revistaohlala.com

¿Qué significa una buena alimentación?

Las dietas tienen resultados externos, pero también internos. ¿Qué le esta haciendo a tu salud la forma en la cual comés? Sacate las dudas

 
 
 
Foto: Gunner y Asociados

Por Camila Mejía

En la era de las dietas y la lucha constante de las mujeres por ser más bellas, jóvenes y delgadas, ¿qué lugar ocupa la salud? Hoy el termino "comer" se asocia con el dejar de comer de las dietas, o el "prohibido comer" determinado alimento y se ha olvidado que una correcta alimentación es fundamental para un buen desarrollo físico y emocional. Como solía decirme un médico amigo, "hay que comer para vivir". Muchas de las dietas o consejos para estar flacas que suelen escucharse ponen toda su atención en el resultado visible y exterior. ¿Pero cualés son las consecuencias que sufrimos dentro de nuestro cuerpo? ¿Qué aspectos de nuestra salud se ven afectados por este estilo de vida? Para entender mejor cuál es el verdadero efecto de una dieta incorrecta sobre nuestra salud, y cuáles son las claves de una buena alimentación, entrevistamos al especialista español en nutrición y medicina anti-aging, el Doctor José Antonio Casermeiro, que visitó nuestro país para presentarse en un congreso organizado por los Laboratorios Ysonut, para los profesionales en nutrición.

 
El doctor Casermeiro nos da las claves para una buena alimentación.  Foto: Gunner y Asociados


¿Qué se entiende por una "mala alimentación"?

Las personas con una mala alimentación son aquellas que no ingieren por día la cantidad de vitaminas y minerales necesarios para tener una buena salud y que desconoces cómo, cuánto y cuándo hay que comer. Esto no depende del aspecto físico de una persona: puede ser una persona flaca, que por hacer una dieta errónea le falten vitaminas y minerales, o una persona con sobrepeso, que come mal y también presenta una falta. Las dietas y los malos hábitos alimenticios hacen que comamos mal, y menos nutrientes de los que deberíamos ingerir. A eso súmale el estrés (el mal de nuestros tiempos), que consume muchísima energía, y gasta lo poco que ingerimos. El resultado: una alarmante deficiencia en nuestro organismo que afecta de forma negativa nuestra salud. Según la persona, esto puede manifestarse de distintas formas: problemas dermatológicos, endocrinológicos, de fertilidad, cardiovasculares, del aparato digestivo, o incluso grasa corporal localizada, que suele ser una de las razones por las cuales las personas hacen dieta en primer lugar, y termina siendo consecuencia de una mala alimentación.

¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de seguir una dieta?

Lo más importante a la hora de hacer dieta es evitar el efecto rebote. Cualquier tratamiento, si luego va a haber efecto rebote, no sólo no es efectivo sino dañino y contraproducente, sin importar cuánto pesa una persona. Cualquier tratamiento para pérdida de peso , donde se pierda masa muscular en el camino, va a tener el efecto rebote: en cuanto varíe un poco la dieta, va a volver a engordar, y a notar grasa depositada, porque disminuyo su metabolismo. La masa muscular de una persona determina su metabolismo basal. Una persona fuerte, que tiene músculo, es un motor de Ferrari. Una persona fofa que no tiene músculo es un motor de un autito pequeño. Cuanto más músculo tiene una persona, más gasta. Si yo recibo a un paciente que pesa 80 kilos y gasta 2000 calorías, y le digo que haga la dieta de la lechuga, va a perder masa muscular y va a descender su metabolismo basal. Cuando se va de mi consulta con diez kilos menos, se va gastando 600 calorías al día. Yo recibí un Ferrari y devuelvo al mundo una moto. El día que ese hombre coma algo más que solo lechuga, va a volver a engordar. Por eso se da el efecto rebote. Lo que hay que hacer no es que pierdan 10 kilos sino el exceso de grasa que puede representar un problema de salud, o simplemente un problema estético. ¿Qué propone Ysonut? Programas nutricionales de macro y micronutrición para perder grasa y combatir carencias de vitaminas y minerales. Los programas van variando y se arman según casa persona. No es una dieta que ya esta escrita y sólo hay que controlar el peso. La dieta se acomoda a cada individuo. Al principio empezamos con verduras y alimentos de diseño normoproteicos. Luego estos alimentos se van sustituyendo por los normales. Primero la carne, luego el pescado, luego la fruta. Depende de cada persona. El más estricto y de pérdida más rápida es solamente con verduras. Pero se puede hacer como uno quiera. Cuanto más alimentos normales consumo, como la carne que tiene más grasa, más lento el tratamiento. Lo importante es que, una vez conseguida la pérdida de peso, se está enseñando al paciente a comer teniendo en cuenta su propia cronobiología, sus necesidades de nutrición cerebral y ha adquirido hábitos completamente diferentes. Una vez acabado el tratamiento no es necesario seguir comiendo estos alimentos de diseño. Son una herramienta para conseguir que la pérdida sea de grasa. Lo que damos es proteína de alta calidad y de esta forma conseguimos que no haya flacidez, no haya hambre y tampoco haya rebote. Estos alimentos protegen el músculo del paciente y la piel.

 
Foto: Gunner y Asociados


¿Qué y cómo hay que comer?

No hay que hablar de cantidad de calorías, sino de educación nutricional. Es importante analizar cada paciente de manera individual según su edad y estilo de vida para intentar averiguar su nutrición cerebral con un cuestionario que intenta ver cómo se siente en distintos momentos del día y qué debería ingerir. Es importante saber que somos seres rítmicos y lo mejor para nosotros es la cronobiología nutricional. Tenemos unas hormonas por la mañana, unas hormonas por la tarde y unas hormonas por la noche. Y la cronobiología nos enseña a comer según nuestros ritmos internos. Por ejemplo, un primer dato importante: hay que comer 5 veces al día, porque tenemos 5 picos de insulina por día, que se producen de acuerdo al ritmo interno de cada persona. Está comprobadísimo que la gente que come 5 veces al día, es más delgada que la que come 4 y la que come 4 es más delgada que la que come 3. Esa es una primera norma. Segunda, comer siempre en los mismos horarios para que el cuerpo pueda funcionar de manera armónica . Tercero, respetar el lema "desayunar como un rey, almorzar como un príncipe y cenar como un mendigo" . A la mañana somos más activos y necesitamos más energía que a la noche, cuando nos estamos preparando para descansar.

Lo ideal sería respetar los horarios del cuerpo, levantarse y acostarse temprano, comer cinco veces por día y cenar liviano, hacer ejercicio de forma constante, regular y frecuente. Pero esto es muy difícil para la gente hoy en día. La gran mayoría de mis pacientes tienen problemas que son el resultado de su estilo de vida. Llevan una vida muy ajetreada durante el día y es después, cuando llegan a casa, cuando existe la descarga de ese estrés, se normalizan, se relajan y empiezan a devorar. Ese es el perfil tipo de la gente que tiene tendencia a engordar por motivos de estrés. Estar ansioso y nervioso, sobrecargado de preocupaciones y sobre-exigido no adelgaza, sino que estimula la secreción de una hormona, el cortisol, que hace que tengamos más lípidos y por lo tanto engordemos con más agilidad.

Mejorá tu aspecto físico trabajando primero sobre tu salud, de adentro hacia fuera:

 
Foto: Gunner y Asociados


- El 96% de tu piel son proteínas. Es importante que ingieras proteína de calidad .

- La clave está en respetar los ritmos internos y no ir en contra de ellos . Las hormonas de la tarde, se llaman indolaminas y lo que hacen es relajarme, tranquilizarme y ayudarme a dormir. Las hormonas de la mañana se llaman catecolaminas, y lo que hacen es despertarme y activarme. No tomes café pasadas las 5 de la tarde o ingieras comidas con muchas calorías.

- No hay que dejar de lado la actividad física. Es mejor una actividad física pequeña pero continuada en el tiempo, y no un esfuerzo grande sólo los domingos . Hay que intentar también subir o aumentar nuestro tono muscular. Eso va a hacer que mantengamos nuestro peso durante más tiempo porque el metabolismo basal va a estar mantenido. Cuanto más musculo tengo yo, más gasta mi cuerpo. Por lo tanto, más puedo comer sin engordar.

¿Te cuidás con la comida? ¿Qué te parecieron los consejos de la nota?

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala