revistaohlala.com

Renová tu asiento de esterilla

Esta vez recuperamos por completo una silla con el asiento roto. ¡Seguí el paso a paso!

Por Verónica Gutiérrez de León | Para Revista OHLALÁ!

 
 
 

En el posteo de hoy vamos a reciclar una petit silla que es bonita por donde se la mire. Quizás la foto que ves no logre captar la delicadeza de sus patitas cabriolé, las tallas con pequeñas rosas, sus curvas... Pero sí podés ver que su asiento de esterillas está roto.

La idea, obviamente, es reciclarla y para eso vamos a reemplazar el esterillado original por un asiento tapizado. De paso, también renovamos su lustre viejo y oscuro.

Materiales

Placa de fibrofácil de 3 mm

Goma espuma

Lienzo

Género para tapizar

Tachas o galón

Lija 150 y 360

Lustre pigmentado (opcional)

Cera en pasta para pisos de madera

Aguarrás

Removedor en gel (opcional)

Semillas de tapicería o engrampadora

Paso a paso

 

Para sacar la esterilla rota de un asiento simplemente usá un cutter. Con mucho cuidado para no lastimarte, cortá el entramado bien a filo del bastidor.

Te van a quedar algunos pedacitos de esta fibra atrapados en las perforaciones que se hacen para su tejido, pero no te preocupes porque allí pondremos el nuevo asiento.

 

En el paso siguiente sacamos tanto lustre oscuro que hasta logró tapar las flores talladas sobre la madera.

 

Imagen 1: primero, pasale a la silla un trapo con aguarrás para eliminar la suciedad que suele "empastar" la lija.

Imagen 2: luego, con la lija de grano Nº 150 trabajá el mueble siguiendo la veta de la madera.

Imagen 3: una vez que terminaste, repasá la superficie con lija 360. Tocá la madera: ¡tiene que estar súper suave!

Imagen 4: si tu silla tiene tallas o el lustre está muy adherido, podés usar removedor en gel. Si nunca trabajaste con este producto entra a este paso a paso para ver cómo proceder.

 

Para lograr un color más homogéneo podés pasarle una mano de lustre a la goma laca pigmentada con una pizca de anilina para madera color roble oscuro y nogal. En este caso la idea no es teñirla sino revitalizar su tono claro que de por sí es muy bonito.

Lo que no puede faltar para que el mueble quede protegido es aplicarle una mano de cera incolora para pisos de madera. Dejá secar y lustrá.

Asiento

Como te conté, la idea es reemplazar el esterillado roto y para ello vamos a colocar una placa de fibrofácil de 3mm. Esta solución también te puede servir para sustituir asientos quebrados de madera terciada, como por ejemplo los de algunas sillas thonet o estilos similares.

Vamos a empezar haciendo un molde de papel con la forma del asiento que también nos servirá para los pasos siguientes, así que no lo tires hasta el final de trabajo.

 

Imagen 1: colocá sobre la base del asiento un papel sujeto con cuatro clavitos. Con un lápiz tomá el contorno.

Imagen 2: luego cortá la silueta y marcá con una cruz el frente del respaldo. Colocá el molde nuevamente sobre el bastidor y chequéalo. No es necesario que sea exacto.

Imagen 3: si el corte lo vas a hacer vos, pasá el molde al fibrofácil de 3 mm. Caso contrario podés llevar el molde y encargar el trabajo a una maderera.

Imagen 4: cortalo con una caladora eléctrica o sierrita.

 

Una vez listo, colocá varios clavitos.

Relleno

Este tipo de asiento no lleva mucho relleno, por lo tanto con una placa de 4 cm y dos más pequeñas de 1 cm, son suficientes. Pero obviamente, la altura es a piacere.

Acordate que las placas de goma espuma se pueden sumar pegando una sobre otra para lograr mayor altura. Además, en algunos locales venden recortes que te pueden servir para estos trabajos.

 

Imagen 1: la goma espuma de mayor espesor es similar al molde. Las otras, son más pequeñas.

Imagen 2: colocá adhesivo de contacto en la placa de fibrofácil, en el centro y en los bordes. También entre las placas (pero muy poquito). Deja orear unos segundos y comenzá a pegar respetando las formas del asiento.

Imagen 3: otra forma más fácil de manejar el relleno es colocando grampas al borde del bastidor.

Lienzo

Arrancamos como siempre poniendo un lienzo para facilitar el trabajo de tapicería.

 

Imagen 1: sujetá la tela algunas semillas y cortá el excedente de género.

Imagen 2 y 3: estirá con fuerza de un lado. Doblá la tela con la mano y colocá varias semillas.

Imagen 4: si querés podés reemplazar las semillas por grampas. No coloques muchas, sólo las necesarias para sostener el lienzo.

Tapizado

 

Si el género que elegiste tiene algún diseño en especial, podés colocar el molde de papel sobre la tela para ver cómo quedará sobre la silla. Cuando cortes agregá varios centímetros por lado, así trabajas tranquila.

Empezamos a tapizar :

 

Imagen 1: acomodá la tela sobre el asiento. Estirá hacia los cuatro costados y coloca una semilla de cada lado para sostenerla. Corta un poco el excedente de género para trabajar más cómoda.

Imagen 2: dobladillá la tela con las manos dejando 1 cm de margen como máximo. Engrampá ese lado. El resto de los lados sujetalos con semillas sin hundirlas por completo.

Imagen 3: volvé a estirar la tela y de ser necesario cortá nuevamente el género que sobra.

Imagen 4: repetí el paso con los lados restantes.

La secuencia es: estiro, recorto el excedente de género, hago un dobladillo con los dedos y sujeto con grampas. Así en los cuatros lados, siempre respetando la forma y curvas del asiento.

Finalmente podés tapar las grampas con tachas o, simplemente, con un galón.

 

En este caso coloqué uno que fijé con pegamento universal (tipo Unipox gel) y rematé con varios tachuelas de tapicería a la vista. Una alternativa ideal si te gustan los muebles con terminaciones más rústicas.

 

¡Listo! Cualquier duda, ¡avisame! Cariños,

Vero

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala