revistaohlala.com

Sexo: respuestas que nos sirven a todas

Las expertas dan sus consejos sobre distintos aspectos de las relaciones; ¿qué pasa durante el Mundial?

 
 
 
¿Cómo te divertís con tu pareja?.  Foto: Corbis

Me da vergüenza que me practiquen sexo oral por el mal olor, no me puedo conectar. En general, me lavo antes, pero pierdo espontaneidad y no quedo del todo cómoda. María Eugenia, 29 años.

Tu planteo es muy frecuente. A gran parte de las mujeres les pasa lo mismo. Lo importante es entender que a los varones suele no molestarles el "olor" de los fluidos femeninos, es más, les encanta disfrutarlos y los excita mucho.

Por supuesto, cada quien decide sus niveles de higiene, pero si están dentro de aquellos elegidos por vos y ese "olor" te sigue molestando, sin duda te aconsejo visitar a un ginecólogo.

En caso de que todo esté bien, relajate..., y si a él le gusta, animate a pasarla bien.

Hace un año y medio que doy de mamar a mi hijo, y me cuesta erotizar esa zona con mi marido, ¿qué puedo hacer? Irene, 36 años.

Esto que te pasa también es muy frecuente. Y sí..., cuando amamantamos, las "lolas" son del bebé y no es fácil compartirlas, incluso con el padre del niño. La propia naturaleza nos pone en ese lugar, le otorga al bebé toda la propiedad de ese "terreno". No te alarmes ni te esfuerces. Todo va a volver a la normalidad cuando dejes de amamantar. Y no te apures, cuanto más lo amamantes, mejor. Tiempo al tiempo.

Tengo 33 años, estoy en pareja desde hace 11 y tengo sexo una vez por semana, ¿está mal? ¡Mis amigas dicen que sí! Constanza, 33 años.

No escuches a las amigas, ni a nadie, respecto de ese tema. La frecuencia carece de importancia si es elegida por ambos.

Conozco personas que tienen encuentros cotidianos, algunas veces automatizados, solo "para cumplir", y otros sin el menor compromiso emocional.

Una relación sexual semanal, amorosa y "acariciante", y fundamentalmente divertida, está bien. No es bueno imponerse cosas que, por ser inventadas y artificiales, duran casi nada.

Vos y él, escúchense y vivan su sexualidad a su medida, sin copiar ni seguir patrones impuestos por la opinión de los otros.

Los juegos en pareja

¿Hay algún lanzamiento nuevo de sex toys? ¡Quiero estar a la moda! ¡Ja! Jimena, 28 años.

Cada día aparecen cosas, pero son casi más de lo mismo, tal vez, un poco más sofisticadas y perfeccionadas. Estudiándolas, me parece que les recomendaría el uso del anillo vibrador para pene, compuesto por un anillo diseñado para ajustarse a la base del pene que, mediante la vibración que produce, logra el estímulo justo para la pareja. Esta función dura alrededor de 20 minutos.

Otro elemento interesante podrían ser las fundas para dedos, para acariciar los genitales con gel lubricante. Ojo, luego de usarlos, lavarlos muy bien con jabón neutro, y nunca introducirlos en la vagina después de haber estado en el ano.

A mi novio le calienta que me disfrace, pero yo no me puedo concentrar en el personaje, me río mal... ¿Algún consejo para meterme en el rol? Paula, 26 años.

Evidentemente, a tu novio, le gusta "jugar", y a vos también, de otro modo no accederías a disfrazarte.

Y cuando uno juega, se divierte y se ríe. No es para nada necesario que dejes de hacerlo, si no, estarías interpretando un rol actoral "serio".

De ser así, el consejo sería tomar clases de actuación, pero no es el caso, ¿no? Entonces, seguí riéndote, ¡que está muy bueno!

Qué pasa con el Mundial

Que el Mundial viene a modificar cualquier rutina no hay dudas. Es una época de mucha exaltación, pasiones y deseos...

Es así como los encuentros sexuales también se alteran. Un trabajo de P&G en toda Latinoamérica indica que 72% de las mujeres quiere estar con su pareja durante los partidos de fútbol. El 52% lo acepta como el "período masculino", aunque cada vez más mujeres quieren estar al tanto de lo que pasa.

El Mundial suma muchas adeptas, ya que compartir un momento tan especial con la pareja despierta todos los sentidos. Si el equipo va en alza, el hombre está estimulado, con los sentimientos a flor de piel. Liberando endorfinas, listo para festejar la victoria, abre un espacio que podemos aprovechar para entregarse en un juego sexual que favorece a los dos.

Las más osadas pueden probar con un juego de roles, la celeste y blanca sobre el cuerpo desnudo, un aceite comestible o cualquier otra idea creativa, sumará risas y juego. Para el entretiempo o al finalizar el partido, un acercamiento potenciado y diferente es una buena opción.

Expertas consultadas:

Marta Rajtman, sexóloga, presidente de la Sociedad Argentina de Sexualidad Humana.

Mariela Tesler Hansen, especialista en sexualidad y Directora de Isabellina.

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala