revistaohlala.com

La cafetería de Tom Hanks y Meg Ryan

 
 

Conociendo Café Lalo

En otra entrega de esta semana les mostré el café que sirvió de fachada para la serie Seinfeld. Ahora es el turno de Café Lalo (ubicado en 201 calle 83, NYC). Café Lalo se autodenomina "el café más famoso de Nueva York, exhibido en la exitosa película: Tienes un email " , protagonizada por Tom Hanks y Meg Ryan. De hecho, en las ventanas del lugar hay pegadas fotos con escenas de la película para testimoniarlo.

Lo más atractivo de este café es el rincón de tortas y dulces que dificultan la elección a la hora de pedir. Y su especialidad, el cappuccino, el cual sirven en tazas extra-grandes.

El lugar tiene varios posters enmarcados de publicidades antiguas y el lugar es luminoso, debido a los grandes ventanales que van desde el piso hasta casi llegar al techo. Contra las ventanas hay una barra donde uno puede instalarse a ver la gente pasar mientras que su cuerpo absorbe cafeína desde su tazón (o mug, como lo llaman acá).

Mis pensamientos van siempre hacia un mismo lugar: los norteamericanos sí que saben promocionar su país. Y después pienso: ¿no estaría bueno que los argentinos hagamos un poco más alarde de los lugares increíbles que tenemos como para atraer más turismo?

Alguien hace poco me contó un relato que ilustra perfectamente el marketing made en USA. En Hollywood hay un recorrido que se llama la excursión de las estrellas (en inglés, el Star tour), en el cual la gente recorre la casa de los famosos en Los Angeles. Me dijeron que este paseo no puede ser más engañoso, porque uno va a estas mansiones gigantescas que se ven desde lejísimos a causa de las grandes rejas, la seguridad y los extensos jardines que delimitan el territorio. Es decir, que uno se debe conformar (después de pagar sus billetes) con un matorral gigante y la frase del guía que acompaña: ahí, bien atrás, (imperceptible para la vista, pero ahí está) la casa de Jennifer Aniston o Drew Barrymore.

 

 

 

 

 

 

PD: Quería contarles que estoy muy satisfecha con Williamsburg, el barrio donde nos mudamos. Vivir en Manhattan después de un tiempo puede abrumar a personas que gozan la tranquilidad.

Manhattan es una marea de gente, que siempre está corriendo y a las apuradas, muchos de ellos, turistas que van y vienen con sus valijas con rueditas. Como vienen por pocos días quieren aprovechar todo ya, sin ningún tipo de demoras. Además, hay un constante recambio de gente que llega y gente que se va. Rascacielos y luces luminosas siempre promocionando alguna novedad que uno (seguro) se está perdiendo.

Para mí, es mejor vivir en Brooklyn y estar a tiro (perdonen el lunfardo) de la gran ciudad en subte o bicicleta. La primera mañana durmiendo acá, me di cuenta que en vez de las ambulancias, escuchaba los pajaritos. Impagable.

¡Que tengan un buen fin de semana!

@TeodelinaB

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala