Todos los días OHLALÁ! en tu mail
 
 
revistaohlala.com

Pasé los 30 y estoy sola

Apenas estamos por cumplirlos y hasta unos meses antes o después, la crisis de soplar la velita número 30 es un clásico en casi todas las mujeres. Y si estamos pasando por una situación sentimental complicada, se vive aun con más angustia.

 
 
 
Los 30 llegan y, con ellos, todas nuestras preocupaciones..  Foto: Corbis

Por Carla Lioi

Llegar sola a los 30 y monedas hoy en día es muy común, sobre todo, en una generación en donde, generalmente, las mujeres centramos toda nuestra energía en lo laboral o en algún proyecto que tenemos ganas de concretar hace tiempo como; un viaje, una segunda carrera, etc. Pero ¿qué pasa cuando vemos que hay otras cuestiones que no están resueltas? "El primer inconveniente es la ansiedad y como ya pasaron los 30, hay un mito en el que se cree que la mujer no está a tiempo de conseguir una pareja o al menos un hombre que quiera comprometerse ", explica la psicóloga Alicia de la Fuente. Y agrega: "A esto se suman otras exigencias como que este hombre no tenga hijos e incluso, que nunca se haya casado".

Es cierto que es difícil conocer a la media naranja, pero los especialistas explican que la desesperación es el primer paso al fracaso . Es decir, de nada sirve lanzarse a los brazos de alguien que a veces no nos interesa solo por llenar ese vacío. Estamos tan apuradas por conseguir al inexistente príncipe azul, que en muchos casos no nos tomamos el tiempo de conocer a alguien en profundidad , una persona que realmente nos interese.

De la Fuente explica que: " La noche no es el mejor lugar para conocer a alguien. Claro que es la oferta más accesible y tentadora, pero no son muchos los casos que terminan en una relación estable. Existe una libertad sexual tan amplia que el hombre prefiere desligarse del compromiso y elegir estar con alguien solo por un rato". Y destaca: "No hay fórmulas mágicas ni lugares indicados para conocer a una persona; puede darse en cualquier lado, en un trabajo, en una reunión o en cualquier sitio. Quizás hay que estar más atentas a nuestra vida cotidiana, a lo que ocurre a nuestro alrededor ".

Te proponemos tomarlo con calma: a veces la soledad es el mejor camino para pensar lo que queremos . Y pasar como un trampolín de una relación a otra simplemente para no estar sola no sirve, porque cuando te des cuenta de que eso no es lo que querés, vas a sufrir de nuevo y se va a transformar en nuevo fracaso amoroso.

Tener 30 y estar sola no es la muerte de nadie. Hay miles y miles de hombres y mujeres que no están en pareja. Mientras, disfrutá de tu soltería y dale espacio a las actividades que más te gustan . Por el momento, mientras buscás al indicado sólo divertite con el equivocado y no le des peso a las relaciones light, sólo tomalas como lo que son: pasar un buen momento sin engancharte.

Maldito reloj biológico

El mayor temor de las mujeres que pasamos los 30 es que se nos vaya al tren a la hora de formar una familia. Lo primero que tenés que hacer es relajarte. Apenas conocemos a alguien empezamos a fantasear con la idea de casarnos, tener determinada cantidad de hijos y hasta un perro. ¡Stop! No todo siempre es como queremos, al menos, en su totalidad. Si estás en una relación en la que, de común acuerdo, deciden tener un hijo, es el plan casi perfecto. Pero, si no es así, en la actualidad existen cada vez más tratamientos de fertilidad, incluso para quienes pasaron los 40. También existe opción de conseguir un donante y tenerlo sola si es que para vos la idea de ser madre es súper importante.

¿Tenés treinta? ¿Te sentís identificada con la nota?

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala