revistaohlala.com

Estuve con alguien del trabajo, ¿y ahora como sigo?

Estar con alguien de la oficina no es fácil y sabemos que puede ser complicado. Pero a veces, el sabor de lo prohibido y, en otros casos, el amor extremo son más fuertes; ¿te pasó?

 
 
 
¿Te estás dando cuenta que alguien del trabajo te gusta mucho?.  Foto: Corbis

Carla Lioi
especial revista OHLALA! Web

Los juegos de seducción están instalados en todos los ambientes sociales y el lugar de trabajo no es la excepción. Estudios realizados en Noruega afirman que las relaciones sentimentales entre compañeros de trabajo tienden a ser más duraderas por el grado de entendimiento y comprensión que existe entre ambos miembros de la pareja.

A mí no me va a pasar

Pasamos muchas horas en el lugar de trabajo donde a veces todo lo que nos rodea es monótono y llega un momento en el que nos damos cuenta que convivimos siempre con un grupo de personas bajo ciertas reglas y circunstancias compartidas: el amor, el sexo, los celos y las peleas. A la vez, nos vemos sometidas a diversas exigencias que nos generan tensión y tenemos la necesidad de liberarnos de un equilibrio psico-físico. Y claro que nos preguntamos: "¿por qué me pasa esto a mí cuando podría conocer al príncipe azul en un bar, en la calle, en una fiesta, un viaje y hasta en una reunión familiar?" Pero esto puede ocurrir, y es vox populi que en cada empresa hay más de un enredo amoroso. Por eso, si te pasa, tranquila, no sos la única!

Encontrá el equilibrio

Si tenés la suerte de encontrar a tu media naranja en tu lugar de trabajo, lo ideal es tomarlo con calma y lograr cierto equilibrio. No tiene que enterarse todo el mundo, ni tampoco tenés que ser un iceberg y ni saludarlo. Pero es importante que conserves tu profesionalismo y que tengas presente que no estás en tu casa o en una fiesta. A veces, las relaciones amorosas en los ámbitos laborales no son bien vistas, y te pueden perjudicar. Guardá todas tus armas de seducción para tu chico, pero after-office.

Los celos

Siempre hay alguna compañera de trabajo que se muere de ganas de estar con tu hombre, y quizás te cruzás todos los días con alguna ex de él o algún affaire dentro de la oficina, más si hace muchos años que trabajan en el mismo lugar. Sabemos que no es fácil, pero acordate que los celos no llevan a nada y que es mejor mantenerte en tu eje que quedar como una enferma de celos. Aceptá el pasado de tu pareja, sino va a ser difícil que puedas disfrutar del presente.

Cuando la relación no funciona

Si bien no es en todos los casos, la mayoría de los encuentros sexuales no quedan en más que un touch and go, y si ninguno de los dos se enganchó, todo bien. Pero el problema es cuando le tenés que seguir viendo la cara todos los días, y te querés olvidar o simplemente, tenés ganas de coquetear con otro. En este caso, hay que tomar el encuentro sexual como lo que fue, un momento de pasión y deseo pero que ya pasó y que no va a volver a suceder. Es una situación tediosa y hay días en los que preferirías ni cruzártelo, pero una vez que tengas en claro que no es para vos, ya no va a ser tan complicado compartir el mismo ambiente de trabajo y hasta quizás algún día lo tomes como a un compañero más.

Amor y trabajo ¿son compatibles?

 
¿Mantener la relación oculta?¿O hacerla notable?.  Foto: Corbis


La adrenalina y el "no se puede" es la combinación perfecta para que algo se vuelva casi irresistible. El punto es que a la hora de concentrarnos en nuestras tareas laborales, hay idas y venidas de mensajes, mails, miradas y la estructura estratégica de " yo puedo con todo" desaparece, porque la falta de concentración y el romanticismo dentro de la oficina es el camino directo a la ruina o a que nos despidan. Todo dato a tener en cuenta es que siempre está el atento o el chusma que descubre la situación antes de que nosotras nos demos cuenta en qué estamos metidas. Ojo!

Ventajas

- Las ganas de levantarte todos lo días para ir a trabajar van a aumentar porque sabés que lo vas a ver.
- Se genera una situación divertida y clandestina de complicidad, sólo saben de la historia ustedes dos.
- Se mantiene la pasión: no poder tocarse en el ámbito de trabajo hace que a la hora del encuentro sexual, la pasión se desate con más intensidad.

Desventajas

- Ambos corren el riesgo de ser despedidos.
- Bajo rendimiento en tus tareas.
- Enamorarte profundamente y que la relación no prospere.

Experto consultado: Lic. Fabricio Mennitto, psicoanalista.

¿Te pasó de engancharte con alguien del trabajo? ¿Cómo manejaste la situación?

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala