revistaohlala.com

¿Preferimos a los hombres con barba?

Ese rasgo de masculinidad tan evidente y atractivo es una poderosa arma de seducción que muchos saben aprovechar. Pero atenti porque como todo en la vida tiene sus pros y sus contras. En esta nota los enumeramos para que saques tus conclusiones

 
 
 


Los hombres con barba pueden traernos muchas imágenes a la mente: el rey de los cuentos de hadas que nos leían en la infancia, el idílico revolucionario con el estilo del Che, el rebelde que tiene una sexy barbita de pocos días y el hombre misterioso e intelectual. Pero. ¿Qué tiene de linda la barba? Quizás una de las razones por la que nos atrae es que se trata de un mundo desconocido para las mujeres, algo que no tenemos y que nos hipnotiza. También es sabido que la barba suma algunos años de edad y en ocasiones nos gusta sentirnos bajo el ala sabia de un hombre mayor . Los embrujos de esos pelitos en la cara nos enganchan prácticamente a todas. Y en este punto hay que poner los pies en la tierra y hacer una aclaración: lucirte con tu chico barbudo no es todo color de rosas. La belleza tiene su costo -que en este caso pagamos nosotras- como por ejemplo que te pinche y te deje llena de marcas. Esa situación suele darse bastante al momento de los besos, especialmente cuando la barba es corta y prolija, pero pinchuda. Por eso si te encanta que te besen y tenés piel sensible -pero te gusta la barba de tu chico- pedile que la lleve un poco más larga que seguro va a ser más suavecita.

Sin embargo hay otra cosa más que tenés que analizar para decidir si te vas a copar con la extensa barba de tu pareja: la prolijidad de tu chico. Este es un factor clave porque cuando es demasiado larga pueden suscitarse otro tipo de inconvenientes tales como lidiar con la comida en una cena romántica. Si el sujeto portador de la barba en cuestión no toma las debidas precauciones, su rostro se puede convertir en receptáculo de los más variados gustos y sabores, y ahí seguro que no vas a querer un beso. Pero si la sabe llevar y puede manejar la situación con estilo, no tiene por qué ser un problema.

 


Entre las claras ventajas táctiles de la barba podemos enumerar la mágica sensación de abrazar a tu chico y rascar su carita con tus yemas -si nunca lo hiciste probalo, se vuelve un vicio con facilidad-. También la impagable sensación de apoyar tu rostro en una superficie mullida, como una almohadita peluda.

A nivel estético, un punto importante es la posibilidad de esconder pequeñas imperfecciones -como cicatrices o lesiones de acné que quedarían expuestas si estuviera afeitado-, e incluso ocultar algunos kilitos de más que de otra manera serían visibles en la papada.

¿Con cuál me quedo?

 


El look masculino no se limita a una simple barba o a una carita afeitada. Según la creatividad y el coraje de tu chico, las opciones son múltiples. A continuación te mostramos un mundo de posibilidades para que elijan cuál les gusta más. Anímense a jugar con los diferentes estilos y sáquenle provecho a los pelos de la cara.

Bigotes: Pueden ser anchos, finitos, incipientes, mexicanos, bigotes de comisura -a lo Cantinflas-, Bigotes peinados -como Dalí-, bigotes como los que lució Brad Pitt en la peli "El misterioso caso de Benjamin Button", bigote tipo Einstein, o como los de Johnny Deep. Decile a tu chico que pruebe y elijan el que mejor le quede.

Candado: Es una hilera de barba que une el bigote con el mentón. Se puede llevar largo o corto y también se puede jugar con el tipo de bigote.

Patillas: Si no querés que tu chico use barba, pero algo de pelo en la cara te seduce, lo ideal son las patillas. ¿Un secreto? Los que tienen el rostro redondeado parecen un poco más delgados cuando las utilizan. Entre las más famosas están las de Hugh Jackman en su papel de Wolverine, las de Sandro, las de Cacho Castaña, las de Elvis Presley y nuestro querido prócer San Martín.

Chivita: Osada por naturaleza, no lleva bigote. Se puede usar larga como la de Gustavo Cordera, como los faraones egipcios, o corta sobre la pera.

Barba en la línea de la mandíbula: Es interesante esta opción porque le da una sombra de masculinidad a la cara y tiene la ventaja de no raspar. Eso sí, lo mejor es que sea bien cortita.

Barba: Puede ser de unos días, intermedia o larga. También podés incluir bigotes o dejarlos afuera. Tené en cuenta que muchas veces la barba tiene pelos rojos, negros y blancos. En el caso de que tu chico tenga manchones de diferente color, definan si les gusta o no cómo le queda antes de adoptarla.

¿Tu chico tiene barba? ¿Te gusta más así o afeitado?

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala