revistaohlala.com
 

¡Renová una silla con pintura y lija!

Una propuesta simple para reciclar con muy pocos materiales y lograr un mueble como nuevo

 
 

Por Verónica Gutiérrez de León
Especial para revista OHLALÁ! Web

Esta pequeña silla llegó al taller con el pedido de que la renovara por completo. Tenía las patas flojas y en falsa escuadra; un relleno desproporcionado para su tamaño, el tapizado que pedía a gritos "cambio" y si bien el lustre estaba en buenas condiciones, el tono logrado no era lindo ni acompañaba la decoración del ambiente.

Ya está encolada y con un nuevo relleno. La propuesta que sigue es pintarla de blanco y luego desgastarla con un suave decapé .

 


Materiales

Látex blanco (o el color que te guste)
Barniz al agua incoloro mate
Cera en pasta incolora
Lijas 180, 240 y 360
Pincel de pelo suave (como el que se consigue en librerías artísticas para pintar con acrílicos)
Trapo o estopa de algodón
Aguarrás o thinner

Paso a paso

Limpieza del mueble

Para empezar a trabajar lo primero que vamos a hacer es pasarle un trapo o estopa de algodón embebido en aguarrás. La limpieza es un paso importante ya que el solvente arrastra el polvo y la gratitud de la superficie.

 


Lijado

Como originalmente el mueble está lustrado a la goma laca, sólo basta una suave lija de grano medio (Nº240) como para generar mordiente pero sin sacar el lustre , así no se corre el riesgo de que una vez pintado aparezcan los típicos manchones de la tinta con que fue teñido el mueble. Retirá el polvo.

 


Pintura

Para mayor comodidad y de ser posible trabaja sobre una mesa protegida con papel o cartón. Colocá la silla con las patas para arriba y empezá a pintarlas. No te olvides de pintar la parte inferior del respaldo.

Una vez que terminaste esta zona, dala vuelta y continuá pintando el resto del mueble. Tratá de que las pinceladas sean largas y que no se superpongan, así no quedan marcas.

 


Dejá secar y pasale una lija de grano 360 muy suavemente y en forma circular para "borrar" las marcas de pincel . Retirá el polvillo con un pincel seco.

Según el color base del mueble y el de tu pintura, en total son tres manos para que el trabajo quede prolijo. Entre mano y mano, dejá secar y lija suavemente para emprolijar.

Ya con la silla pintada y apenas esté seca la pintura , pasamos directo a decapar la madera.

Decapé

 


Tomá una lija de grano 180 y pasala con firmeza por las patas hasta descubrir la madera.

Trabajá la lija sin rayar, pasala siempre en un mismo sentido. Cada tanto retirá el polvo con un pincel para ver cómo va quedando.

 


Continuá lijando los contornos de la silla y otros detalles del mueble. En este caso, por ejemplo, decapé las nervaduras del respaldo.

 


Mano de barniz

Retirá el polvo y aplicá una mano de barniz incoloro mate.

Si vas a tapizarla, no le pases cera hasta que termines este paso porque puede ocurrir que con alguna herramienta roces el mueble y sea necesario retocar la pintura.

Una vez que la silla ya está totalmente terminada, protegé el tapizado y dale una mano de cera en pasta para pisos incolora . A los treinta minutos pasale un trapo para lustrar.

Cómo hacer un mueble muy decapado

En el caso de esta silla le hice un decapé muy suave. Pero si queres lograr que se vea más madera que pintura, dale solo una o dos manos y lijá apenas esté seco al tacto, de lo contrario como la pintura está más agarrada a la superficie te va a costar más trabajo decapar.

 


Antes de tapizar, prueba de vestuario!

La petit está lista para entrar a "boxes" de tapizado. En un próximo posteo te cuento la decisión final. Cualquier duda, aquí estoy! Muy buen de semana!! Cariños,

Vero

 


Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala