revistaohlala.com

La Hermana Mónica: "Le dije al Papa que la que está haciendo lío soy yo"

La hermana Mónica Astorga Cremona creó un refugio para mujeres trans en Neuquén y ayuda a presos en todas las cárceles del país; enterate quién es esta mujer que, según sus propias palabras, "está haciendo lío"

Por Marina Herrmann | Revista OHLALÁ!

 
 
 
Mónica Astorga Cremona, una monja carmelita descalza que acompaña a los presos y ayuda a las mujeres trans.  Foto: Facebook Mónica Astorga Cremona

La hermana Mónica Astorga Cremona, una monja que pertenece a la Orden de las Carmelitas Descalzas, atiende el teléfono y sintetiza en pocas palabras la movilización que generó cuando se dio a conocer su trabajo: "Yo le dije al Papa, que aunque él le pidió a los jóvenes que hagan lío, la que lo está haciendo soy yo".

Mónica salió en las últimas semanas en varios medios de la provincia de Neuquén, donde vive en un convento de clausura, por la tarea que realiza con un grupo de mujeres trans. Pero además de este trabajo, desde hace muchos años ayuda a presos de las cárceles de todo el país.

La voz de Mónica es fresca, calma, y enérgica, y si una persona desconoce su edad, apostaría a que no tiene más de treinta y pico de años. Sin embargo, detrás de esas cuerdas vocales hay 30 años de trabajo en la comunidad, y 50 de edad. Por eso su necesidad de aclarar que aunque el Papa le habló a los jóvenes, la que está "haciendo lío" es ella.

¿Quién es Mónica?

Mónica se ordenó cuando tenía 20 años, y recuerda que en un primer momento su preocupación eran los jóvenes de su misma edad que se drogaban y terminaban borrachos, por eso dedicaba sus oraciones a ellos.

Después, empezó a trabajar con presos, a los que acompaña hace 20 años a través de cartas y conversaciones telefónicas que mantiene con regularidad: "Con los presos siempre me tocan los casos más conflictivos, porque me gustan los desafíos".

"Todas las mañanas leo las noticias y los policiales, y muchas veces me encuentro con que algunos de mis presos se han escapado", dice con una risa tierna, como la de una madre cuando habla de sus hijos.

"Yo siento que Dios me pide que acompañe a las personas heridas y por eso me hago cargo. Muchas veces me dicen que me pongo del lado de ellos, es que siento que desde ese lugar los puedo comprender. Porque cuando los miramos desde el otro lado es imposible. Yo me meto a fondo", agrega la hermana.

Y por este tipo de actitudes es que no sorprende que en diciembre de 2005, cuando se acercó Romina, una mujer trans, a la Parroquia de Lourdes, el obispo decidiera que este era un trabajo para ella.

Romina fue en aquel momento a la Iglesia porque quería donar el diezmo de su sueldo. "Cuando el sacerdote le preguntó de dónde provenía, ella le dijo de la prostitución, y le explicó que ese era el único trabajo que podía tener. En ese momento el sacerdote me llamó y me contó el caso".

"Así fue como empecé a vincularme con ellas", recuerda Mónica.

Las carmelitas descalzas

La orden de las hermanas carmelitas descalzas es una comunidad en la que las monjas se dedican a la contemplación y viven una vida de clausura en los conventos. Sin embargo, aunque Mónica vive en el convento y no sale de allí salvo para tareas muy esporádicas y específicas, encuentra la manera de generar acción.

"La primera vez que vino a verme el grupo de mujeres trans les pedí que me cuenten sus sueños. Una de ellas, Kathy, me dijo que el suyo era tener una cama limpia para morir", relata Mónica. En ese momento la monja se contactó con un sacerdote, le contó el caso y consiguió una casa abandonada, que con el tiempo se convirtió en el refugio de las chicas, como las llama Mónica.

A medida que empezó a conocer a este grupo de mujeres se enteró de cómo vivían: que no podían ejercer otro trabajo que no fuera la prostitución porque no las aceptaban en ningún puesto, que muchas veces no terminaban de estudiar porque las discriminaban en las escuelas y que en los hospitales las echaban cuando estaban por morir, por lo que en la mayoría de los casos fallecían solas y abandonadas.

"Cuando Romina me empezó a relatar su historia no lo podía creer, y cuando escuché a las otras chicas fue peor. Cada día descubro más cosas", agrega.

 
La hermana Mónica con Romina, la primera muejr trans que se acercó a la Iglesia.  Foto: Facebook Mónica Astorga Cremona

Desde que Mónica trabaja con este grupo consiguió que tengan un refugio donde pueden quedarse si están enfermas y donde realizan un taller de costura, e incluso ayudó a una de las chicas a que pueda abrir una peluquería para trabajar. Además, convenció a Kathy de que se sumara a Alcohólicos Anónimos, y hace dos años y medio que no toma.

Mónica admite que dentro de la propia Iglesia hay opiniones encontradas en cuanto a la tarea con estas personas, pero asegura que cuenta con el apoyo del Papa Francisco, y que en su comunidad ya lograron pequeños avances.

"Una vez, apenas había llegado Romina a la Iglesia, una señora vino a buscarme y me dijo: "Hay un travestí". Yo le conteste que era una mujer trans, y luego me pregunto qué hacía ella en la iglesia, a lo que yo le respondí "¿Qué hacés vos acá?". Al principio me siguió cuestionando la presencia de Romina, hasta que le pregunté qué pasaría si ese fuera su hijo", cuenta.

"Después de un par de días, volvió y me pidió disculpas, y en la misa siguiente fue a buscar a Romina para darle el saludo de la paz", agrega.

El apoyo del Papa y los proyectos

"El centro de la Iglesia es Jesús, y él no discrimina a nadie", dice Mónica, cuando explica por qué se dedica a trabajar con grupos de personas que suelen ser excluidos y rechazados.

Además, afirma que el Papa Francisco conoce el trabajo que ella realiza con este grupo de mujeres, y que la apoya. En un correo él le escribió: "En la época de Jesús los leprosos eran rechazados así. Ellas son los leprosos de la actualidad. No dejes el trabajo de frontera que te tocó".

Mónica cree que la sociedad entera debe cambiar para que las mujeres trans puedan integrarse y tener una vida normal, lejos de la prostitución y las drogas: "Las chicas hacen un esfuerzo enorme, y contra corriente, hay que ayudarlas e integrarlas. Ellas son personas capaces e inteligentes, pero son maltratadas. Somos nosotros mismos los que las llevamos a las calles. Si la sociedad les abre las puertas y les da una oportunidad, las podemos ayudar a que salgan de eso. Yo quiero sacarlas de la calle, las drogas y el alcohol".

 
Este es el grupo de mujeres con el que trabaja la Hermana Mónica.  Foto: Facebook Mónica Astorga Cremona

Para tratar de entender cómo piensa la gente Mónica lee los comentarios en las notas que se publican online, sobre todo los de las notas policiales: "Siempre que los leo pienso quién es esa persona para juzgar así y enterrar a otra en vida. Nunca sabés lo que te puede pasar mañana. Los comentarios que veo son terroríficos, pero me ayudan a entender lo que piensa la gente", agrega.

Con la ilusión de quien cree que nada es imposible, Mónica confiesa su sueño: "Quiero hacerles unos monoambientes a las chicas para que tengan una vivienda digna. Yo siempre les digo que sueño con hacer un edificio. Ya llamé a un arquitecto y -aunque no tengo un peso- le dije que me gustaría que tenga unos locales para las chicas, y poder alquilar unas oficinas para ayudar a las familias carenciadas".

"Las chicas me contestan que mi sueño es maravilloso, y me dicen: "Seguro no vas a parar hasta que se haga realidad", agrega con entusiasmo.

Para finalizar, Mónica se descarga: "Si pudiera le gritaría al mundo que las respeten y las amen, porque ellas se merecen eso".

¿Qué opinás del trabajo de la Hermana Mónica? ¿Creés que vale la pena destacar el trabajo de personas como ella?

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala