revistaohlala.com

Vértigo de reencuentro

 
 

Mi cuerpo me pide descanso.

Te escucho, cuerpo, te registro, lo vivo haciendo hace años.

Últimos días fueron in-ten-sí-si-mos.

No hubo desgano, sino la superposición de tareas varias de trabajo.

El domingo a la tarde nos reencontramos hijas y madre.

Madre (yo) se sentía exánime.

-No existo hoy, hijas. No puedo estar para ustedes (como quisiera).

A la noche tuve que pedirles que no leamos.

-No puedo, me duele el cuerpo...

Mi cuerpo me pide descanso y me pide tiempo.

Tiempo con ellas.

Quiero tiempo exclusivo con ellas.

Sin otros niños presentes, sin otros adultos que conversen.

Madre e hijas.

Hijas y madre.

Las tres en armonía, ¿vieron qué sagrado cuando sucede la armonía?

Las tres jugando o conversando nimiedades.

Aprendiendo a leer.

Aprendiendo a andar en bicicleta.

Jugando al Uno o al Jumanji.

Leyendo cuentos.

...

Ayer frente a mi negativa me pidieron que hoy que compense.

Esta noche vamos a jugar a (me escribieron lista):

 

Lo de las 4 veces al Jumanji me parece mucho.

Me contentaré con jugar una vez a cada juego y leer los dos libros.

El viernes hijas se están yendo de viaje.

Ah, sí, no es menor ese detalle, por ahí debería haber empezado.

Por primera vez mis hijas se van de vacaciones con su padre, por quince días.

Primera vez que me separo de mis hijas por ese lapso de tiempo.

Estoy contenta por ellas, se irán a la playa a visitar primas.

Y estoy contenta por mí...

Por un tiempo de reencuentro.

De soledad y reencuentro conmigo misma que me cae del cielo.

Es muy probable que me escape unos días a un campo.

Con netbook en mochila.

...

Quiero disfrutar a mis hijas en estos últimos días.

Quiero que aquella separación, aquel extrañarnos tenga una buena base.

Quiero extrañarlas con contentamiento.

Sin culpa por haber estado fugada o absorbida por trabajo.

...

Quiero darle a mi cuerpo lo que me está pidiendo.

Siento vértigo.

Vértigo por anticipado.

¿Se separaron de sus hijos durante varios días (siendo ellos chiquitos)? ¿Cómo lo vivieron?

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala