revistaohlala.com

Un paseo por el Mercado de Las Pulgas

 
 

Hace mucho, pero mucho tiempo que no iba. Desde antes que se mudara. No sé por qué, tenía la idea de que los precios eran caros y que era solo para turistas. Pero cuando mi amiga Flor me dijo que tenía que ir, que por qué no iba a ver si encontraba alguno de los muebles que me faltan, ahora que la casa es más grande, me pareció divertido, sino solo sea para contarles. En Av. Manuel Dorrego 1650, esquina Conde, se encuentra el Mercado de Las Pulgas , donde hay 143 puesteros que venden antigüedades, objetos reciclados, arte y hasta sombreros. Creo que amerita una visita de vez en cuando, a ver si encontramos algún detalle único para nuestra casa.

Les muestro algunos hallazgos:

 


Mesa, $2500 Local 13.

 


Me enamoré de este escritorio.

 


Silla tipo banquero, de 1940.

 


Sillas de comedor a reciclar, $600 cada una en el local 130.

 


Esas sillas de espalda triangular me encantaron.

Además, hay cientos de latas antiguas, objetos de colección (desde revistas Billiquen hasta discos de vinilo, que se pueden encontrar en el local 29), vajilla (una azucarera del local 106 robó mi corazón para siempre), lámparas (en el local 126, las lámparas colgantes de los años 50, 60 y 70 valen la pena un vistazo), marcos restaurados (local 131, y si tenés alguno tuyo que querés restaurar, ellos te lo hacen), muebles estilo campo (en el local 145 hay de esas mesas y estanterías enormes de madera, bien campestres), y cosas impensadas, como sombreros hechos con chapitas y materiales no tradicionales, que desde hace añares hace Tony en el mercado.

Finalmente no compré nada, pero sí me sirvió de inspiración para decorar mi casa. Hoy todavía está llena de cajas, y de un par de sillones que rescaté de la baulera de mi abuela, que tengo fe que una vez encolados y re-tapizados, quedarán perfectos.

Si van al mercado, les dejo unas recomendaciones: Está abierto de martes a domingos de 10 a 19, pero al mediodía, cuando yo fui, algunos puesteros cierran la reja y se toman un rato para la siesta. Así que vayan o antes de las 13, o después de las 3, por las dudas. Si van en auto, acuérdense que es difícil encontrar lugar para estacionar por la zona, así que empiecen a buscar varias cuadras antes. Y si les gusta algo, ¡regateén! Vale la pena, porque a veces bajan un montón los precios.

¿Alguna encontró algún tesoro en un mercado de pulgas? ¡Cuenten!

Sofi

@sofiorsay

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala