revistaohlala.com

Pátinas con betún de Judea

Te pasamos los tips para usarlo de la manera correcta

 
 
 


Por Verónica Gutierrez de León
Especial para revista OHLALÁ! Web

Hay productos que no necesitan demasiadas presentaciones, por ejemplo el betún de Judea. Seguramente, muchos de los que leen esta sección lo usaron o al menos escucharon que se aplica sobre los muebles u objetos para darles un aire de pieza antigua.

Sin embargo, todas las técnicas o productos tienen sus pros y sus contras.

A favor se puede decir que bien utilizado resalta las tallas o detalles de un mueble u objeto, ya sea madera, yeso, o metal. Es fácil de aplicar y se consigue en cualquier artística.

Como contra es importante destacar que usado sin los debidos cuidados, la superficie puede quedar con aspecto sucio o manchado. Además su efecto tiende a evanescerse en el tiempo.

 


Para empezar podemos decir que el betún de Judea es un derivado del petróleo, y que en realidad con sólo colocar un trozo de alquitrán en un frasco cerrado con aguarrás durante varios días , se puede lograr el mismo efecto que con los productos comerciales.

El problema es que tanto su presentación comercial (líquida y en pasta) o su formulación casera, tienen una capacidad de tinción muy alta que puede llegar a oscurecer el mueble por completo cuando la idea es, en realidad, crear una veladura .

Tips para no correr riesgos

Voy a usar para ello dos maderas de pino que pinté previamente con dos manos de látex. . A una, además, le agregué una talla como para que se vea el efecto de la pátina sobre ella.

- Antes que nada, hay que tener en cuenta que el betún cambia el color de pintura base . Previamente, es aconsejable realizar una prueba sobre alguna madera para ver si el resultado del color es el deseado.

 


- Otra cuestión a evaluar es que el proceso de patinar un mueble, resalta lo que encuentra en la madera (vetas, nudos, poros, rugosidades, golpes, marcas) , por lo tanto es difícil lograr una veladura homogénea. Justamente, las pátinas se utilizan para resaltar estos detalles o recrear piezas antiguas.

- Siempre que se pase betún (o cualquier otro tipo de pátina), es aconsejable primero aplicar una mano de barniz al agua incoloro sobre la superficie pintada, de modo de crear una barrera entre la pintura y la pátina.

- La manera más segura de aplicarlo es diluyéndolo con cera en pasta. El resultado es una preparación de un color más tenue que se imprime en el mueble como una veladura (o sea, permite que se vea la capa de color de base por debajo del betún). Además permite esfumar el producto sin peligro de manchones.

 


- Se puede pasar con un pincel viejo y retirar el excedente con trapo. (El pincel se limpia con aguarrás)

 


- Lo razonable es trabajar con poca cantidad y sólo en algunos sectores del mueble u objeto (final de patas, tallas, cenefas, etc.) e ir esfumando la pátina hasta que sea imperceptible.

- Si se decide utilizarlo en zonas planas del mueble, lo mejor es usar menos cantidad de betún o retirar el exceso de producto con un trapo.

 


Qué pasa cuando lo usamos en forma incorrecta

Como no es la primera vez que encuentro un mueble manchado con betún, me pareció interesante compartir la experiencia de una clienta que luego de pintar una cómoda de pino decidió darle una pátina con este producto con el objetivo de envejecerlo.

El resultado no le gustó porque el mueble quedó manchado y con un efecto que distaba mucho de lo que quería.

 


Si se observa a continuación, la imagen del cajón que aún conserva la pátina se puede deducir que por un lado el producto fue aplicado en exceso y sin esfumar (de ahí los sectores con manchas). Y por el otro, se puede ver cómo el betún se metió en el entramado de la superficie producido por las pasadas entrecruzadas de pincel con mucha carga de pintura.

 


Cuándo usarlo

A pesar de su fama de "todo terreno", este producto logra mejores resultados en piezas pequeñas u objetos . Por supuesto que esta no es una regla, sino una sugerencia , más que nada para quienes no tienen mucha experiencia en este tipo de pátinas.

En este sentido, es bueno tener en cuenta que cada mueble necesita de una técnica diferente para quedar más estético (y por supuesto, funcional). Por ejemplo, si se trata de un mueble de pino sin tallas ni otros detalles para destacar en una pátina (como el caso de esta cómoda u otro mueble similar), a veces es suficiente con pintarlo del color que mejor nos quede en el ambiente. Y si queremos "envejecerlo" quizás la técnica más apropiada sea hacerle un decapé con una sola mano de pintura, cuestión de que se vea la veta de madera o con dos colores diferentes para jugar con el contraste.

Pero para cerrar la historia de la cómoda, ya está reciclada pero esta vez sin betún y en un suave color manteca, tal como quería. Y la verdad que el trabajo más feo le tocó a ella, porque como no nos daban los tiempos, le indiqué que lo fuera sacando como expliqué anteriormente. El resto mucha lija para nivelar las capas y nuevas manos de pintura. Quedó pendiente el cambio de tiradores, un detalle simple para darle otra vuelta de tuerca a un mueble.

 


¿Conocías el betún de Judea? ¿Para qué lo usaste?

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala