revistaohlala.com

Cuando cada minuto cuenta

Desestigmatizar la palabra cáncer o enseñarnos que amor es un marido que no te hace sentir vergüenza por los cambios en tu cuerpo. Desde la A a la Z, el libro Palabra de mujer reúne nuevos significados para dar sentido pleno a la vida.

Por Daniela Chueke Perles | Para Revista OHLALÁ!

 
 
 
Foto: Gentileza Prensa

Si una mujer que conocés te cuenta que tiene cáncer de mama ¿cuál es tu reacción? De incomodidad, por lo menos, ¿verdad? Y si cuando intentás ponerle buena onda, darle aliento, decirle bueno, seguro que con un tratamiento vas a superarlo, ella te retruca es que tengo metástasis ¿ahí cómo reaccionás? ¿Te alterás y cambiás inmediatamente de tema porque mejor no hablar de ciertas cosas? ¿Abrazás a tu amiga y te ponés a llorar? ¿Te quedás tan pero tan mal que al final es ella la que termina consolándote? O por el contrario ¿Sos capaz de sobreponerte al toque al impacto de la noticia y preguntarle qué necesitás, en qué te puedo ayudar?

Por supuesto esto no es un test y cualquiera sea tu respuesta es válida. Nadie está preparado para recibir "malas noticias". Sí, entre comillas, porque hoy estamos en plan de redefinir muchas palabras, buscarles nuevos significados.

Como el de la palabra "impotencia", que de acuerdo al diccionario de la lengua castellana significa "Sensación de quien se siente privado de hacer algo", pero en la visión de Viviana Veiga, que tiene 39 años y lucha desde 2010 para superar un cáncer de mama que se extendió a huesos y ganglios, significa el desafío de encontrar la solución a cada obstáculo, por ejemplo el de encontrar quien la acompañe a sus sesiones de quimioterapia: "Para el que acompaña también es difícil. (.) Yo trato de buscar personas que no sean tan cercanas para que me acompañen en los tratamientos".

 
Foto: Gentileza Prensa

O, precisamente, el de la palabra "acompañar", que se define como "Estar o ir en compañía de otras personas", pero para Francesca Campolo, que tiene 63 años y convive con el cáncer desde los 44, significa: "Mis amigas me hacían pañuelitos para la cabeza, una de ellas me maquillaba, me traían ropa para que me vistiera. y así me mantenían ocupada. Son unas genias".

Por lo visto, la actitud de una amiga puede hacer una gran diferencia en la vida de una persona con cáncer porque quien padece esta enfermedad necesita apoyo. Aunque no siempre encuentre el modo asertivo de pedirlo.

Esta -la del significado de la compañía- y otras redefiniciones de palabras significativas podremos encontrarlas a partir de esta semana en Palabra de mujer, el diccionario de la mujer con cáncer de mama metastásico, que se presentó el martes 10 de mayo en un evento conducido por la actriz Andrea Frigerio, autora del prólogo, y que contó con la presencia de diez de las mujeres que participaron de la publicación.



El libro reúne, de la A a la Z, a modo de diccionario, la experiencia de estas mujeres que un día se vieron enfrentadas a la necesidad de cambiar sus vidas y que a partir de esta obra buscan dejar un legado a la sociedad: nos invitan a ver la vida desde otro lugar, a detectar prioridades y a dar valor a lo verdaderamente importante.

La publicación es una iniciativa de las fundaciones Macma, Aciapo, Acilco y Sostén, con el apoyo del laboratorio Pfizer y la Asociación Argentina de Oncología Clínica, y puede descargarse en forma gratuita en www.palabrademujer.com.ar.

 
Foto: Gentileza Prensa

Es un libro que según expresó Andrea Frigerio es para tenerlo en la mesita de luz, sin dudas viene a llenar un espacio que estaba no vacío pero sí blureado: el de las caras, las historias, la vidas de mujeres con nombre y apellido, que sin habérselo propuesto terminan convirtiéndose en maestras. Mujeres para las que esa "mala noticia" de la que hablábamos al principio, finalmente se transformó en algo que tuvo su lado "bueno", el de hacerlas poner un pie en el freno y preguntarse ¿qué estoy haciendo? Por que cuando su sentido es comprendido y en el caso de estas once mujeres así parece ser, eso es lo que trae esta enfermedad. Preguntas necesarias. Y, luego, aprendizaje.

Qué es importante saber

La doctora Liliana Zamora, oncóloga clínica del servicio de ginecología del Hospital Italiano de Buenos Aires explica que en el total de 19.000 casos de cáncer de mama que se diagnostican por año en nuestro país, según cifras relevadas por el Instituto Nacional del Cáncer en Argentina, se infiere que unos 5.400 son metastásicos. Es decir, la incidencia de esta enfermedad en Argentina es muy alta. Por eso, insiste en que el autoexamen mamario es un hábito que debe ser parte de nuestra rutina de cuidados cotidianos, así como la consulta regular con el ginecólogo, por lo menos una vez al año y la realización de estudios de imagen como la mamografía a partir de los 40 años. Así y todo, resalta que cualquier signo de sospecha debe ser tenido en cuenta y motivar a la consulta con el médico.

"Los estudios no tienen subtítulos", insiste la Dra. Zamora como síntesis de un concepto que es clave entender: si bien los estudios permiten captar antes de que se vuelvan palpables la mayoría de los tumores, hay algunos menos que no se visualizan en las imágenes y otros que no son formaciones de sospecha. Por eso es importante que las mamografías sean hechas en lugares reconocidos y sean vistas por especialistas experimentados. Cada caso es único porque hay distintos tipos de tumores así como cada mujer es única.

Y aconseja no patear para adelante los estudios aunque no nos resulte agradable hacer una mamografía y, además, que no tengamos vergüenza ni miedo de insistir al médico en que nos responda a todas nuestras dudas. En caso de sospecha es mejor consultar a tiempo porque los pacientes hoy logran sobrevidas que hace años no lograban, gracias a la batería de tratamientos disponibles. "Para tratar esta enfermedad hay que estar muy informado, muy entrenado y tener experiencia, conocer las excepciones que en este tipo de enfermedad suelen ser más que las reglas", subraya.

Dónde informarse y buscar apoyo

Tanto para pacientes como para familiares estas organizaciones brindan asesoramiento y contención

MACMA (Movimiento Ayuda Cáncer de Mama): es una asociación civil sin fines de lucro constituida por mujeres que tuvieron cáncer de mama, acompañadas por profesionales de la salud que se dedica a orientar, contener y acompañar a quienes transitan la enfermedad y a sus familias así concientizar a la comunidad sobre la importancia de la detección temprana. www.macma.org.ar

ACILCO (Asociación Civil de Lucha Contra el Cáncer de Ovario) es la única organización sin fines de lucro en Argentina, dedicada a la lucha contra el cáncer de ovario. La misión es concientizar sobre las características, síntomas, y factores de riesgo específicos, ya que no existe en la comunidad argentina una difusión adecuada sobre la misma. También brinda contención y orientación a pacientes para lograr acceso a un tratamiento oportuno y adecuado. www.acilco.org.ar

ACIAPO (Atención Comunitaria Integral al Paciente Oncológico): fue creada el 16 de junio de 1997, por Marta Lidia Artigas, después de haber sufrido la enfermedad de su hijo Federico, se dedica a ayudar a las personas con cáncer y sus familias. www.facebook.com/FundacionAciapo

SOSTÉN: brinda asesoramiento, contención y orientación a personas con cáncer y su entorno; promueve la educación, la prevención y la investigación sobre la enfermedad. Contacto.sosten@gmail.com

¿Qué te moviliza este tema? ¿Tenés más palabras para resignificar? Informate cómo hacer un autoexamen en Cáncer de mama: la importancia de la detección precoz y Todo lo que tenés que saber sobre el Cáncer de mama

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala