revistaohlala.com

Nicko Nogués: "Hacer el bien es el mejor negocio del mundo"

Activista creativo y emprendedor español. Fundó Miracle, la primera agencia de bondad que se enfoca en lo social y en lo sustentable con el objetivo de generar acciones que tengan un impacto verdadero mucho más allá del consumo.

Por Karina Ocampo | Para Revista OHLALÁ!

 
 
 
Nicko Nogués en Nueva York.  Foto: Gentileza Archivo MIRACLE

Nicko Nogués es un activista. Pero su activismo no lo lleva a salvar ballenas en Japón ni a salir con carteles a la calle en protestas masivas. Su activismo plantea un cambio en el mundo de la creatividad. ¿En qué consiste ese cambio? Su objetivo es que la creatividad detone acciones que tengan un impacto verdadero mucho más allá del consumo. Este emprendedor español, con gran trayectoria internacional en agencias de publicidad creó MIRACLE, la primera agencia de bondad. Su propósito es mostrar que hacer el Bien es el mejor (y único) negocio posible para el mundo.

Hace unos años, antes de este presente soleado en el que los viajes, las reuniones y las charlas en eventos de todo el mundo formaran parte de su agenda, mucho antes de estudiar publicidad en Barcelona, no tenía muy claro dónde quería trabajar. Pero su espíritu inquieto lo impulsaba a buscar distintas experiencias.

-Hice teatro de niño, pintaba, dibujaba, escribía. Hacía cosas artísticas.

-¿Cantabas?

-Canto muy mal. Le hice un gran favor al medioambiente. Estaría todo el día lloviendo (risas). Estuve tres años sin estudiar, viajé, trabajé en una tienda de electrodomésticos, hice teatro amateur con unos amigos. Ya sentía que tenía que hacer algo más. Ya está bien, dije, y elegí por descarte. Sabía que lo que eligiese tenía que ver con la comunicación, primero estudié periodismo un año y pico pero no era lo mío, y me cambié a publicidad. Como empecé tarde, siempre me di mucha prisa, ahora lo llevo mejor. Siento que ahora estoy donde tengo que estar.

A los dos años y medio de empezar la carrera ya estaba trabajando en una agencia a la que se había incorporado como trainee. Había descubierto que le resultaba fácil eso de las ideas, en una época en la que en Europa recién se iniciaba en la era digital y la agencia era una de las pioneras. Después de terminar la carrera, probar con medios no tradicionales y llegar a ser director general creativo, entendió que algo faltaba para sentirse motivado. Veía un mercado opaco, con muchas ideas pero desaprovechadas, sin evolución. ¿Para quiénes hacían los comerciales?

En un acto de sinceramiento con la industria y consigo mismo, Nicko Nogués entendió que a la mayor parte de las personas les aburre ver las clásicas publicidades que solo venden productos, asumió que una parte de los creativos, además de por dinero, trabajan para satisfacer su ego y ganar premios en festivales. Así empezó a orientar su carrera y su creatividad en las personas y las causas sociales.

"Donde iba, lo que buscaba era aportar un valor social. Fue un hallazgo poner la experiencia, el talento propio y ajeno, y la creatividad, en hacer el bien"

"Hacer el bien" es una idea poco concreta. Sin saber lo que le esperaba, Nicko consiguió bajarla a la realidad y en 2013 creó un proyecto personal que se llamó#21DíasdeBondad

Se había mudado a México contratado para dirigir una agencia, y en paralelo registró a través de fotos y videos, pequeñas acciones con las que aspiraba a cambiar su entorno. La cifra no era caprichosa: 21 días es lo que dicen que tarda una persona en adquirir un hábito. El proyecto invitaba a sumarse, descargar un programa, ponerlo en práctica y compartirlo con los demás, no por un tema de Ego, según explicaba, "sino porque si la estupidez humana se contagia, tal vez la bondad también, y quien vea esa imagen y su motivo, puede sentirse inspirado a hacer lo mismo".

El resultado fue poderoso, durante ese tiempo más de 60.900 personas descargaron el programa desde tres continentes y muchos lo siguieron paso por paso. "Ayudar a alguien a encontrar trabajo, hacer sonreír a veinte personas, donar un día de sueldo, donar algo que no necesites, reconciliarte con alguien", son algunas de las acciones que se cumplieron y generaron un movimiento de bondad.

La compañía más importante de gaseosas cola se unió al proyecto, compró la idea, y la sumó a su campaña global Volvámonos Locos, que expandió su radio hacia nuevos sitios. "Si hacer cosas buenas por los demás es de locos, hay más de los que pensábamos" decía el slogan. Cada una de las acciones multiplicada por miles de personas, convirtió al proyecto en tendencia y tal vez en hábito. Que una multinacional lo haya promovido, sin dudas mejoró su imagen, pero las acciones trascienden las marcas. "Las acciones creativas tienen un fin social muy claro y son capaces de permanecer en el tiempo, porque son de la gente".

En ese contexto nacióMIRACLE, a comienzos de 2014 y ocupó un espacio que no existía. Aunque son cada vez más las empresas que desarrollan ideas desde el área de Responsabilidad Social, MIRACLE se formó como una alternativa a todas ellas y como la otra cara de la moneda de las agencias de publicidad: se trata de la primera empresa de Bondad dispuesta a incentivar ese aspecto que todos tenemos pero que a veces no desarrollamos porque implica salirnos del individualismo para vincularnos con los otros desde la acción generosa.

"Estamos en una época en que urge una mayor conciencia. Es un cambio de paradigma en que no hay vuelta atrás. Y es ahí donde estamos parados, no estamos la industria de la publicidad, sino en todo caso en el de la Educación. Yo considero que estamos abriendo una nueva industria, la industria del Bien, y esto no se hace con una sola empresa. Nuestro objetivo es que haya cada vez más empresas, y otros actores sociales, como gobiernos, que quieran hacer el bien", cuenta Nicko.

 
Cada desierto te da la oportunidad de conectar con vos mismo y con lo importante de la vida.  Foto: Gentileza Archivo MIRACLE

"Hacer el bien es el mejor negocio del mundo", asegura con su mirada verde y suena convincente y feliz. Cualquiera lo puede hacer sin que haya una marca de por medio, pero ¿existe algún límite para que las empresas se prendan? ¿Qué sucede si su producto es cuestionable? ¿se rechaza?

"No ha pasado todavía, no rechacé ninguno. Creo que esto es algo tan puro que si buscas tramar es que no es para ti, te repele. Habrá que estudiar bien el caso pero siento que todo el mundo merece una oportunidad. Si quieres hacer algo bueno, a priori no te lo vamos a impedir, pero se autorregula. La gente se acerca a nosotros, las empresas que nos llaman ven que no es una excepción, porque saben que esto es una tendencia imparable", relata.

Hoy MIRACLE trabaja con grandes marcas pero también con pequeños emprendimientos y start ups de EEUU, México, Chile, Argentina y Uruguay, dentro de un continente en proceso de cambio donde Nicko Nogués ve problemas pero también la creatividad necesaria para solucionarlos. El activismo creativo crece y se enfoca en lo social y en lo sustentable, en la práctica más que en la teoría. "Hacer is the New Decir", asegura, y lo estampa en su ropa.

"Lo que nosotros hacemos es generar programas de transformación social para que nuestros clientes sean referentes en el tema. Y para eso, ellos tienen que conocer lo que la gente hace, porque antes se entendía la labor social como algo que cuentas, aquí nosotros generamos, si no existe, una base tangible para que la transformación realmente suceda en la comunidad, la ciudad, el barrio o donde la compañía esté operando, y luego, eso sí, lo contamos a lo grande", agrega Nogués.

-¿Y en qué te cambió "hacer el bien"?

-No es que antes fuera malvado (risas). Ha habido una evolución personal muy grande desde que vine a México, me ha ayudado a potenciar las cosas buenas que tenía y a iluminar mis propias sombras, no significa que se terminen de apagar, todos somos dualidad, pero sí conocerlas y aceptarlas.

-Vos decís que cualquiera de nosotros puede ser creativo, pero hay gente que desarrolla más esa creatividad, la mayoría estamos educados para cumplir reglas, trabajar en una oficina o un banco, ¿cómo hacemos para romper con eso y salir de esa estructura?

-Es una pregunta necesaria en esta época, estamos educados para ni siquiera replantear el paradigma de la vida que se supone que tienes que tener. Siento que ahora por primera vez, a nivel mundial, nos estamos replanteando esos conceptos, la educación, la política, el tipo de relaciones que queremos tener, el trabajo al que nos estamos dedicando. Estamos empezando a redefinir qué significa esto, como individuos, para aplicarlo a una colectividad, creo que eso es responsabilidad de cada uno. Si no tenemos la capacidad de observar qué significa para cada uno de nosotros, no tendremos la capacidad de cambiarlo. No podemos transitar un camino que no estamos viendo. La clave está en replantearte y proponer una alternativa, no solo quejarnos. Eso implica mucha congruencia, por eso creo que hoy en día, los coherentes son los nuevos valientes.

-Leí sobre los consejos para tu hijo, ¿cómo surgió la idea de escribirlos?

-Sí, los consejos para el hijo que todavía no tengo y no sé si alguna vez tendré. Surgió en un momento de introspección muy grande, donde a veces te pasan cosas en la vida que te hacen reflexionar más sobre dónde estás parado y qué puedes aportarle al mundo, y me sucedió eso, fue un momento en que pensé que estaría bueno detenerme un poco y ver qué valor puedo aportar más allá de algo físico. Y me dio por escribir esa carta y sucedió algo muy lindo porque empecé a recibir otras cartas. Se convirtió en una conversación muy grande gracias a Internet, es lindo ver cómo eso ha beneficiado a otras personas. Las seguiré escribiendo, ya son dos, cada año la voy actualizando.

Ese hijo que todavía no llega tendrá la suerte de recibir algunas de las ideas basadas en la experiencia de su padre creativo aquí:

1) La (Pachamama) Carta al futuro hijo que no sé si alguna vez tendré (1era Parte)

2) Carta al hijo que todavía no tengo (y no sé si alguna vez tendré) (2a Parte)

#36 Sobre la Inspiración

Estar realmente inspirado creo que debe ser lo más parecido a estar conectado con eso que algunos llaman Inteligencia Colectiva, otros Dios, otros Universo, otros Naturaleza, otros Pachamama, algunos simplemente Vida.

Ponle el nombre que te dé la gana. Lo importante, creo, es que lo que llamamos inspiración es el idioma con el que te habla eso que es más grande que todos nosotros juntos pero de lo cual también formamos parte. Hazle caso a tu inspiración, da igual si te viene en forma de presentimientos, emociones, ideas o acciones. Porque sea lo que sea que logres bajar de allá arriba cuando te sientas inspirado puede marcar una diferencia en tu Vida y en la de los que te rodean.

Video Charla en Sustainable Brands



¿Qué te pareció esta nota? Además: Pablo Foladori: el hombre que dirige funciones de ópera para los más vulnerables

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala