con tu pareja o pasaron de verse todos los días a verse sólo una vez a la semana es una claro indicio de que ya no le interesás o no te interesa tanto como antes. No podés estar en una relación con una persona a la que no ves.

Aparte de todos estos signos, lo más importante es que seamos sensatos y nos preguntemos qué es lo que queremos en realidad. No es saludable conformarnos con una relación que no nos hace felices. Y si es que tenemos miedo de estar solos, deberíamos recordar que la soltería también tiene sus ventajas.

¿Qué podés hacer si sentís que no existe solución?

  • Según Virasoro, es bueno tomarse el tiempo para vivir el duelo y aceptar que este proyecto de pareja en el que se invirtió tiempo y energía, muchas ilusiones y expectativas, ya no va a funcionar.
  • También es importante no tomar el término de la relación como un fracaso, porque "la vida es una serie de intentos, y búsquedas que ayudan a aprender y mejorar la calidad de vida".
  • Muchas parejas acuden a mi consultorio con la expectativa de que los ayude a pensar cuál es la mejor opción para sus vidas. Incluyendo la idea de que los ayude a tomar caminos distintos en buenos términos.
  • Tomá las riendas del tema, enfrentalo y preguntale qué es lo que marcha mal y si hay posibilidad de solucionarlo, o si definitivamente, lo conveniente es dejar ahí. Paradójicamente el amor hace pasar el tiempo; y el tiempo hace pasar el amor.

¿Estás pasando o atravesaste ya esta situación? ¿Conocés a alguna persona a la que le pase? ¿Cómo lo resolverías? También: Manipuladores emocionales: cómo reconocerlos para evitar su estrategia

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala