revistaohlala.com

Invitada Andrea Tomé: "Aunque padezca anorexia, escribir me resulta muy relajado"

Por Daniela Chueke

Twitter:  @danielachueke  | 

 
 

Conocí a esta joven escritora española, de 22 años, en la Feria del Libro donde firmó ejemplares de su primera novela Corazón de mariposa, en la que expone los duros momentos de una adolescente y su lucha por vencer la anorexia. Pero más que eso, el libro me interesó porque quería conocer más de lleno el género "young adult" en el que empiezan a surgir un nuevo modo de acercarse a la literatura y del que Andrea Tomé empieza a perfilarse como una de sus abanderadas.

 
Foto: Gentileza Prensa

Cuando sólo tenía 19 años ganó su primer premio literario con su novela Corazón de mariposa (Plataforma Neo Editorial, 2014),que fue éxito en España y acaba de desembarcar en Buenos Aires, distribuida por Granica.

Tres años después, en coincidencia con su visita a Buenos Aires para la Feria del Libro, la misma editorial lanzó Entre dos universos (Plataforma Neo Editorial, 2015), segundo libro de esta joven escritora, en el que aborda el tema de la muerte. Como en su primera obra, los protagonistas son jóvenes en esa edad indefinida entre la adolescencia y la adultez que es la de los 18 años.

Muchos lectores también, ya sea porque se identifican con las historias o por su particular estilo narrativo. Un estilo obsesivo y al mismo tiempo muy teen, como podría ser la agenda de cualquier adolescente. La autora se toma licencias literarias, como algunas tachar palabras, y reemplazarlas por otras. "Es un modo de mostrar la lucha interna entre mis pensamientos nocivos y otros más positivos, es parte de la enfermedad, de las inseguridades, quería mostrar eso en mi forma de escribir", según explica.

-¿Cómo fue el proceso de producir las novelas al mismo tiempo que estabas luchando con la anorexia?

-En base a los malos momentos que tuve encontré inspiración para escribir y no sólo Corazón de mariposa que está basada en la anorexia sino otras. Ya llevo nueve novelas escritas, aunque no todas han sido publicadas. Pues en mi caso yo creo que el tópico de que si tienes una enfermedad mental eres más creativo sí que se cumplió. Encontré mucha inspiración de las enfermedades mentales.

-¿Y cómo hacías en los primeros momentos para sentarte a escribir?

-Cuando tienes etapas de más depresión te falta la motivación para ir a clase, o hacer ejercicio o quedar con amigos. Pero como escribir era algo más relajado, algo que sólo hacía para mí porque entonces no tenía una editorial que me pusiera presión, puedo decir que, entre comillas, fue una parte buena de la enfermedad. De algún modo la enfermedad me ponía en un mindset de escritura.

-¿Creés que la escritura funcionó como un salvavidas para salir de la enfermedad?

-Si claro, aunque hoy escribir es mi trabajo. Es muy diferente a como fue cuando comencé a los 16 años, porque entonces escribía sólo cuándo yo quería y luego cuando tenía una obra terminada la presentaba en concursos literarios. Como ahora es mucho más probable que lo que escribo salga a la luz, tengo fechas que cumplir con una editorial, la presión de la entrega, de hacer lo mejor en el menor tiempo posible porque luego tengo que trabajarlo con los editores, ha hecho que la escritura se convierta en más trabajo y menos hobby.

 
Foto: Gentileza Prensa

-¿Leíste Abzurdah?

-Lo empecé a leer cuando iniciaba la enfermedad y en ese momento me pareció muy duro así que lo dejé a la mitad. Sé que también hubo una película pero no la vi aún, no sé si estoy preparada.

-También en esa novela, si bien es más autobiográfica, el desencadenante de la enfermedad es un mal de amores. ¿También te pasó, como le pasa a Victoria en tu novela o usaste la decepción amorosa como recurso literario?

-A mí no me pasó, yo no estaba de novia como la protagonista. Pero creo que es cierto que en la adolescencia hay mayor riesgo de sufrir anorexia, pero creo que solo para quienes somos propensos a tener estos tipos de enfermedades, como decimos en España: "algunos tenemos todas las papeletas".

-¿Y cómo crees comenzó tu obsesión por la delgadez?

-Todas mis amigas, ya con 13 o 14 años queríamos vernos guapas y flacas, íbamos de compras y hacíamos dietas. Queríamos parecernos a las modelos de Victoria's Secret. Es algo que suele verse como normal para la edad. Pero tú empiezas a hacer la dieta de los batidos o cualquier dieta y haces lo que sea por modificar tu cuerpo. Creo que por eso para muchos padres por eso es muy difícil a veces darse cuenta de que su hija o su hijo tienen un trastorno alimentario.

-En un momento de tu novela Vicky empieza a gritar que no se quiere morir. ¿Pero no hay algo de dejarse morir en la anorexia?

-En trastornos alimentarios hay casos que tienen un componente suicida, pero en la protagonista del libro eso no pasa, lo que ella quiere no es morirse, es dejar esa vida que no soporta más, pero está tan atrapada en su propia mente que no se da cuenta de que realmente sí, que puedes cambiar. Hasta que lo hace. Acepta la ayuda.

-¿Y en tu experiencia qué es lo que funcionó como disparador para reconocer que podías cambiar?

-En principio quiero aclarar que no me siento cómoda diciendo que estoy recuperada, porque no es cierto. Todavía tengo mis momentos y la posibilidad de recaída siempre está. Yo creo que lo que me funcionó es ir día a día. Con los problemas mentales, también con el alcoholismo, ayuda mucho a pensar "tengo un día bueno, estoy avanzando", o "tengo un día malo, mañana será mejor". Puedes celebrar cada día cada pequeña victoria que tengas a lo largo del camino. En esta enfermedad es comer algo sin rechazarlo.

-¿Cómo recomiendas ayudar cuando tienes un familiar con anorexia?

-Creo que hay que quitarle importancia a la comida porque realmente en muy pocos casos una anorexia es una emergencia médica. Obviamente para la familia y los amigos es más fácil observar las consecuencias físicas y es más difícil comprender lo que es la psicología de la enfermedad. Por eso te piden que comas y tengas relación otra vez con la comida. Pero eso no funciona la mayoría de las veces. Pienso que para ayudar deberían centrarse más en la parte psicológica. En intentar que hagas un tratamiento, que aceptes tu cuerpo como está ahora, como estuvo antes y como puede estar; que tú misma poco a poco intentes aceptarte. Porque es partir de ese momento, cuando tú logras aceptarte, cuando empiezas a tener nuevamente relación con la comida. Y a recuperarte.

Si les interesan estos temas lean también Victoire Maçon Dauxerre: "Una modelo es sólo una percha", una nota a la ex modelo francesa que publicó Jamás demasiado flaca. Diario de una top model, por ahora sólo publicado en Francia, un libro en el que denuncia la obsesión del negocio de la moda por la delgadez extrema, lo que la llevó a sufrir anorexia.

Espero que les haya gustado esta entrevista, a mí me gustó mucho conocer a esta autora, especialmente porque su modo de escribir es muy relajado y para los que no estamos en su franja generacional es un modo de actualizarnos muchísimo. Consejo: si se atreven al género young adult (antes en criollo se lo llamaba juvenil pero no es exactamente lo mismo) háganlo conectadísimos, es constante la necesidad de googlear.

Además, le hago llegar mi gratitud y felicitaciones por sus contribuciones al fervor de Buenos Aires, a lo que agrego mi pedido de disculpas por no haber podido sumar muchas intervenciones.

¡Cariños!

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala