Todos los días OHLALÁ! en tu mail
 
 
revistaohlala.com

El regreso de las 85

Pareciera ser que el aumento de busto quedó demodé y vuelve la preferencia por la belleza natural, ¿una nueva moda o cambio de conciencia?

 
 
 
La belleza natural y armónica es lo que está de moda.  Foto: Corbis

Por Marilen Stengel*

Puede que lo mío sea puro optimismo. Pero Gabriela, una amiga del alma dice que no, que es tendencia, que de lo contrario Drew Barrymore y Victoria Beckham, entre otras, no habrían optado por la reducción de senos. ¿Cuál es la razón para mi optimismo? Pareciera ser que después de demasiados años en los que el aumento de busto fue epidemia, existe una preferencia, en cuanto a estética corporal, por la belleza natural y por el respeto a la armonía. Eso, según los que saben, significa que los implantes colosales propios de los 90 ya no serían cool y por lo tanto, habría menos demanda. Una estupenda noticia para todas las que como yo, formamos la Legión de las "85", sí, 85 cm de contorno y a mucha honra.

Lo que me preocupa de esta supuesta nueva tendencia es que la demanda disminuya por un tema de moda y no porque las mujeres hayamos desarrollado una mayor aceptación y cariño respecto de cómo somos y cómo lucimos . Es cierto que casi la totalidad de las mujeres, una vez al año, al mes, a la semana o al día (dependiendo de las fluctuaciones propias de cada una) nos sentimos feas, gordas, viejas o tontas, para mi esta es una "ley de la psicología femenina" que funciona independientemente de nuestra belleza, peso, edad o inteligencia. ¿Pero quién dice que como somos no estamos bien? ¿Quién determina que nuestro aspecto no tiene que ver con los parámetros de la belleza. Y además ¿cuál belleza? ¿Acaso hay una sola? En mi opinión la respuesta está en el impacto que tiene sobre nuestra falta de autoestima la industria de la moda y de la estética. Esta última necesita de nuestros complejos, de nuestra falta de amor por nosotras mismas para prosperar. Y no es que esté ciegamente en contra toda cirugía, estoy en contra de que este sea el recurso que nos permite "amigarnos" con quienes somos. Que la cirugía se convierta en la herramienta que nos da la oportunidad para aceptarnos y la capacidad para valorarnos. ¿Alguna vez volverá a estar de moda conservar la propia cara hasta que morimos? ¿En algún momento estaremos en condiciones de reconocer que el tiempo pasa, nosotros con él y que eso es natural? A veces me considero un gliptodonte pensando y diciendo estas cosas, pero justo cuando empiezo a sentirme muy sola, aparecen algunas otras y otros con quienes coincidir y entonces me siento mucho mejor.

¿Perteneces a la legión de las 85? Contanos tus trucos para aumentar de talle.

*Datos de la autora:
Directora Socia en STENGEL - BATISTA Desarrollo Humano Anterior, Directora Socia en Gestión de Marca Educación, Master en Comunicación Institucional, Universidad de Filosofía y Letras
Publicaciones:
La mujer presente. Hacia un verdadero protagonismo femenino. Ediciones B2008.
Lo quiero todo y lo quiero ya. Los treinta, los años que nos cambian la vida. Ediciones B2011

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala