revistaohlala.com

¡Que los bichos no te arruinen los muebles!

Hay insectos capaces de hacerse una panzada con tus muebles de madera. ¡Enterate cómo combatirlos!

Por Verónica Gutiérrez de León | Para Revista OHLALÁ!

 
 
 

Si te gusta reciclar muebles hay una regla de oro en este metiére: antes de ponerte a trabajar revisá que la pieza no tenga xilófagos, o dicho en criollo: fijate que no haya insectos u hongos que se alimentan de la madera. Veamos de qué se trata.

Cómo distinguirlos

Hay varios tipos de insectos capaces de anidar en una madera por varios años: carcoma, termitas y hasta un tipo de pequeñas polillas.

Es posible detectarlos porque dejan en el mueble pequeños orificios de entrada que en realidad son verdaderas cavernas que realizan en el interior de la madera a medida que se alimentan de ésta.

 

Sin embargo, que veamos "agujeritos" no significa que el mueble esté actualmente infestado. Observá a continuación la imagen.

 

Cuando los orificios son claros todo indica que la plaga está en plena actividad. Se trata de madera recién "perforada", de ahí su color. En cambio, cuando son oscuras resulta que ya fueron eliminados anteriormente y por lo tanto, la madera se oxida y se oscurece.

Cómo erradicarlos

Distinguido el "enemigo", veamos qué hacer ante la evidencia de que el mueble está infestado o simplemente para prevenir.

La primera fórmula es sencilla, efectiva y muy fácil para manejar en una casa ya que sus niveles de toxicidad son más controlables.

Se trata de crear un ambiente tóxico para los insectos mediante la utilización de un insecticida en aerosol y una bolsa de plástico para envolver el mueble que impide la entrada de oxígeno.

Este método sirve tanto para prevenir como para eliminar xilófagos y es ideal para muebles pequeños.

 

Materiales

Insecticida en aerosol para matar cucarachas

Bolsas de consorcio o un plástico grande

Cinta adhesiva

Tijera

Aspiradora

Paso a paso

 

Imagen1: Tomá varias bolsas de consorcio y cortalas de tal forma que te queden totalmente abiertas.

Imagen 2:Identificá las cavernas u orificios y echales bastante insecticida. Rociá también, el interior del mueble.

Imagen 3: Ahora, envolvé el mueble con los plásticos y cerrá lo más herméticamente posible con las cintas adhesivas. Dejá libre sólo una pequeña entrada.

Imagen 4: Por allí, introducí la manguera de la aspiradora para "aspirar" el aire. Dejá actuar durante tres o cuatro días. Pasado ese tiempo, retirá el envoltorio del mueble.

Otra opción con productos específicos

Para muebles de gran porte o difíciles de envolver se puede utilizar un insecticida para madera que se compra en la mayoría de las ferreterías y pinturerías y que se puede inyectar o aplicar a pincel.

Sin embargo, este tipo de venenos es mucho más peligroso para su manejo, por lo tanto hay que seguir estrictamente las instrucciones de uso detalladas en el envase.

Veamos cómo:

Insecticida inyectado

Materiales

Insecticida para maderas

Guantes gruesos aptos para manejo de químicos

Un recipiente (por ejemplo la tapa de los frascos de café o una latita)

Jeringa

Paso a paso

 

Imagen 1- Elementos de trabajo

Imagen2 - Identificá todos los agujeritos que tenga el mueble. Te aconsejo que los marques con una cinta adhesiva para que puedas verlos rápidamente.

Imagen 3- Con los guantes puestos verté una parte del insecticida en una tapa o una lata. Cargá la jeringa e inyectá el veneno en cada orificio.

Imagen 4 - Luego cerrá los orificios con masilla para madera

El mismo insecticida aplicado a pincel

Para aplicarlo a pincel el mueble tiene que estar libre de barnices o pintura, ya que necesitamos que el líquido penetre por los poros de la madera.

Los materiales son los mismos que en el paso anterior, salvo que en este caso usamos un pincel viejo o que destinemos en lo sucesivo para este fin.

Paso a paso

- Colocate los guantes y echa una parte del insecticida en un frasco. Colocá poco líquido, así no te queda producto de sobra.

 

- Sumergí el pincel y aplicá tres manos del veneno sobre el mueble como si estuvieras pintando. Entre mano y mano esperá ocho horas. Tapa con masilla los orificios.

Una vez curado el mueble, podés pintar o lustrarlo.

 

Recomendación:

Guardá en un lugar seguro y fuera del alcance de niños o mascotas todos los elementos que hayas usado en una bolsa cerrada (latita, pincel, jeringa, guantes, etc) para el próximo trabajo.

Tené en cuenta que, tal como me informó el área de Prensa y Comunicación de la Secretaría de Gestión Comunal y Atención Ciudadana del GCBA, no existe en esta ciudad, por ejemplo, una normativa que indique cómo deshacerse a nivel domiciliario de los elementos que usaste o del producto sobrante.

Nada más por hoy. Cualquier duda o consulta para reciclar tus muebles, avisame. ¡Buena semana!

Vero

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala