revistaohlala.com

Qué entendemos por logros laborales

 
 
 
Foto: Latinstock

Hace unos días nos juntamos quienes hacemos la web de Ohlalá!. Como el contacto entre nosotras suele ser virtual y funcionamos con formato de estrella virtual (hay un núcleo formado por las editoras que trabaja directamente y vía web con cada una de las que nos encargamos de una sección, un blog o una columna), encontrarnos físicamente núcleo y brazos de estrella tiene un sentido particular.

Definitivamente hay algo de lo presencial que es irremplazable y, aprovechando esa cualidad de lo presencial, además de brindar, recibir lindos regalos, charlar sin temas de agenda y comer-comer-comer, hicimos una actividad para celebrar a conciencia el hecho de que nuestra reunión fuera a fin de año.

Así que le dedicamos unos minutos a pensar en nuestros logros. En la vida laboral hay logros claritos (recibirse, conseguir un ascenso, llegar a nuevos clientes, ganar una beca). Son lo que podríamos llamar "logros tipo CV": los hitos en nuestro desarrollo que, puestos en un curriculum, dan cuenta de qué somos capaces de alcanzar y sirven para que otro decida si nos convoca a o no a un nuevo puesto. Con ese tipo de logros salimos a competir con otros. Pero también están los otros logros, más intangibles, que tienen que ver con procesos más que con resultados, con cuestiones que hacen al bienestar más que a instancias formales que califican para el medallero convencional.

A la hora de hablar de logros laborales muchas veces pasa que, entre gente que no se conoce demasiado, más aparecen los logros tipo CV y menos los intangibles. Pero bueno, muchas veces no es siempre. De hecho, en este grupo con forma de estrella virtual, donde a simple vista uno puede preguntarse si hay algo en común siendo que tenemos intereses y especialidades diversos y que nos vemos muy pocas veces, se ve que hay una sensibilidad y una confianza de base que ayudaron a que aparecieran rápidamente logros intangibles. Logros como éstos:

- Flexibilidad: Tuve flexibilidad suficiente para afrontar cambios que no dependían de mí y en el andar vi que eran viables y que me permitían seguir haciendo lo que me interesa hacer.

- Valentía: Me animé a largarme a hacer más cosas por mi cuenta.

- Innovación: Propuse un cambio en mi trabajo y lo tomaron.

- Reinvención: Apareció algo imprevisto y lo tomé. Empecé un trabajo que me permite estar en contacto con gente y con la tierra; algo que estaba necesitando.

- Sostén: En un año que fue díficil, me di cuenta de que estoy rodeada de gente que me sostuvo, y yo también pude sostener lo que venía haciendo.

- Hallazgo: Encontré mi propio estilo de escritura.

- Propósito: Identifiqué que mi propósito es ser un canal para que otros lleguen a nuevas personas y temáticas que voy conociendo.

- Aprendizaje: Aprendí mucho este año y en el próximo voy a ponerlo a prueba.

- Prioridades: Decidí en qué invertir mi esfuerzo.

- Prioridades II: Decidí cómo encarar el trabajo para que no vaya en contra de mis intereses personales.

Tremendos logros salieron a la luz en esta ronda de logros. En ese momento ya no éramos "Tal, la que" (la que se especializa en libros, la que muestra tendencias de ropa, la que divulga temáticas ambientales, la que habla de crianza, la que indaga en cómo crear, la que edita). Éramos personas celebrando lo intangible.

 
De izquierda a derecha, algunas de quienes hacemos la web de Ohlalá: Daniela, Mercedes, Lola, Gabriela, Candelaria, Patricia, Romina, Jimena, Sofía, Deborah, Karina, Inés, Guadalupe, Carina. 

Mercedes Korin

liderazgo@mododelta.com

¿Podés identificar logros "de CV" y logros intangibles para este 2016 que va terminando?

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala