revistaohlala.com

Vuelvo a festejar mis 37 años

 
 

(Como hoy es mi cumpleaños, me propuse escribirme una carta a mí misma. Pero para darle una vuelta de tuerca a la consigna, volví a convocar a mi yo anciano, a mi yo a los 100 años, para que sea él o ella sea la que escriba).

...

Inés:

Ay, corazón, gracias por volver a escucharme, mi capacidad de decir es directamente proporcional a tu capacidad de escucha.

Pero vayamos a lo nuestro:

Quizás en un sentido sea desconcertante, quizás no, pero tenés que entender, comprender profundamente lo que quiero transmitirte en este día:

No hay otra fiesta, no hay otro cielo que el presente que estás viviendo.

No hay otro sueño que el presente que estás viviendo.

No quisiera que llegues a mi edad, a los 100 años, para darte cuenta de que esa zanahoria detrás de la cual estás corriendo, ya está con vos.

Que ese deseo que te hace estar siempre a la espera, expectante, de brazos cruzados, a ver cuándo la vida se digna a darte lo pedido...

...ese deseo tiene un valor tan relativo.

Es uno de los miles de deseos que, desde el día en que nacés hasta el día que te mueras, van a circular por tu psiquis y tu cuerpo.

Deseos válidos, no se trata de cuestionarlos, de querer reprimirlos en un gesto estoico, pseudo superado, no, no, pero que esa calesita que no termina nunca, ese sinfín deseante que se llena y se vacía, se llena y se vacía, se llena y se vacía, no te impida ser consciente de la verdadera maravilla.

¡Estás viva!

Disney no le llega ni a los talones a la experiencia humana. ¿Querés diversión? ¿Querés un parque de aventuras? Voilà! Metete en un cuerpo, nacé en este mundo, inhalá aire, exhalalo, llorá en brazos de tu madre, alimentate...

¡Y tanto más!

No hay más cielo que ese durazno que estabas saboreando...

Ni que esas semillas que masticaste con tus dientes, esos dientes sanos, fuertes.

¿Sabés lo que yo daría, Inés, por volver a tener esa experiencia, a tus ojos fútil o intrascendente, masticar un durazno con mis propios dientes?

¿Sabés lo que yo daría por tener tus 37 de estreno e ir a la puerta del colegio a apretujar a esas dos... a esas dos nenitas que son un despelote de vida, de inocencia... y sorprenderlas con un chocolate?

Y escucharlas hablar entusiasmadas porque la seño les dijo tal cosa, o porque es tu cumpleaños...

¿Sabés lo que daría por tener tu fuerza física, tus montones de actividades y responsabilidades? El mundo te necesita todavía, es lindo saberse responsable.

Me decís que sabés la teoría pero en la práctica, en los hechos la cosa se te olvida. Y te entiendo.

Todavía, a tus 37, para mantener perspectiva, m´hija, hace falta trabajo.

Y no trabajo del que te tiene como loca de acá para allá, sino trabajo interno.

Disciplina en tus prácticas, en tu alimentación, prudencia y responsabilidad cuando elijas cualquier alimento, no sólo el físico. Atenta a lo que estás leyendo, a lo que le das crédito, dónde invertís tu energía.

Incluso esto, escribir el post, puede ser una oportunidad de ese trabajo interno.

Lo llamo trabajo interno por ponerle un nombre.

Ay, Inés...

Nombres, esta capacidad de ponerles nombres a las cosas, de ordenar un caos, de malabarear símbolos, de construir sentido, de comunicar, comerciar ideas pero también emociones...

¿No es increíble?

37 años en pleno ejercicio de la vida.

Descubriendo tanto todavía, no viste ni el 10 por ciento.

Ejercitando eso que llaman amor, aprendiendo a amar; ya lo te lo dijeron y acusaste recibo, ese era el propósito, a la par de conquistar conocimiento.

Instalate en ese corazón, no pierdas un segundo más fuera de ese lugar.

Manejá desde ahí... y...

Y...

Ay, Inés, estoy emocionándome.

Estoy orgullosa de vos, de mí.

Agradecida de poder estar hablándome a mis 100 años y que vos estés escuchándome.

¿Quién dijo que no se puede volver atrás y cambiar el curso de los acontecimientos?

¡Estoy contenta, hoy vuelvo festejar mis 37 años!

Con vos...

Poniendo el cuerpo.

Te quiero.

¿Y ustedes? ¿Qué les diría su yo de 100 años a su yo de hoy?

 

PD: Y como siempre, para contactarme por privado o por seminario de "Un cuerpo que dicta" (fin de semana de marzo), me encuentran en FB. ¡Que tengan tod@s un maravilloso día!

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala