revistaohlala.com

Cibercelos: aprendé a controlarte

Hoy, las redes sociales son el peor enemigo de cualquier novia celosa. Ojo con la persecuta: no te enrolles de más

 
 
 
¿Sos de mirar todo lo que él publica?.  Foto: Ilustración de Ariel Escalante

Por Ana Paula Queija

Aunque te divierte ver cada tanto el programa de chimentos, esto de tener la novela de la tarde en la compu y con tu novio como protagonista es agotador. Pero ya adquiriste el hábito y vivís pendiente de sus movimientos en las redes. Entonces, cuando creías que todo estaba bien y que en realidad vos sos una exagerada, te enterás de que él sumó a una nueva amiga a Facebook que, además, es una bomba, descubrís un "Like" confianzudo o entrás a su Twitter y enganchás una respuesta que te huele mal. Eso no es todo: si en tu persecuta indomable vas un poco más allá e indagás su lista del teléfono y encontrás un nuevo contacto en Whatsapp..., ¡catástrofe en puerta! En la vida 2.0, si sos celosa, estás frita. Las nuevas tecnologías te minan el terreno y tenés que estar atenta a cada vez más flancos. ¿Cómo manejar la tentación para no volverte una stalker a la caza constante de historias clandestinas?

1. Me pongo loca cada vez que descubro que tiene una nueva amiga o seguidora, y más todavía si le da "Like" a la foto de una minita

Estás en el laburo, abrís el Facebook y entrás a ver su lista de contactos para supervisar que todo siga en su lugar. En "Agregados recientemente", encontrás a una nueva amiga. Sofía, se llama, y es una morocha en bikini con cada curva en su lugar. En la actividad que te muestra la pantalla a tu derecha, ves que "A Tomás le gusta la foto de Sofía". Te ponés loca, querés decirle de todo y después cambiar la cerradura de tu casa para que no vuelva a entrar.

¿Qué hacer?

Pero, ojo, es cierto que un "Like" puede significar "te quiero comer cruda", pero también puede querer decir "qué buen viaje" o "me caés bien por ser la novia de mi compañero del laburo, el mismo que te sacó la foto". A veces, estamos hablando por teléfono o con mucho en la cabeza y, al mismo tiempo, abrimos Facebook y ponemos "me gusta" casi como un reflejo, desde una fase inconsciente. ¿No te pasó?

2. No me cierra que no haya cambiado el estado de Facebook o que no tenga fotos conmigo

Tenés otra objeción más: en lugar del perfil de un tipo de 30 años, su Facebook parece un grupo creado para los egresados de 2002. Las fotos son una sucesión de imágenes con los mismos quince amigos amuchados, levantando las copas en un bar, de viaje en Las Vegas o en la playa de Pinamar, y ninguna con vos. Me esconde, pensás, y también te preguntás por qué su estado no indica "en una relación con".

¿Qué hacer?

Tranquila, a muchos hombres les da vergüenza ser etiquetados en una situación romántica. Si sus amigos lo ven abrazado a vos con cara de oso panda, se puede transformar en un tablero de dardos por un año, como mínimo. A muchos chicos los intimida exponer su privacidad entre los contactos, y tené cuidado con la sospecha: a veces, los que más amor demuestran en Facebook son los que más esconden, muchos tapan culpas con las fotos felices de la pareja y las declaraciones públicas de amor.

3. Cada vez que le llega un mensajito, le pregunto quién es y sospecho, chequeo cuándo fue su última conexión al whatsapp y le reprocho si no me contestó al instante

Mientras miran una película a la noche, le suena el Whatsapp. Una, dos, tres veces. No lo mira, vos pispeás. Cuando ponen pausa en el DVD para buscar algo para tomar, él chequea su celular. Te morís de intriga, no podés contenerte y le preguntás: "¿Quién te manda un mensaje a esta hora?", con el tono de maestra Siruela que hasta a vos te molesta escuchar. Es del grupo "Los de la facu", que están organizando una salida para dentro de dos semanas. Quedaste expuesta otra vez.

¿Qué hacer?

Acá, el consejo es ser estratega. Cuánto más lo ponés bajo sospecha, más incómodo se siente y más se va a alejar de vos. Poner un tema en agenda puede hacer que se tome más seriamente como alternativa. Si sospechás de los mensajes que le llegan, el planteo debe ser más profundo, y si elegís estar con él, confiá en vos. También te enojás por su última conexión a Whatsapp y porque no te respondió al instante. Relajate, los horarios de Whatsapp pueden fallar, ojo con confiar tanto en la tecnología y tan poco en tu pareja.

4. Ahora sí pasé la raya: le revisé todo lo que pude (mails, redes, mensajes, chats). Encontré algo dudoso, pero no sé cómo encararlo para no deschavar que estaba invadiendo su privacidad

No pudiste con tu desconfianza y ansiedad, se olvidó el Facebook abierto y diste vuelta todo. Como el que busca encuentra, te topaste con un mensaje de 2011, cuando ya estaba con vos, ¡y estaban hablando de vivir juntos! "Pensar que cuando estábamos juntos eso no lo hacías", le mandó a su ex. Y ahí las megadudas: ¿habrán seguido hablando después?, ¿se lo dijo con alguna intención?, ¿qué hago, se lo pregunto a él?

¿Qué hacer?

No, no se lo preguntes. Transgredir su privacidad puede generarle un quiebre irrecuperable en la confianza . Mejor guiate por cómo es él con vos, fijate cómo te mira, si están conectados o si tiene una conducta huidiza y está todo el día con el celular. Es verdad, siempre nos pueden meter los cuernos y hasta se pueden enamorar de otra, pero el miedo solo paraliza y te hace alejarte de quien sos realmente. Juntá valor y no vuelvas a cruzar el límite. Si él está en otra, te vas a dar cuenta en el terreno offline.

¿Y si él es el celoso?

También podemos ser víctimas. ¿Nunca te hicieron una escena por algo que publicaste, por un nuevo amigo o mensaje? Ellos también caen en la trampa y empieza el conflicto. Pero hay que prestar mucha atención porque, si bien las redes sociales potencian los celos, lo que de verdad está pasando puede ser otra cosa. Es así, te pelea porque chateaste con alguien enigmático, pero no hablan de lo que ocurre en la pareja, no se cuestionan cómo están. Si él está desconfiando (con o sin motivo aparente), el problema no pasa por internet sino por la pareja. Las redes no crean patologías sino que las incrementan. Los celos, la posesión y todo lo que está en el ser humano se amplifica.

Cifras

13,5 millones
La población argentina online es de 13,5 millones de visitantes.

1 de cada 5
Facebook es la principal fuente de pruebas del 20% de los divorcios en los Estados Unidos.

Expertos consultados
Lic. Diana Schnaiderman , psicoanalista, miembro de APdeBA.
Francisco Vacas, doctor en comunicación y docente de la Universidad Austral.

¿Te pasa lo mismo? ¿Sos de buscar datos de él por todo el ciberespacio? ¿Cómo te controlás?

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala