revistaohlala.com

Cómo leer la etiqueta y adiós a tus dudas sobre el champagne

Info básica para orientarte en la infinidad de variedades de vinos espumosos y elegir el ideal para vos.

 
 
 
Foto: Ilustraciones de Marquitos Farina

Durante los últimos años el mundo del vino se vio revolucionado por la llegada de los sparkling wines o vinos espumosos, es decir, vinos con burbujas.

Por si alguna vez notaste que se parecen mucho al viejo y conocido champán, ese que de chica te dejaban probar de a sorbitos para que te sintieras partícipe de los brindis familiares y que hace tiempo que no ves en las celebraciones, porque ahora lo que siempre se pone en las celebraciones es un "espumante", vale la aclaración. Son exactamente lo mismo.

Solo se llama Champagne cuando proviene de la región con el mismo nombre. Al elaborado fuera de esa región se lo llama vino espumoso (y no espumante que es una marca registrada). Francia, Italia, Alemania y España en el año 2000 producían el 74% de los vinos espumosos del mundo, pero estos países en 2013 ya no aportaban más que el 63%. En 2014, la producción del espumante italiano Prosecco, históricamente superó a la de Champagne y también cobraron mayor importancia los países productores como Rusia, Estados Unidos, Ucrania, Australia, Argentina -que triplicó su producción-, Hungría y Brasil.

¿El preferido de los millenials?

Según datos que aporta Brenda L. Stewart, Wines Brand Ambassador de Diageo, en los últimos años hubo una suerte de revolución en el consumo de espumosos: entre 2003 y 2013 la producción ha aumentado más del 40% y su consumo aumentó 30%, mientras que el consumo de vinos sin burbujas solo aumentó 4%.

Se cree que una de las razones es la tendencia a tomar estos vinos en forma más regular, a lo largo de todo el año, haciendo que el pico de consumo durante diciembre disminuya. Siempre asociadas con la celebración y el lujo, las burbujas ahora forman parte de todas las ocasiones festivas, desde despedidas, aniversarios, jubilaciones, ascensos, hasta en los aperitivos y los cocktails.

En Estados Unidos las ventas de sparkling wines crecen lideradas por los prosecco y moscato especialmente de la mano de las generaciones más jóvenes y los millenials -entre 21 y 36 años- que encuentran atractivos a los burbujeantes suaves y ligeramente dulces.

A la hora de elegir un buen espumoso, toda la info necesaria está en la etiqueta. Te damos unas pistas para que la interpretes:

Varietales

-El Pinot Noir y el Chardonnay son la fórmula casi indiscutida a la hora de hacer un espumoso.

-Blanc de Blanc: elaborados a partir de uvas blancas.

-Blanc de Noir: elaborados a partir de uvas blancas sin el contacto con la piel de la uva.

-Rosé: elaborado con una mezcla de uvas blancas y tintas o una maceración de tintas. Si no hay mención en la etiqueta, es un vino de mezcla de uvas.

 
Foto: Corbis

Método de elaboración

-Método tradicional: también se llama "Champenoise". Su segunda fermentación (en la que se forma la espuma) ocurre dentro de la botella. Estos son vinos con crianza, complejos y con potencial de guarda. Como tienen más cuerpo, son ideales para acompañar una comida.

-Metodo Charmat: la segunda fermentación se hace en tanques de acero inoxidable y luego se lo embotella. Son vinos jóvenes y frutados. En general, este método de elaboración no aparece en la botella. Funcionan muy bien como aperitivo y las versiones más dulces son ideales para brindar.

Otros datos

-Según su grado de azúcar: se lo clasifica del más seco al más dulce como Brut Nature, Extra Brut, Brut, Demi Sec, Dulce.

-Para conservar la temperatura: armá una frapera con dos partes de hielo y tres de agua y colocá la botella para que mantenga su frío ideal.

-Calculá bien las cantidades: con cada botella de espumoso se calcula que se pueden servir ocho copas para el brindis. Para una fiesta en la que se va a tomar espumoso, el cálculo es de media botella para cada invitado.

 
Foto: Corbis

Para preparar tragos

La Bodega Navarro Correas desarrolló para el verano cuatro recetas para llevar a cabo con sus diferentes espumantes:

-NC Dulcet Joie: mezclar 3 partes de espumoso dulce, ½ parte de jugo de manzana y unas gotas de jugo de limón. Decorar con rodajas de manzana verde. Agregar hielo. Servir en copa de vino.

-NC Extra Brut Pêche:servir 2 partes de extra brut, 1 parte de pulpa de duraznos licuados y algunas gotas de lima. Decorar con ramas de tomillo y rodajas de lima. Servir en copa flauta.

-NC Dulcet Chérie:agregar 3 partes de espumoso dulce, 1 cucharada de miel, 15 ml de jugo de limón. Decorar con piel de limón. Agregar hielo. Servir en copa de vino.

-NC Brut Malbec Rose Rouge:combinar 3 partes de brut malbec rosé y 25 ml de cassis. Decorar con arándanos y unas rodajas de frutilla. Agregar hielo. Servir en copa de vino.

¿Te gusta esta bebida? ¿En qué ocasiones te tomarías un buen espumoso? ¿Tenés algún otro ritual o consejo para elegir la mejor? También la Coctelería hot: prepará tragos afrodisíacos

Expertas consultadas: Agustina de Alba, sommmelier y Brenda L. Stewart, Wines Brand Ambassador de Diageo.

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala