Todos los días OHLALÁ! en tu mail
 
 
revistaohlala.com

Conciencia ecológica: Zeronautas

Una nueva camada de profesionales que buscan crecer económicamente produciendo impacto cero en el medio ambiente. Conocé esta actitud y sumate al cambio.

 
 
 

Por Verónica de Martini

En la vereda opuesta al capitalismo y el consumismo a ultranza, una nueva raza de líderes de empresas, ONG y emprendedores sostiene la bandera de la revolución zero que propone una "economía verde" y un reformulado "capitalismo sustentable". Cero pobreza, cero basura y cero contaminación son los principios de estos revolucionarios a los que se conoce como zeronautas.

Hay ingenieros, biólogos, economistas, profesores, empresarios, abogados y deportistas llevando adelante distintos tipos de estrategias y planes para lograr un consumo "zero". ¿Cómo? Algunos, desde el ámbito político, fomentando nuevas leyes o concientizando a los gobiernos sobre el hambre cero; otros, desde ONG ecologistas, buscando desterrar la deforestación; y en el caso de las empresas, invirtiendo en tecnología que modifique la contaminación en el aire de sus fábricas, por ejemplo.

Aunque parezca más de lo mismo, la novedad es esta condición extremista que tiene como objetivo final el número cero . Es que ser zeronauta no es pertenecer a una asociación, pegar un calco en el parabrisas del auto o usar una remera con alguna leyenda eco, sino que es una actitud frente a nuestro planeta que repercute en el accionar laboral, en lo que hacemos día a día para ganarnos la vida y, por qué no, para ganarnos un lugar mejor donde vivirla.

¿Qué son?

El británico John Elkington, gurú de la sustentabilidad, escribió The Zeronauts: Breaking the Sustainability Barrier. El autor dice que el término surge de los argonautas, navegantes del barco Argo antes de la Guerra de Troya, que salieron a buscar el vellocino de oro, al que se considera un símbolo del proceso de la creación de riqueza utilizando recursos naturales.

Es así que a los zeronautas se los puede considerar navegantes cuyo objetivo es ponerles punto final a los impactos ambientales y sociales, ¿no es más lindo ahora el término?

En búsqueda de un número

Esta tendencia es considerada uno de los modelos ideales del ambientalismo porque tiene en cuenta el consumo responsable de recursos , la incorporación de energías alternativas renovables y el reciclaje como vías para alcanzar el desarrollo. Porque, OK, todos queremos que nuestros proyectos crezcan y se inserten en el mercado, pero la pregunta es... ¿a costa de qué?

No es que se pretenda un giro de 180 grados ni que cambiemos de proveedores de un día para el otro, pero poniéndonos por meta el número cero, podemos marcar una diferencia y llegar lo más cerca posible. Es lo que Elkington desea: que el impacto cero ¡sea el norte de todos nuestros emprendimientos!

Todas las empresas, sean grandes o chicas, deben comenzar por buscar la manera de lograrlo en su ámbito de trabajo. Es necesario el esfuerzo de organizaciones de generar acciones para disminuir impactos y reducirlos al máximo. Por ejemplo, no solo hay que preocuparse por la manera en que se realiza el producto, sino que la responsabilidad debe llegar también al "post": pensar qué pasará luego con el packaging y hacerlo lo más eco-friendly posible.

Manos a la obra

Más allá del término marketinero, de los ideales, las ganas y los best sellers, los zeronautas existen y su característica es que trascienden las palabras para poner manos a la obra. ¿Cómo? Si tienen una marca de ropa, buscan utilizar algodón orgánico y materiales biodegradables, tienen talleres propios y ayudan a la comunidad realizando diversas capacitaciones, las instalaciones son con paneles de luz solar y el packaging, reciclable. Si tienen un restaurante, se ocupan de que los alimentos sean orgánicos y frescos, hacen compost con los restos y tienen sus propias granjas y huertas. En el caso de grandes empresas, buscan identificar todos los impactos que realizan y llevarlos a cero, por ejemplo, reciclando la basura que genera la fábrica; sacan la energía de fuentes renovables, buscan que el producto que fabrican no contamine durante su uso ni, sobre todo, después de que el consumidor lo desecha. Es cierto que la corriente que impulsa a los zeronautas es ambiciosa y requiere principalmente romper y redefinir el concepto actual de crecimiento y desarrollo y que, con los niveles actuales de consumo, sería imposible considerar llevar a la práctica esta idea de cero residuos y cero pobreza. Por supuesto que no podemos pretender ver los cambios de un día para el otro y debemos estar dispuestas a trabajar por un cambio que no vamos a poder ver , pero si todas nos copamos siendo zeronautas, vamos a poder lograr un impacto zero para las generaciones que vienen.

¡Prendete!

Si querés saber cómo implementarlo pero no sabés cómo empezar, buscá estas webs para sacar ideas y ejemplos:

Cero Impacto: promueven el uso sustentable de aparatos eléctricos.

www.ceroimpacto.com .

Plantarse: organizan jornadas de plantación de árboles y limpieza.

www.plantarse.org .

Consumo Responsable: da ejemplos de distintas organizaciones responsables.

www.consumoresponsable.com.ar .

Lücuma Völatil: hacen productos reutilizando tetra packs y banners. www.lucumavolatil.com .

Y vos, ¿cómo lo aplicás?

 

Lorena y Natalia Núñez 38 y 27 años, creadoras de Totebag .

"Nuestro emprendimiento promueve el crecimiento económico pero con desarrollo social y ambiental. Así, optimizamos nuestra materia prima, usamos retazos para hacer nuevos productos y priorizamos una cadena productiva responsable y sustentable".

 

Mariana Randrup 38 años, gerente de comunicación en SC Johnson & son .

"Más del 90% de nuestro consumo energético proviene de fuentes verdes. En la planta de Pilar se reutiliza el agua de lluvia para los baños y el riego. Se usa energía solar para calentar el agua en el comedor, las oficinas y los vestuarios y energía fotovoltaica para cargar notebooks".

 

Florencia Pérez Berbain 28 años, asistente de comunicación en Unilever .

"La de Gualeguaychú es la primera planta nacional que logra no enviar basura a rellenos sanitarios. Y las demás plantas de Unilever presentan avances significativos en este sentido con el deseo de alcanzar el objetivo de basura cero".

¿Qué te parece esta movida? ¿Hacés algo para cuidar el medio ambiente?

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala