Todos los días OHLALÁ! en tu mail
 
 
revistaohlala.com

Juana Molina: "Odio el concepto. Detesto cuando interviene la cabeza"

Empezamos nueva sección y en ¿Cómo crean los que crean? tenemos nuestra primera entrevistada

 
 
 
Charla en la vereda que confirmó todas las sospechas. 

por Inés Sainz
Especial para revista OHLALÁ! web

Cuando con la editora nos pusimos a pensar en el primer entrevistado de esta nueva sección, "¿Cómo crean los que crean?" (que saldrá una vez por mes, a partir de hoy), el primer nombre que se nos vino a la mente fue el de Juana Molina. Pero la habremos imaginado una "figurita difícil", porque ni ella ni yo seguimos insistiendo... Y sin embargo, el nombre de Juana volvía. No es que no hubiera otros, la lista de posibles entrevistados era larga, pero dábamos vueltas porque sentíamos que el primero debía ser toda una referencia. Toda una referencia creativa. Toda una autoridad en el tema. Alguien con quien inaugurar la casa (la sección nueva) como dios manda. "Probemos", concluimos finalmente, "no perdemos nada". Y no sólo no perdimos, sino que Juana aceptó. "No está dando notas", aclaró Paola, su asistente. Ajá, desafío no menor.

Conocía a Juana, a ella y a sus hermanas, de chica, a través de la tele. También había escuchado temas varios, incluso un disco completo. Aun así, cuando tuve la confirmación del encuentro, quise investigarla más a fondo, y en eso me topé con una imagen suya, de su página oficial, que juega con los pelos en su cara y la hace parecer ¿una bestia? "Un animal". Me vino ese término. Y sí. Después de un par de horas reviendo sus personajes televisivos (de los 90´s), escuchando y re-escuchando sus temas y leyendo varias de sus declaraciones, sentí eso: "esta mujer es un animal. Un animal creativo". En el mejor de los sentidos. Recién entonces entendí por qué la editora y yo nos habíamos mantenido firme con aquella primera intuición, con aquel primer nombre que bajó solo, casi al unísono.

 


Viendo los avisos de Claro, me preguntaba: ¿cómo habrá sido para vos volver a ponerse en la piel de esos personajes, de tus hermanas, tantos años después?
Fue como si no los hubiera dejado nunca.

¿No tuviste que ensayarlos?
No, sólo tuve que aprenderme el texto. Los personajes están siempre. Por ahí en alguna conversación tengo que hacer una coreana porque necesito representar lo que estoy contando y la hago... bueno, y así con todos los personajes. En realidad, como yo tenía esa habilidad, se me ocurrió hacer el programa. No fue que dije: "ah, tengo que hacer un programa de televisión, a ver qué personajes puedo hacer". Fue al revés.

O sea, vos sos "Juana y sus hermanas", más allá del programa.
Exacto.


¿Y la repercusión de la gente cómo fue?
La gente está contenta de que lo haya hecho. Me dice: "qué bueno que volviste, aunque sea en un aviso". Y yo lo veo y siento como si no hubiera pasado el tiempo. Por eso la concheta tiene una remera que dice "20 años no es nada", pero por supuesto, como es una concheta, lo dice en inglés.

¿Veinte años justo?
Sí. Veinte años.

Wow, mirá... Bueno, vayamos a lo nuestro. A la Juana música y cantante. A tu proceso creativo. Antes de ponerte a componer, ¿tenés algún tipo de ritual? ¿Cómo hacés para "entrar en estado" o estás naturalmente inspirada?
No, a veces no estoy nada inspirada y simplemente me pongo a tocar. Medio sin ganas. Por ahí me sale algo, entonces lo grabo. Cuando me aburro, me voy... Al día siguiente lo escucho. Si no me gusta, hago otra cosa. Después de un par de semanas empiezo a entrar como en una suerte de túnel. Empiezo a grabar el disco y no hago nada más que eso hasta que lo termino, sin interrupciones. En este último disco que estoy haciendo fue distinto. Tuve tantas interrupciones que cada vez que volvía al disco era volver a empezar.

Y este próximo disco, ¿cuándo saldría?
Ya. Lo tengo que terminar

El anterior salió en el 2008. ¿Cuánto tiempo podés pasarte sin sacar un disco?
El que yo quiera. En realidad, yo quise sacarlo antes, pero después no me dediqué a hacerlo. Yo necesito que alguien me apriete. Tener una fecha de entrega. Hay un dicho en inglés que dice que las cosas llevan el tiempo disponible. Y es así. Vos tenés un mes para hacer algo y lo hacés en un mes. Si tenés dos años, lo hacés en dos años. Al no tener una fecha de entrega, los tiempos se dilatan.

Para componer una canción, ¿partís siempre de un sonido o de un elemento musical? ¿Nunca de una idea o concepto?
Concepto nunca. Odio el concepto. Detesto las cosas preconcebidas y detesto cuando interviene la cabeza. Cuando yo entro en estado, es como si fuera "guía y turista" a la vez. Porque si bien soy yo la que va guiando, siento que voy descubriendo algo. Tengo la certeza del guía, pero el asombro del turista. Si eso no ocurre, probablemente la canción no sobreviva. Todo el proceso tiene que ser libre de mente. La mente entorpece. Cuando yo estoy metida haciendo una canción, no siento que yo la esté haciendo. Los instrumentos me dicen qué hacer, las manos van solas... Y yo voy como por una ruta, viendo el paisaje.

¿No te hace sentir vulnerable? ¿Cómo garantizar que eso te vuelva a suceder?
Más que vulnerable, sería insegura. Si no pasa, es una cagada. Una vez me pasó. Fue terrible ese momento. Yo estaba componiendo "La verdad", y de golpe me vi a mí haciendo eso, y en la mitad de la frase, como que me desperté. Y me bloqueé. Y siempre quedó raro el final de esa frase. De golpe se me despertó el ojo crítico y me dijo: "ay, ella, cómo disfruta de su canto". La mente me sacó de un trance increíble en el que estaba.

La imagen de su página oficial.    / juanamolina.com
En el escenario, necesita apoyarse en las letras para cantar, pero prefiere la música.    / juanamolina.com
En una producción de David Sisso para Rolling Stone.   Foto: Archivo
En su universo musical.    / juanamolina.com
Una foto del 2001, siempre fiel a su estilo.   Foto: Archivo
En vivo, su disco anterior salió en 2008 y tiene casi listo el próximo.   Foto: Archivo
En el 2002 presentó su álbum Tres cosas.   Foto: Archivo
Uno de sus personajes de Juana y sus hermanas.    / Gentileza Claro
Otro de sus clasicos personajes se volvió a ver ahora para una publicidad de celular.    / Gentileza Claro
La coreana de Juana y sus hermanas, otra de sus creaciones.    / Gentileza Claro
 

¿Qué buscás generar en el público con tu música?
Yo no busco nada en relación al otro. Yo busco que me cope a mí. Los tracks que sobreviven son aquellos que siento que tienen garra, que me vuelven a meter en el viaje que tuve al componerlos. Me gustaría que a la gente le pase algo de eso, pero yo sé que la gente escucha música de maneras muy distintas. Conozco personas que no tienen imágenes cuando escucha música, por ejemplo. Para mí cada nota es una imagen . O hay gente que me dice: "ay, me encantan tus letras". Y yo me sorprendo mucho, porque para mí las letras. No sé, yo tengo el disco terminado, y no tengo una sola letra.

¿Vas a conseguir hacer "canciones sin letras"? ¿Te vas a animar?
(En chiste) Finalmente.

A mí me llamó la atención que siempre remarques que querés hacer canciones sin letras porque te siento una artista con "letra", con opiniones firmes acerca de determinados temas.
Sí. ¡Pero ya las dije! ¿Voy a seguir diciendo lo mismo? Y francamente siento que el mensaje baja la música a la Tierra. Le quita esa cosa etérea y universal que tiene.

¿Y entonces por qué les ponés las letras?
Porque lamentablemente yo canto. Y para cantar ciertas melodías, en el vivo necesito decir algo. Necesito agarrarme de palabras. Me pasó en la gira que hice con Congotronix, donde yo hice la mayoría de las canciones y las cantaba sin decir nada... ¡y no las podía cantar! Puedo cantar esos sonidos sin sentido al momento de crearlos. Pero después, al momento de repetirlos, necesito apoyarme en una letra.

Además, una palabra dice más que el sonido que se escucha.
¡Eso es lo que no me gusta! No me gusta que las palabras sobresalgan de la música. Por eso, lo que hago yo al momento de hacer la letra es respetar al cien por ciento la fonética de la melodía inventada. Si yo compongo: "wi du sonado...", tengo que escribir algo que suene a eso.

¿Y ahí interviene la cabeza?
Y ahí sí, sólo la cabeza, pero de un manera... No sé, ahora no puedo escribir nada. No tengo ganas de escribir letras. Estoy en un aprieto. Porque el disco está prácticamente terminado.

Quizás puedas encontrar unas pocas palabras
Sí, pero no quiero decir bolucedes. Si tengo que decir algo, quiero decir algo.

Leí que tenías una canción en inglés para el nuevo disco, ¿la vas a hacer finalmente?
Ni en pedo.

¿No cantarías en otro idioma?
No, si no hay una razón de ser. Quizás sea un prejuicio, pero creo que la gente que canta en inglés (no siendo inglés, ni viviendo en un país de lengua inglesa) en general lo hace con la idea de que le vaya bien afuera. Es verdad que hice una canción en inglés, y no está mal la letra, pero me da vergüenza cantarla inglés. Me siento incómoda.

Por último: ¿Creés en Dios?
No creo en un ser supremo. Creo en la naturaleza de las cosas.

Pero ¿el día que te mueras, creés que no va quedar nada de vos? ¿Qué no va a "quedar" algo así como un alma?
Justamente una de las letras del último disco hablaría de eso. De todo eso que uno aprendió, todas esas habilidades que uno tiene y que zas, un día desaparecen.

¿Tenés algún tipo de maestro, guía?
Mi médica china. Te atiende 2 minutos y medio. Pero la tiene muy clara.

Y te tira 2 palabras.
Te tira 2 palabras y te tira unos remedios naturales que son increíbles.

Ah, mirá. Ja. ¿Querrías agregar algo a todo lo que ya hablamos?
Nada. Todo lo que quiero es terminar el disco. Y espero poder con él decir muchas cosas.

Fue un placer, Juana

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala