Todos los días OHLALÁ! en tu mail
 
 
revistaohlala.com

Sexo: encontrá tu propia vibración

Si sos de las que no pueden soltar el "chiche", te damos las claves para encontrar tu propio pulso sexual... ¡y pasarla bomba!

 
 
 
Conectate con tu cuerpo.  Foto: Corbis

Por María Eugenia Castagnino

Algunas hasta les ponen nombre y los guardan, celosas, en algún rincón oculto de la casa. Despliegan sus bondades en la más absoluta intimidad e incluso son excelentes compañeros de cama de una pareja consolidada. Es probable que al apoyar el vibrador sobre tu clítoris en la máxima intensidad, no tardes mucho más de cinco minutos en alcanzar un orgasmo. Casi un delivery de placer al instante o un método de relajación más para liberar las tensiones de un día agitado en el trabajo, pero con el que corremos el riesgo de automatizar la sexualidad y volverla mecánica, fácil y casi desprendida de nosotras mismas. Por eso, te proponemos volver a conectarte con tu cuerpo para levantar temperatura encontrando tu propia vibración y haciéndote cargo del goce que sos capaz de generarte. Nadie dice que dejes de lado a tu "amiguito", sino que aprendas a incorporarlo como una herramienta para potenciar lo que vos misma producís en tu cuerpo. ¿Acaso vas a darle el ciento por ciento de la responsabilidad de tu placer a un aparatito de silicona, por más lindo que sea? Dejá entrar todas esas fantasías que aparecen en tu cabeza y viví tu sexualidad sin prejuicios, desde un lugar más honesto y más real. ¿Te animás? ¡Dale, vibroadicta anónima, no seas vaga!

¡Chau al fast sex!

Excusas siempre hay miles: no tenemos tiempo, los chicos te demandan, tenés que ocuparte de ir al súper y terminar cosas del laburo. En la era del multitasking , el sexo también sufre las consecuencias y a veces no estamos dispuestas a dedicarnos un buen rato para nosotras. Es entonces cuando recurrimos a esa especie de "autopista al placer", siempre al alcance de la mano, que nos proporciona el vibrador. Entonces, ponés quinta, agarrás la autopista y tenés un orgasmo divino, sí, pero en el fondo, si vas a conformarte con eso, no solo vas a cansarte al poco tiempo, sino que el abordaje del sexo puede resultar bastante limitado y superficial. Hay mucho más por experimentar..., y ahí es donde el protagonismo exclusivo del juguetito no alcanza. Incluso -perdido el encantamiento inicial- puede llegar a aburrirte, como casi todo aquello que se repite. "Abrirse" implica mucho más que permitirse ser penetrada. La apertura sexual implica confianza, entrega y la aceptación de nuestra propia vulnerabilidad. Difícil, ¿no? Tocarse está buenísimo, pero hay que involucrarse más madura y activamente, abriendo el juego a otro tipo de sensaciones, emociones y experiencias.Recordá que para conectarse con otros, primero es imprescindible conectarse con una misma.

Cómo encontrar tu propia vibración

¡Empezá por arriba!

Los pechos son el principal órgano sexual que tenemos. Cuando te masajeás y acariciás las lolas -de la forma que a vos más te guste, que quizá no sea la misma que prefiere tu pareja-, estás activando la energía amorosa de los pechos y conectando espiritualmente con el chakra del corazón. Aunque parezca extraño, a través de estímulos nerviosos, al tocarnos desde el pecho vamos abriendo un canal energético hacia la vagina. Es casi una cuestión de corrientes eléctricas y atracción de polos: nuestros pechos son un polo positivo y la vagina, un polo negativo, entonces, al hacerlo, lentamente estás generando los impulsos necesarios para llegar al orgasmo. También este "autofraneleo" te permite sentirte capaz de explorar cómo te gusta que te los toquen -suavemente, apretando los pezones, estirándolos-, para luego poder pedir exactamente eso cuando estés de a dos.

Encendé tus manos

Aprender a masturbarte con los dedos -o con la ayuda de algún dildo sin motor- te va a obligar a estar con vos y a dedicarte un buen rato. Somos una sociedad "pornográfica", en la que los hombres creen que siempre estamos calientes y que somos capaces de acabar en... ¡dos minutos! Pero la realidad es que no vivimos en una porno, así que no pretendas batir récords ni llegar al clímax como por arte de magia. Mínimo, vas a necesitar una media horita para lograrlo. Es parte de un juego y, asimismo, de un compromiso profundo. El que avisa no traiciona: este proceso de descubrimiento suele provocar revoluciones emocionales fuertes, y es posible que también tengas que enfrentarte con tus propias angustias, prejuicios y zonas oscuras. Ojo, que después de esto vas a querer alcanzar otros niveles de intensidad con tu pareja en la cama, y vas a poder ir ajustando el timing . Una mujer que se conoce aumenta su disfrute seguro.

Focalizate en el "aquí y ahora"

Mientras que con un vibrador podés estar masturbándote y al mismo tiempo repasando mentalmente la lista del súper, también existen otros juguetes sexuales que están pensados para estar exclusivamente conectadas en el presente, en el "aquí y ahora". Vos te volvés más protagonista que nunca, y está en vos el poder para regular intensidades, formas y movimientos, obligándote a preguntarte permanentemente: "¿qué estoy sintiendo?", "¿por dónde tengo que seguir?", "¿esto me gusta, me excita?". Acariciarte con una pluma, automasajearte con un aceite o fortalecer la zona pélvica con las "bolas vaginales" (famosísimas gracias a la novela best-seller Cincuenta sombras de Grey) pueden llegar a ser algunos buenos ejemplos de juegos y accesorios para trabajar la sensación de seguir el ritmo de tu propio cuerpo. El sexo puede convertirse en un espacio meditativo.

Reconectate con tu esencia femenina

En definitiva, la clave está en darle rienda suelta a tus fantasías, cumplidas o no cumplidas, sacar los "ratatouilles" de su escondite.

Por lo general, la mayoría de las mujeres nos masturbamos como hombres, masculinizando el deseo. Es decir, muchas veces buscamos algo corto, rápido, mecánico y repetitivo. En este viaje de autoconocimiento, el momento de la ducha puede ser un buen aliado para volver a conectarnos con nuestro deseo. ¿Un ejercicio práctico? Cada vez que estés debajo del agua -también podés hacer un baño de inmersión con alguna esencia o espuma-, tomate unos minutos para acariciar todo tu cuerpo con los ojos cerrados y fantaseá algo. Y acá vale todo: podés llegar a tener un encuentro súper hot con ¿Johnny Depp? o con quien vos elijas. Vas a ver que sos capaz de ser tan excitante como tu "amiguito"... ¡en potencia máxima!

 

La Mujer Multiorgásmica
Secretos sexuales que toda mujer debería conocer
Por Mantak Chía & la Dra. Rachel Carlton Abrams,
Ed. Neo Person, $105.

El reconocido maestro del tao propone -bajo una perspectiva energética- un viaje íntimo al deseo y a la satisfacción sexual, exclusivamente para nosotras. ¡Trae ejercicios prácticos!

Expertas consultadas: Dra. Marta Rajtman, nuestra sexóloga, y Ana Ottone, creadora de Sophie Jones.

¿Cómo vivís tu sexualidad? ¿Sos de cumplir tus fantasías?

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala