revistaohlala.com

Pateá el tablero y ¡animate a cambiar de profesión!

¿Estás realmente donde querés estar? Pará la pelota y pensá qué queres hacer con tu vida

 
 
 
Esta es la oportunidad para frenar la pelota y pensar qué querés hacer de tu vida.  Foto: Corbis

Por Romina Salusso
Especial para Ohlalá! Web

Llegaste a los treinta. y pico, conseguiste el trabajo que siempre soñaste y, por H o por B, no resultó ser lo que vos esparabas . Quizás, lograste escalar hasta uno de los puestos más altos de tu profesión: tenés un buen sueldo, tus pares te respetan por la clase de profesional que sos y el clima de trabajo es excelente. ¡Todos creen que sos Gardel! Sin embargo, a vos esto no te llena. Cada vez te cuesta más despertarte por las mañanas y ya no hacés tu trabajo con la misma pasión de los primeros años. Entonces, las preguntas empiezan a rondar por tu cabeza: ¿estoy haciendo lo que, realmente, me gusta?, ¿estoy donde quiero estar?.

Si te sentís identificada con esta situación, probablemente estés frente a una oportun-crisis , el momento indicado para frenar la pelota y pensar qué querés hacer con tu vida . ¡Ojo! no significa que tengas que cambiar todo o tirar por la borda tu vida personal, laboral o profesional. Los cambios llevan su tiempo. Lo importante es que escuches tu ser interior e identifiques qué necesitas para sentirte bien, otra vez.

Paso a paso

Antes que nada, es necesario que diferencies entre lo que es una crisis y lo que puede ser una situación de estrés. En ambos casos, no existe una determinada edad para que esto suceda, generalmente, se da cuando algo nuevo quiere aparecer. Tanto la primera como la segunda deben verse como oportunidades o quiebres que se presentan para modificar algo, para mostrar que ya no nos sentimos tan cómodas en nuestro círculo de confort. Quizás, llegó el momento de elegir algo nuevo.

Soltá el miedo y da el gran salto

¿Salir de lo conocido te da pánico? Las crisis laborales o personales están relacionadas con el miedo porque nos resistimos al cambio. Temor a sentir y hacer algo distinto, a empezar de cero, a lo nuevo que me pasa y no sé ¿que es?, a lo que puede suceder con el trabajo, con los chicos, a la falta de dinero, a lo que digan los demás. La lista de miedos puede ser innumerable y, hasta quizás, esta sea una emoción que estés acostumbrada a transitar. Para aplacar este sentimiento, lo mejor que podés hacer es "incorporar", (si, aunque suene extraño), la crisis a tu vida. De esta manera, la vas a poder aceptar y luego, paso a paso, en el proceso la vas a superar. Reconocer que algo te está pasando es el comienzo para poder iniciar la búsqueda y luego el cambio.

Conectate con tu presente

 
El cambio está en empezar por uno mismo y dejar de depositar en el afuera todas las excusas y detonantes de tu crisis.  Foto: Corbis


Es muy común escuchar que hay un cambio de paradigma , lo que esto viene a representar, la diferencia esencial de operar desde el amor o desde el temor. Te invitamos a reflexionar profundamente ¿qué quiere decir esto? operar desde el amor no es convertirse en lo que no somos, no es que antes era mala y ahora soy buena, es mucho más profundo y ontológico, es empezar a ser amorosa conmigo misma, bucear dentro de mí, empezar por casa y volver a casa, porque luego voy a poder serlo con los demás. El cambio está en empezar por uno mismo y dejar de depositar en el afuera todas las excusas y detonantes de tu crisis. El disparador está adentro. Esto quiere decir, que transitas este momento de crisis o de estrés, tratando de ver que es pasajero y lo vivís desde el temor y la resistencia a que esto no te tiene que pasar y deseas sentirte como antes, estás en problemas. El cambio está en observarte de modo distinto, teniendo más paciencia y menos resistencia a lo que te sucede y se viene a manifestar. Por eso, cuando hablamos de estar "conscientes" está relacionado al "presente".

Los síntomas de estrés o crisis, pueden aparecer porque tu foco está en el pasado y en el futuro. En los cuales, no tenés ningún tipo de control, lo anterior ya fue y lo que viene genera incertidumbre. Entonces, lo más importante es estar en el aquí y ahora, conectarte con todo lo que podés dar de vos: tus capacidades, habilidades, sentidos y atención puestos al servicio de la actividad, tarea o trabajo que estás haciendo. De lo contrario, vas a llevar ese síntoma de malestar a todo lo que haces, a tu cuerpo, mente y emociones. Una persona es un todo, no se puede separar la profesión de la vida personal, porque uno opera con sus diferentes actores, pero sigue siendo estructuralmente el mismo, con los mismos valores, las mismas creencias, la misma forma de ver las cosas y el mismo modo de actuar. Con lo cual, si se presenta una crisis laboral, es porque hay un quiebre en nuestra coherencia anterior. Hay algo que nos incomoda, que nos hace tambalear.

Identificá tus fortalezas y debilidades

Lo primero que tenés que saber es que no existen fórmulas mágicas para superar este proceso. No hay un protocolo a seguir o un listado de tips para salir de una crisis. Para enfrentar el próximo paso, tenés que saber cuáles son tus fortalezas y debilidades. Cuál es tu don o talento , todas las personas lo tienen, uno o varios. Cada uno de nosotros venimos con una característica natural. Si logras detectarla seguramente seas diferente en tu trabajo, tu vida personal y aportes lo mejor de vos.

Cambiar de trabajo, de un día para el otro, puede resultar muy simple, pero sería por impulso, por incomodidad y lo que te invitamos a hacer es incorporar y reflexionar, es la "conciencia" conectada al 100% con el nuevo proceso y las nuevas cosas que te están sucediendo, que aproveches esta oportunidad para descubrir qué aparece detrás de esta necesidad de cambio de trabajo o profesión inminente.

Un buen ejercicio

 
Conectate con tu ser interior e identificá lo que realmente te está sucediendo.  Foto: Corbis


Te invitamos a mirar hacia adentro y dejar de mirar hacia afuera ya que es demasiado complejo y hay muchas personas y situaciones que lo enturbian, cada vez más. Cuando querés generar un cambio de trabajo o en algún aspecto de tu vida, es porque hay algo más grande que quiere aparecer, querés expandirte. Por eso, tenés que observarte, cuidarte y por sobre todas las cosas respetarte y saber que si deseas algo, se puede conseguir. Y no como un deseo romántico de la vida, para conseguir algo tenés que involucrar el esfuerzo y saber que vas a pasar por momentos duros y otros, con más facilidad.

Te invitamos a que realices este ejercicio: tomate 10 minutos para salir de tu rutina y conectarte con tu ser interior. Relajate en el más absoluto silencio y permitíte escuchar lo que sentís, lo que te pasa. Identificá, escuchá tu cuerpo y tu mente. Conectate con lo que te está pasando, llanto, tristeza, emoción. De este modo, vas a aliviar los fantasmas o cotorras mentales que te acechan. Tal vez, descubras que ese pensamiento o miedo no era tan grave como creías. Sin darte cuenta, te vas a convertir en una persona más efectiva en todo lo que hagas porque tu centro y tu atención están puestos en vos y no en el afuera.

Otra herramienta muy útil a la hora de identificar cuáles son las cosas que te molestan, es que hagas una lista de cosas que aparecieron en tu cabeza durante el ejercicio anterior, así vas a poder identificar con más facilidad las cosas que te abruman, si es el afuera o es algo que esté a tu alcance.

Finalmente, prestale mucha atención a lo que sucede a tu alrededor, a las nuevas oportunidades y a las señales. Deberías asesorarte en procesos que, quizás, son nuevos para vos. Para lanzarte a una nueva necesidad tenés que estar dispuesta a aprender más de vos misma, recibir ayuda del otro y del mundo que te rodea. Conocerte es la principal herramienta para el cambio.

Asesoró: Bárbara Licciardi&Carolina Brinusio de de DOS | rh comunicación
www.dos-rh.com.ar

¿Cambiarías de profesión? ¿Cuál elegirías?

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala