Todos los días OHLALÁ! en tu mail
 
 
revistaohlala.com

Cistitis, el enemigo común de las mujeres

En esta nota te contamos qué es, cómo se trata y qué hacer para soportar su (¡molestísima!) presencia

 
 
 
La padecen entre un 30 y un 50 por ciento de las mujeres.  Foto: Corbis

Por Carla Lioi

Es una de las afecciones más molestas que existen. Si alguna vez la padeciste, te estarás acordando de ese ardor insoportable y de las noches enteras yendo al baño. Y si sos de las afortunadas que jamás la tuvieron, de todas formas seguramente te suena o escuchaste hablar de ella. ¿De qué se trata? Es nada más y nada menos que una inflamación de la mucosa de la vejiga, que en la mayoría de los casos se produce por la presencia de una infección bacteriana. Si bien afecta a ambos sexos, las estadísticas reflejan que las mujeres en edad fértil son el blanco más común. ¿Por qué? Resulta que las mujeres tendemos a contraer infecciones con más frecuencia que los hombres, ya que nuestra uretra es más corta y está más cerca del ano. Sin ir más lejos -y tomando como referencia a una mujer de 40 años de edad-, la mayoría de las mujeres transitamos, a lo largo de nuestras vidas, por lo menos un episodio de cistitis. Mucho tienen que ver los diferentes estadios de la vida femenina y los cambios hormonales que se producen en ciertas fases del ciclo menstrual, el embarazo e incluso la menopausia.

¿Cómo identificarla?

Los síntomas más comunes de la cistitis son:

- Necesidad constante de ir al baño, especialmente durante la noche
- Dolor abdominal
- Molestias, picazón y ardor antes y después de una micción
- Orina turbia y con mal olor
- En algunos casos, puede presentarse fiebre

¿Cómo se detecta?

Ante los primeros síntomas -especialmente el ardor y la frecuencia de las micciones-, ya vas a darte cuenta de que algo no anda bien. Pero de todas formas, luego de consultar al médico, se realiza un análisis de orina para hacer un recuento de glóbulos rojos y blancos. Otra alternativa es hacer un urocultivo para identificar la bacteria específica que provocó la infección y tratarla adecuadamente.

¿Cómo se trata?

Es clave que consultes al ginecólogo apenas sientas alguno de los síntomas. Cuanto más rápido identifiques el problema, más rápido te vas a curar. El tratamiento es súper sencillo y si bien cada paciente tiene un diagnóstico determinado, generalmente se receta un antibiótico que vas a tener que tomar durante tres días. Si tenés mucho dolor y el ardor es insoportable, también podés pedirle al médico algún fármaco para que no sufras.


 
A penas sientas algunos de los sintomas, lo más recomendable es que consultes a tu ginecólogo. 

¿Cómo soportarla?

Lamentamos decirte que el tratamiento no suele hacer efecto taaan rápido, así que te damos algunos trucos para alivianar los dolores mientras el antibiótico surte efecto:

- Tomar todos los días medio litro de té de manzanilla te va a ayudar a arrastrar los gérmenes al exterior. También, aumentá el consumo de agua.

- Evitá en las comidas todos los alimentos cítricos, vinagres, picantes y lácteos.

- Utilizá ropa interior de algodón; de esta forma, la zona genital puede respirar mejor.

- Limitá el consumo -y si podés evitarlo del todo, mejor- de bebidas alcohólicas, ya que el alcohol irrita las vías urinarias. Lo mismo sucede con el té, el café y el cigarrillo, de modo que despedite de ellos mientras dura el tratamiento.

- Para disminuir la flora vaginal y regular el PH de la zona, se recomienda el uso de aromatizantes vaginales con propiedades antibacterianas y/o champúes especiales, que se consiguen en cualquier farmacia y son de venta libre.

Cuidados para su prevención

Si todavía sos de las afortunadas que no han tenido cistitis jamás, hay algunos datos y consejos para ayudar a prevenirla. Y si ya tuviste..., ¡para que no se repita nunca más!

- Es clave higienizar adecuadamente la zona vaginal: lo correcto es limpiarse siempre de adelante hacia atrás -desde la vagina hacia el ano-, para no arrastrar ningún tipo de germen hacia la zona.

- Tener mucho sexo y del mejor... no ayuda . Algunos dicen que cuando tenés rachas de mucho sexo -¡atenti las que se van de luna de miel o están estrenando pareja!-, estás más propensa a contraerla. Pero con respecto a este tema, los expertos reafirman una vez más la importancia de una buena higiene, antes e inmediatamente después de tener sexo.

- No hay que confundir la cistitis con la presencia de hongos vaginales. Podés llegar a confundirte, porque algunos síntomas -especialmente el ardor y la picazón- son parecidos, ¡ojo!

- Los factores climáticos, como las altas temperaturas o la humedad, favorecen el crecimiento de bacterias. Las cistitis más frecuentes aparecen a finales del verano y principios del otoño; por esto es importante tomar mayor precaución en estas fechas.

- El estreñimiento intestinal ayuda a la aparición de bacterias y altera el equilibrio bacteriano a favor de los gérmenes por las vías urinarias. Si te pasa, a veces algún laxante natural o una dieta adecuada evitan el tránsito lento

¡Atención, embarazadas!
Son más vulnerables a la cistitis, debido a que la hormona progesterona relaja los músculos de los órganos que tienen volumen, como el tracto gastrointestinal, y se inflaman. De este modo, las bacterias pueden penetrar más fácilmente a través de la uretra, se multiplican y se extienden como por arte de magia. ¿La solución? Si es tratada a tiempo, no presenta ningún tipo de riesgo para la gestación. De lo contrario, las bacterias pueden multiplicarse y penetrar en la vagina.

¿Tuviste cistitis alguna vez? ¿Cómo aliviaste el dolor?

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala