revistaohlala.com

¿Qué bebé?

 
 

¡Buen día!

Hoy me levanté pensando en esta canción:




Se ve muy bien el panorama

Chispas de bengala por doquier

Ahora sí mi día aclara

Se ha iluminado mi jardín..

Me pone de buen humor.

En fin, tema hijos. Sí, hoy toca.

Resulta que estamos en dilemas con nuestra cama. Tenemos que cambiar el colchón, y ayer, cuando se lo conté a mi abuela para pedirle una recomendación, me dijo "y porqué no se compran una más grande, de dos plazas y media, porque después con el bebé.".

¿Qué bebé? Se estarán preguntando. Eso mismo me pregunté yo.

Ella lo dijo convencidísima, como si yo estuviera embarazada de 5 meses. Chocha. Imagínense mi cara de desconcierto.

Otra vuelta, el mes pasado, día de la madre. Nacho y yo teníamos casados, ponele, dos semanas, estábamos recién llegados de la luna de miel. Llamé a una tía por teléfono para decirle feliz día, y antes de decirme hola, o gracias, o buen día, me dijo "ayyyy, ¡pronto vas a ser mamá vos también!!!".

Ronda 3. Aún antes de casarme, un día tomando unos mates con unas amigas, ellas se amotinaron y me dijeron que, para ellas, yo me iba a quedar embarazada este verano. Es más, por qué no en la luna de miel. Y risas van, risas vienen, Agustina me encajó a su hija Luli "para que vaya practicando", y se tiró a dormir en el sillón. (Luli es lo más, y me encanta cuidarla, pero de a ratitos. Les admito que también me encanta devolverla).

Que te digan tanto, te pone un poco a la defensiva. Explicás que todavía no querés, que no estás lista, que te acabás de casar, que trabajás hasta los fines de semana y que tu trabajo te encanta, que muchas veces no te da el tiempo ni para ir al gimnasio, que se te mueren las plantas, que te olvidás de pagar las cuentas, que tu casa todavía parece un campamento, en fin, que NO. Y lo decís firme. Firmísima. A ver si los convencés de no ponerte presión. Eso.

Por otro lado, no es que uno dice "ayyy, me gustaría quedarme embarazada", y pliiiiin!!! De repente estás esperando un bebé. No es lo normal, creo. Algunas de mis amigas están buscando hace un tiempo, una de ellas viendo a un especialista, y todavía nada. Aunque claro, también está la que dijo "nos dejamos de cuidar ahora para quedar en un par de meses", y a las dos semanas se hizo un evatest y le dio positivo. Nunca se sabe.

Pero lo que me estoy dando cuenta, es que tanto ponerte a la defensiva y decir que NO, que NO TODAVÍA, te cierra un poco. Y que te hace perder de cosas. De lo que tienen mi amigo Fede y su chica:

El otro día, Fede vendió su camioneta, una camioneta querida que tenía hace años, y que nos llevó en varias aventuras viajeras, mandó un mail general contando que la había vendido, y haciéndole un pequeño homenaje, nombrando y rememorando dichas aventuras. "Y la vez que con tal dormimos en la caja durante todas las vacaciones. y las veces que nos subimos como 11 para ir a lo de tal, todos apiñados. y cuando llevábamos a la abuela hasta tal lado.". En su mail, Fede contó también que se compró una camioneta nueva, más cómoda, a la cual a la abuela no le va a costar subir, y sin caja, porque nuestras espaldas ahora claman comodidad aún de vacaciones. Pero lo mejor de todo, es que se animó a proyectar aventuras para su nueva camioneta también, y puso "quién te dice, que cuando la contadora termine su carrera, esa camioneta llevará también una sillita de bebé".

No sé a ustedes, pero a mí eso me emociona. Alegrarse pensando en lo que podría pasar en un futuro,y soñar en voz alta, me parece de valientes .Aunque no estén listos, aunque no sea algo que va a pasar este año o el que viene. Tranquis, sin apuro, pero soñando, y compartiendo. Me parece espectacular.

En fin, así que me di cuenta que decir perpetuamente que NO, y hablando de todas las razones por las cuales todavía NO, me está haciendo perder de algo. De eso, de la "alegría de la anticipación de algo bueno que puede venir algún día". Como ahora, vieron, que en los supermercados ya hay adornos de Navidad y verlos nos da "alegría de la anticipación", aunque para Navidad falten mil años. De, como mis amigos, soñar en voz alta, y de compartirlo. De ser valiente, y abrirme a una idea.

Sofi

@sofiorsay

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala