Todos los días OHLALÁ! en tu mail
 
 
revistaohlala.com

Tentarse con todos los sentidos

¿Es verdad que algunas comidas son afrodisíacas? ¿O se trata de sumarle sensualidad al arte de comer?

 
 
 
Los alimentos y la forma en que los comemos pueden tener un efecto muy sensual.  Foto: Corbis

Por Valeria Carina Massimino
Especial para revista Ohlalá! Web

"Si fuera verdad que existen los ingredientes auténticamente afrodisíacos, yo sería millonario", dice Carlos Di Cesare, dueño del conocido restaurante "Te Mataré Ramírez", y explica: "Se trata de platos sensuales, entendiendo por sensual todo lo que estimula y satisface los sentidos. Ahí es donde incide la estética, las texturas, los olores y hasta algún sonido como cuando hay crocantes en la receta. Lo que más sensual me resulta es un plato de mariscos, langostinos y ostras, algo para comer con la mano".

Lo cierto es que hay comidas que al ser picantes pueden estimular los sentidos. Pero el "secreto" está en los detalles, en agudizar todos los sentidos. Hay que sentir más, todos los aromas posibles, degustar, saborear y mirar, no sólo es tocar. Se trata de erotizar cada situación. El simple y excitante roce de una fresa sobre los labios, el tomar una copa de vino y con lentitud llevarla a la boca, saborear el almíbar, el chocolate tibio y la miel en un postre. Y dejar caer el champagne sobre el cuerpo.

Pero esta tendencia no es nueva. Si nos vamos muchos siglos atrás en la historia, podemos rastrear que cuenta la leyenda que la diosa griega Afrodita, divinidad femenina relacionada con el amor dador de vida, la fecundidad y la energía primaveral, preparaba filtros de amor y pócimas para rendir a sus amantes ante sus pies. Las cortesanas utilizaban la violeta antes de los encuentros amorosos para perfumar el aliento y las zonas erógenas.

La sensualidad nos conecta, entonces, con nuestra parte más primitiva. Somos seres sensuales desde que nacemos. "El psicoanálisis a través de su creador, Sigmund Freud, nos enseña que el primer contacto del bebé humano es a través de su boca con el pecho materno. De allí en más se sella una relación pulsional que anuda la alimentación con el placer. El bebé humano establece su mundo erógeno desde su boca, labios, garganta, y no sólo necesita del pecho para alimentarse sino también para calmar sus malestares. Tanto es así que cuando rompe en llanto su madre lo pone al pecho", explica Any Krieger, psicoanalista especialista en adicciones y nuevas formas del amor.

Body Sushi : Bandeja Viviente

Por otro lado Eva y Gabriel, son los coordinadores de L´Averno, y plantean otra situación, para festejar o por simple placer. Una de las propuestas que ofrecen es el "Body Sushi", que consiste en contratar a un modelo, femenino o masculino, quién, semi-desnudo estará acostado sobre una mesa, cubierto con algunas hojas de hakusai que estarán repletas de piezas de sushi.

"Es una bandeja viviente", grafica Eva. Y agrega: "Es una práctica milenaria, que adoptamos hace unos cinco años, y se hace a pedido. Puede ser para la despedida de un amigo, o entre mujeres para un alter office, aniversario de casados, etc.".

"El erotismo es muy importante, las personas se divierten porque la 'bandeja humana' habla. Puede decir: 'dame de comer, tengo hambre'", continúa Eva. "Es todo un juego erótico, original y diferente. Y las mujeres son mucho más zafadas que los hombres", señala Gabriel.

El promedio de adeptos a este tipo de entretenimiento erótico ronda entre los 25 y los 75 años. Hay muchas parejas que regresan para repetir la experiencia. "Lo que se ve en las parejas que vienen es el deseo de divertirse y festejar dentro del concepto que expresa el lugar: juegos por debajo de las mesas, risas, muchas risas, caricias, brillo en las miradas. Y una clara aprobación de los platos", dice Di Cesare.

"Con la boca toman el sushi que está sobre toda la piel del modelo, o como quieren..., siempre con respeto. Hay un coordinador en cada mesa. Y no hay que olvidar que lo afrodisíaco está en la mente. Lo que le gusta a las personas es el poder de tener un ser humano en la mesa", describe Gabriel y añade: "eso excita, y luego, a veces, el hombre, le pone un bocadito a su pareja en la pierna".

Las propuestas son varias, y aunque suene redundante hablando de comida, una salida de este tipo es agregarle un "condimento" a una noche especial, para divertirse con amigos o en pareja, para variar la rutina, o para hacer una previa sensual e incorporarlo como algo natural.

Afrodisíacos

Según la Real Academia Española, esta palabra sirve para definir aquello "que excita o estimula el apetito sexual".

Las primeras menciones de los afrodisíaco aparecieron en unos papiros egipcios, que datan del 2000-1700 a.C. En aquella lejana época, se consideraba eróticas a todas aquellas plantas y alimentos cuya forma se parecía mucho, en su estado natural, a los órganos sexuales masculinos y femeninos; o aquellas cuyo perfume se asemejaba al de las secreciones sexuales (nabos, mandrágora, cebolla, ajo, plátano, granada, higos.). Aunque la mayoría deben su fama a la superstición y la imaginación.

Para los griegos clásicos el Dios Eros era el principal espíritu viril, por eso un hombre era varonil cuando era erótico.

También está Dionisio, el dios del vino, el éxtasis y la exuberancia. Dios errante, generador de danzas frenéticas y la fiesta divina.

¿Alguna vez fuiste a un restaurant de comida afrodisíaca? ¿Te gustaría probar?

Expertos consultados: Carlos Di Cesare, de Te Mataré Ramírez
Eva y Gabriel, de L´Averno
Ana Krieger, psicoanalista.
Historias de Mitología.

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala