revistaohlala.com

Consejos para que la bici fija no termine de perchero

Las bicicletas fijas siguen siendo uno de los aparatos de gimnasia más vendidos en el mercado. Pero, ¿cómo hacer para que no termine de perchero, un fenómeno no sólo argentino?

 
 
 
La bici fija puede convertirse en tu mejor aliada si le das una oportunidad.  Foto: Corbis


Empecemos por aclarar que siempre es más cómodo usarla para colgar algo, pero sin dudas también será mucho menos útil para nuestro bienestar. Por lo tanto, la primer excusa para no usarla es que una bici fija, siempre terminará siendo un perchero. Entonces, ¡destruyamos un mito!

- Tengo una amiga que se la compro y no la usa. Probablemente tu amiga no use tampoco el microondas o la máquina de cortar el pasto. No te guíes por lo que a otros les paso con la bici. Y si no la usa, pedísela prestada y fíjate qué te pasa a vos.

- La que mejor nos quede. Antes de comprarnos un jean lo probamos varias veces en el local hasta encontrar el correcto; podemos hacer lo mismo con la bici!!! Si no la probamos antes de comprarla probablemente después no la usemos porque nos resulta incómoda.

- Chequear el asiento. Hoy en día las bicis fijas ofrecen variadas formas de tamaño y diseño de asiento. Probar todos hasta encontrar el correcto nos puede ayudar a no tener dolores o sentirnos incómodos al hacer el ejercicio.

- Elegir el modelo adecuado. Bicicletas verticales, indoor bikes, recumbent. Hoy hay modelos que ofrecen un respaldo para el apoyo de la espalda o un diseño cercano a las bicis de carrera. Elegir el adecuado a tu gusto ayudará a usarla intensamente y no para colgar los abrigos.

- Dónde comprarla. Lo más recomendable es ir a una casa especializada. Ahí podrán asesorarte sobre cuestiones técnicas que generalmente en los supermercados o casas de venta de artículos del hogar desconocen. Lo mismo que te sucede, por ejemplo, cuando comprás un jean.

- No fijarse en el precio. Es más importante probar los aparatos que estar pendiente del precio. Puede que el que te resulte más cómodo sea el más económico. Y, si no lo es, seguramente podrás abonarlo en cuotas con alguna tarjeta de crédito y prorratearlo por menos de lo que te cuesta una cuota del gimnasio.

- No plegable. No pienses en comprar una bici plegable, que se desarme y se achique para poner debajo de la cama. Justamente tenés que usarla y hacer ejercicios continuamente. Si va debajo de la cama, nunca más la sacarás.

- El lugar. Buscá un lugar adecuado en tu casa para la bici. Podés pensarlo antes de ir a comprarla. De esta manera además podrás elegir un color y diseño que combine con tus muebles. Y considerá también, tener buena circulación de aire para poder respirar mejor (¡El garaje no es la mejor opción!).

- Armate una rutina. Ser constante en el entrenamiento es parte de poder lograr resultados visibles en el cuerpo. Fijarte días y horarios es un buen consejo para poder aprovechar al máximo tu bicicleta fija.

La bicicleta fija es uno de los mejores aparatos para uso aeróbico y de tonificación de piernas. Fue, es y seguirá siendo un clásico de uso hogareño y profesional que brinda una gimnasia sin impactos en rodillas y ayuda a mejorar la circulación sanguínea. No la desaprovechemos, elijamos la bici por un lado, y el perchero por otro.

¿Tenés una bici fija? ¿Cuál es tu experiencia con este aparato?

Experto consultado: Lic. Sebastián Petrillo.
Es Director de Sport Maniac

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala