Todos los días OHLALÁ! en tu mail
 
 
revistaohlala.com

Cómo darle color y lustre a tus muebles ¡sin teñirlos!

¿Estás a punto de teñir un mueble? ¿Y si probás con esta técnica?

 
 
 

Por Verónica Gutiérrez de León
Especial para revista Ohlalá! Web

Ante la pregunta de cómo teñir un mueble, la primera respuesta que surge son las tintas para madera diluidas en medios grasos como el aguarrás, los barnices y lacas. Averiguando un poquito más, puede que también nos topemos con las anilinas básicas para madera usadas indistintamente con agua o alcohol.

 


El procedimiento es simple: se diluye la tinta o la anilina con solvente, agua o alcohol, según sea el caso, y se pasa a pincel o a muñeca. Pero es bueno saber que teñir un mueble, a veces es un "viaje de ida", porque una vez que la tinta o anilina penetró en la madera es difícil corregir o retirar por completo.

Sin embargo, hay otra forma menos popular, pero muy sencilla y tradicional en restauración de muebles, que te permite darle color a la madera sin teñirla y trabajar con un margen de tranquilidad.

Para ello vamos a utilizar estas anilinas mezcladas directamente en el lustre a la goma laca , ya que ambos productos son compatibles porque admiten al alcohol como diluyente

Parece complicado, pero la técnica es simple y tiene sus ventajas. Veamos porqué.

- La madera no se tiñe: el color y el lustre se transforman en una película que se adhiere al mueble.

- Es más fácil de remover porque como el pigmento no penetra en la madera, basta pasarle una lija para volver al color original.

- Si en algún momento decidís pintar el mueble, no corremos el riesgo de que aparezcan manchones de tinta por encima de la pintura, porque el lustre pigmentado no reacciona ni con pinturas al agua ni al solvente.

En cambio, las tintas diluidas con algún solvente, y hasta las mismas anilinas disueltas únicamente con agua o alcohol puro, tiñen la madera, o sea, penetran en su interior , y en consecuencia, son más difíciles de remover. Y a diferencia del proceso anterior, en caso de que en algún momento haya que pintar el mueble es muy común que surjan manchas rojizas o parduscas de la antigua tinta por encima de la pintura a pesar de haberlo lijado o lavado por completo.

Pero vayamos al punto que nos ocupa, veamos cómo trabajar esta técnica. Tomemos como modelo estas banquetas cincuentonas, pero vos podés usarla sobre cualquier mueble de interior al que quieras darle color, la única salvedad son las mesas de uso diario porque la goma laca no es muy resistente al calor, (de ahí, la antigua costumbre del "apoyafuente", o cuanta "carpetita" hubiera a la mano antes de apoyar un plato!!).

 

Paso a paso

Materiales para el lustre con color
- Anilinas básicas para madera (Para que no haya errores ni confusiones, pedilas así. Hay una carta amplia de colores y se compran en ferreterías o pinturerías)
- Lustre a la goma laca (cantidad necesaria según el tamaño del mueble)
- Frascos limpios con tapa
- Latitas
- Pincel o muñeca
Materiales para trabajar el mueble - Lijas 120 180 y 360
- Trapos
- Aguarrás
- Cera en pasta incolora

En el caso de estas banquetas, cuya madera es muy clara , trabajé con dos pigmentos: una pizca de nogal y roble oscuro. El nogal tiene la particularidad de dar una base de color a este tipo de maderas que impide que los robles viren al amarillo o al naranja, y en el caso del petiribí, en tonalidades verdosas. Pero es opcional, porque depende del tipo de madera con la que se trabaje. Lo mejor es hacer una prueba de color en alguna zona que no se vea. Si no te gusta, podes lijar suavemente para sacarlo.

Preparación de la fórmula

- Ponete un par de guantes y verté en un frasco una parte del lustre. Agregá una pizca de anilina color nogal, sin diluir. (¡Atención! el nogal es un color muy fuerte, usa muy poquito). Mezclá con un palito y cerrá el frasco con la tapa.

- En otro frasco, repetí este paso para el color roble oscuro. Ya están listos tus lustres con color.

Preparación de la madera:

- Limpiá el mueble con un trapo embebido en aguarrás. (En el caso de esta banqueta pude sacar el asiento porque va atornillado)

- Comenzá a lijar la superficie con lija de grano 120, luego 180 y suavizá con 360. Retirá el polvo

 


Momento de dar color (y lustre) - Ahora pasá con el pincel o a muñeca una mano del lustre nogal. Dejá secar y suavizá luego con una virulana. La superficie está sellada y con una leve tonalidad.

 


- Ya podés seguir con el lustre roble oscuro. Fijate que no queden manchas, ni que el lustre gotee. En el caso de las banquetas fueron sólo dos manos, una de nogal y otra de roble, pero podés darle las manos que quieras, siempre teniendo en cuenta que cuanto más manos mayor color y brillo.

- Una vez seco el lustre, pasá nuevamente la virulana y retirá el polvillo.

- Finalmente, para lograr un satinado natural, repasá la madera con cera incolora en pasta y cuando se seque frotá con un trapo. ¡Listo! Mueble con color y lustre renovado.

 


Queda sólo mostrarte cómo tapizarlas. ¿Te parece que lo veamos el próximo viernes?

Pero antes, unos tips :

- A la hora de pensar en alguna tonalidad para tu mueble, tené presente el color original de la madera, porque de ello depende el resultado.

- Estas preparaciones duran mucho tiempo si están bien cerradas. Rotulá los frascos según color.

- También podemos mezclarlas entre sí, o sea un tanto de lustre a la goma laca, agregando la variedad de anilinas que desees.

Bonus track: cómo hacer una muñeca para lustre

Quizás escuchaste hablar del lustre a muñeca, una técnica que tiene sus pasos y que veremos más adelante. Pero para trabajos simples como éste (patas de una silla) una muñeca es perfecta para dar un color y lustre parejo y no tiene muchos secretos. Mirá las imágenes para hacer una y, si querés usarla, solo tenés que embeberla con el lustre y pasarla suavemente.

 


Listo, nada más por hoy. Como siempre cualquier duda o consultá, aquí estoy!! ¡Buen fin de semana!!

Vero

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala