Todos los días OHLALÁ! en tu mail
 
 
revistaohlala.com

Cómo comprar un mueble usado

Reciclar un mueble es una tendencia que crece cada día. Por lo tanto, si estás por comprar un mueble usado, van algunos consejos para que disfrutes un día de shopping bien pulguero

 
 
 
¿Sabés cómo elegir un mueble vintage?.  Foto: Corbis



Por Verónica Gutierrez de León
Especial revista OHLALÁ! Web

¡Hablemos de dinero! A la hora de comprar un mueble antiguo se ponen en juego cuestiones muy personales acerca del valor que le damos a una pieza. Pero dejemos de lado este punto, porque lo que nos interesa ahora es saber que el precio de un mueble, lo determina su antigüedad, el estilo, el estado en el que se encuentra y la demanda.

Y como la demanda aumentó, los precios también subieron. De todas formas, siempre hay oportunidades, por eso es importante tener en claro algunos temas, como por ejemplo: cuánto cuesta el mueble que quiero, que otros costos debo sumarle y cómo evaluar su estado para que no resulte caro.

Entonces, antes de salir a comprar es mejor tener una idea de cuánto puede costar el mueble y el valor de algunos servicios (tapicería, carpintería, por ejemplo). Pero nada de esto es suficiente sino sabemos evaluar su estado, porque de ello va a depender los gastos que ocasionen su puesta a punto.

Lo que tenés que saber antes de comprar

En caso de que la compra sea on line, mirá bien las fotos. Consultá si hay que encolarlo, y de ser así, qué partes. Lo ideal es que el mueble esté firme. De todas maneras, con la respuesta que te de el vendedor, fíjate si la reparación la podés resolver de forma casera o necesitás de un carpintero.

Atención, xilófagos al ataque!

Otra cuestión muy importante es chequear que el mueble no esté apolillado. En realidad, se trata de xilófagos, un tipo de insectos que se alimentan de la madera haciendo pequeños orificios a medida que va comiendo el mueble.

¿Cómo darse cuenta si están allí? Por el color de las cavernas, si son claras, la plaga está en actividad. En cambio, si son oscuras significa que fueron exterminados o que abandonaron el barco!!

 

Tips contra las plagas

Hay muchas fórmulas para combatir este tipo de plagas, pero está es casera y efectiva. Si su tamaño lo permite, envolvé el mueble con bolsas plásticas como las de consorcio. Cerrá con cintas de embalar, pero dejá libre un orificio para echar bastante cucarachicida en aerosol extra fuerte. Luego cerrá y dejá que actuar durante tres o cuatro días.

¿Estar por comprar una silla?

Si tu idea no es gastar mucho en reparaciones, entonces hay un par de pruebas para chequear el estado del respaldo y las patas (dos puntos claves!!).

Para el respaldo: poné una rodilla encima del asiento, tomá el respaldo y empujalo en dirección hacia vos y hacia adelante. Tenés que sentir que no se mueve. Según el modelo, a veces, se puede ver si el asiento y el respaldo están bien encolados.

 
Probando el respaldo. 

 
El respaldo, flojo. 


Con respecto a las patas: colocá la silla "patas para arriba", y movelas para detectar si están flojas.

 
Probando las patas. 

Otras cuestiones importantes:

- Si la silla tiene tallas y tu intención es dejarla con la madera lustrada, fijate que no estén rotas porque la solución es más costosa. En cambio, si la idea es pintarla y falta algún pedacito, llegado el caso se puede disimular con masilla epoxi, lija y pintura.

- Y finalmente, evaluá si sólo hay que cambiarle el tapizado o también su relleno y ajustar cinchos y resortes, ya que cambia el costo del servicio de tapicería.

 

Otros muebles

Si vas a comprar una cómoda o una mesita de luz, el punto álgido pasa por los cajones: tienen que deslizar correctamente (caso contrario, la ganga se va a convertir en una pesadilla!!). Retiralos y fijate si podés volver a colocarlos con facilidad. A veces, sólo falta algún clavito, lijarlas un poco o hasta pasarles una vela, ya que la parafina ayuda como deslizante.

Si tu estilo es el vintage.

Entonces, ojo con los enchapados característicos de estos muebles porque su problema más común es que suelen lastimarse o englobarse. Si la idea es relustrarlos hay que evaluar los costos y el profesionalismo que requiere este trabajo.

Distinto es si tu intención es pintarlo, ya que con masilla se puede disimular perfectamente.

 
Cómo se ve el enchapado cuando está roto. 


A grandes rasgos estos son los temas para evaluar antes de comprar un mueble usado, por lo menos en lo que a su estructura se refiere. Por supuesto, que puede pasar que el mueble te guste, pero está lustrado y vos quieras pintarlo. O viceversa. Cuestiones que, si te animás, vamos a ir trabajando desde esta sección.

¡Suerte y buenas compras!!!

¿Sos de comprar muebles usados? ¿Cómo te resultaron? Compartí tu experiencia.

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala