Todos los días OHLALÁ! en tu mail
 
 
revistaohlala.com

Nuevos aires para un banquito de cocina

Dicen que nada se pierde y todo se transforma, por eso mirá esta propuesta para cambiarle la cara a un banquito de cocina

 
 
 


Por Verónica Gutierrez de León
especial para revista OHLALÁ! Web

La banqueta que vamos a reciclar es el típico banquito de caño, cuyo destino obligado es permanecer en la cocina hasta el ocaso.

Pero antes de que esto suceda, la propuesta es aprender a retapizarlo y pintarlo nuevamente. Si querés, también podés "esconder" su estructura íntegramente como hicimos en el taller junto a Euge, su dueña, una teenagers que decidida a redecorar su habitación encontró un nuevo uso para este asiento archivado en un rincón de la casa.

Vamos con el paso a paso:

Materiales
- Banco de caño
- Género para el tapizado (no mas de 50 cm)
- Lienzo o género (no más de 50 cm)
- Emprampadora
- Grampas Nº 8
- Clavitos (opcional)
- Pintura sintética negra satinada
- Aguarrás
- Pincel

Opcionales: placa de goma espuma de 5 cm de densidad de la medida del asiento; convertidor de óxido, cepillo para metales.

Para forrar las patas, necesitas:
- Totora (100gr) color a elección (también puede ser hilos gruesos, o cordón de yute)
- Pistolita de encolar y barrita siliconada.

¡Arrancamos!

1. Desarmado: dalo vuelta sacale los tornillos.

 


2. Tapizado: si tu banquito tiene el relleno roto, cambiale la goma espuma. En este caso, el tapizado original estaba en buen estado, por lo tanto retapizamos por encima, sin que se note. Para ello colocá sobre la mesa la tela del lado del revés (el estampado para abajo) y encima, apoyá el asiento dado vuelta. Espiá que esté bien centrado.

 


3. Tomá un lado de la tela y sujetalo con un clavo. Comenzá a estirarla y clavá los lados restantes. Una vez que la tela ya no se mueve, engramapala (salvo las esquinas)

 


4. Para las esquinas: tomá uno de los lados de la tela y escondela por debajo de la otra (como si se tratara de un cuaderno). Poné una grampa o clavito para afirmar.

 


5. Colocación del vivo: en este caso, empezamos a probar con una tela pero finalmente usamos la misma totora que con la que enrollamos las patas.

 


6. Tela interna: para emprolijar la zona de trabajo, colocá sobre la madera un género del tamaño de la base (cortala con un par de centímetros demás). Una vez que la acomodaste, poné un primer clavo, (es solo a efectos de sostener la tela, no lo claves totalmente). Estirá y colocá otro clavo enfrentado. En total es un clavo para cada costado.

Luego, y a medida que vas estirando, hacele un dobladillo con la mano y engrampá. Listo!

 


Ahora a pintarlo:

- Si ves que hay óxido: pasale un cepillo de cerdas metálico y una lija para metal. Luego, repasá con un trapo y aguarrás.

- Ahora dale una mano de convertidor para metales. Viene en varios colores, pero si no encontras el que te guste, usá uno de color blanco y después pintá con sintético satinado del color que quieras.

 


En cambio, si el banquito está perfecto: primero limpialo (trapo y aguarrás) y luego pintá con el sintético satinado del color que quieras. Si lo vas a pintar de negro, con manos prolijas es suficiente.

 


¡Qué no se vea que es de caño!

La pintura no era una opción "suficiente"... Por lo tanto disimulamos la estructura forrándolo con un ovillo de totora. Los pasos son:

- Sacale los regatones a las patas.

- Empezá a enrollar por la parte superior y cuando llegues al final de una pata, escondé dentro del caño un tramito de la totora.

- Poné a presión nuevamente el regatón. (Con el mismo material podés pegarle unas vueltas para disimular los regatones).

- Tratá de que las uniones estén en zonas poco visibles. Usá la pistola de encolar para pegarlas.

 


- Asegurate de marcar los orificios donde van los tornillos (podés usar una birome).

- Una vez que terminaste de pasar la totora, colocá el asiento. Ubicá el primer tornillo y empujá con fuerza para bajar la totora y la tela. Ajustá con el destornillador. Repetí con los cuatro tornillos. Banquito renovado!!!

 

 


¿Qué te parece la renovación de este banquito? ¿Te animás hacerlo con uno de tu casa?

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala