revistaohlala.com

Hombres totalmente afeitados, ¿los aprobamos?

Muchas adoramos el look "hoy no me afeité", e incluso la barba crecida, pero. ¿Conocés cómo son los detalles que se esconden debajo de la barba? Ver a un hombre sin esos pelos es clave: vas a descubrir hoyuelos, marcas de su sonrisa y el corte de su cara.

 
 
 
Conocé el rostro de tu hombre en profundidad.  Foto: Corbis


El hombre totalmente afeitado tiene look de dandy, de eterna juventud en el rostro. No esconde nada, lo expone todo. De esta manera podemos ver cómo son sus labios y su corte de cara. También si tiene hoyuelos en las comisuras y la pera, o si se le hacen rayitas sexys cuando se ríe. Es por eso que podemos intuir que -en algunas ocasiones- estar afeitado implica sentirse seguro de lo que hay para mostrar. Y seamos francos. muchas veces la barba agrega unos años, con lo cual los que la usan deben pensarlo en función de la edad que aparentan. Otro factor a tener en cuenta es el color de los pelos, porque cuando un hombre está afeitado las tonalidades no se llegan a percibir, pero al dejarse la barba surgen pelos de diversos colores: rojos, marrones, y lo peor: blancos. Tal vez en ese caso, cuando la barba es extremadamente blanca, sea mejor recurrir a la piel.

 


Pero sin dudas, uno de los principales argumentos en defensa de la cara afeitada es el momento de los besos. No hay nada como toparse con una piel suave que no nos lastime ni nos delate a la hora de besar. A eso se suma la posibilidad de acariciar el rostro de tu chico y darle besos en las mejillas -que aunque sea un acto naif no deja de ser íntimo y estimulante-.

Identificá las partes que más te gustan

 


La cara afeitada -como dijimos antes- lo muestra todo, entonces aprovechemos para disfrutar cada detalle y observar detenidamente: ¿Cómo es la forma de los labios?, ¿Cómo son sus pómulos?, ¿Tiene cara redondeada o alargada?, ¿Cómo es su piel?, ¿Tiene hoyuelos al reír?, ¿Se le hacen las rayitas de Brad Pitt al costado de los labios?

Cuándo afeitado y cuándo no

Aunque podemos ser flexibles con los looks descontracturados, hay ocasiones en las que -nos guste o no- el hombre debe afeitarse. ¿Cuáles son algunas de esas situaciones?

Una de las más comunes es la entrevista laboral. A menos que tu chico se postule para un trabajo en el que todos vistan de manera informal, lo ideal es que se presente bien prolijo, y para cumplir ese requisito no hay nada mejor que afeitarse.

Otra de las situaciones en las que suele ser bien recibido un rostro sin barba es en las fiestas importantes, por ejemplo los casamientos. Y, sí. El traje se acompaña bien con la cara afeitada.

La presentación oficial ante los suegros -especialmente cuando son conservadores- también amerita un look libre de pelos. De esta manera los padres pueden observar detenidamente cada mueca del rostro sin que su yerno la esconda bajo una maraña de barba.

Pero hay más situaciones en las que los pelos se tienen que quedar afuera, como es el caso de algunas profesiones. ¿Cuáles? Los médicos, los guardavidas y los botones de hotel. ¿Por qué? Los médicos son los cultores de la imagen y la limpieza, algo que no se lleva bien con el look "hoy no me afeité". Si además es cirujano, podrás notar que el combo pelos-barbijo se puede volver muy molesto porque se engancha, pica y da calor.

 


Para el caso de los guardavidas -galanes inconfundibles de la playa- ningún ser que tuviera que ser rescatado y reanimado querría toparse con unos bigotes, o con barbas pinchosas. De ahí sus clásicos rostros lampiños al sol.

Finalmente, los pulcros botones de hotel que siempre nos reciben con el rostro impoluto tampoco tienen un pelo en la cara. Por eso si tu chico quiere trabajar en un cinco estrellas, tené presente que no va a poder dejarse la barbita.

¡Pero relax! Seguro que cuando esté de vacaciones le da un respiro a la afeitadora y recupera su estado salvaje.

¿Te gustan más los hombres con o sin barba?

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala