revistaohlala.com
 

Reciclado de una silla: Parte II

En la nota anterior te conté cómo tapizar esta silla encontrada en la calle. Esta vez vamos a trabajar la madera y a hacerle una funda exprés al respaldo.

 
 
Por Verónica Gutierrez de León
Especial para revista OHLALÁ!Web


La silla que reciclé tenía en los travesaños rastros de pequeños dientes de algún cachorro aburrido. Como amo a los perros, queda disculpado!

La verdad es que me daba pena pintarla porque es de roble. Y salvo los travesaños, el resto estaba impecable. La opción de masillar y teñirla en este caso no iba a funcionar porque se iban a notar los parches. Así que decidí dejar la parte sana en su versión de madera al natural y las zonas "heridas" las masillé y las pinté de blanco.

 


Veamos cómo hacerlo

Lo que vas a necesitar para trabajar la madera: lijas N 180 y 360, masilla para madera; pintura blanca (sintético en aerosol, o látex blanco); barniz; aguarrás, pinceleta; cinta de enmascarar.

Empezamos:

Paso 1. Reparación de la madera - Antes que nada, repasá toda la silla con un trapo con aguarrás o algún desegrasante fuerte de cocina. La superficie tiene que estar bien limpia.

- Luego pasá una lija 180 por toda la silla. Repasá con la 360. Retirá el polvillo con un trapo húmedo.

- Para reparar zonas lastimadas como éstas o similares, rellená las marcas u orificios con masilla para madera color natural. Dejá secar y nivelá con lija 360. Repasá un trapo húmedo para sacar el polvo.

 


Lustre y pintura

Como vamos a trabajar en dos sectores (uno con barniz y el otro con pintura) fijate de delimitar correctamente las zonas. Marcalas con lápiz y regla y enmascará los sectores.

- Colocá cinta de enmascarar hasta donde querés que se vea la madera natural. Pasale el dedo presionando la cinta para que se adhiera bien.

- Empezá a pasarle el barniz. Dejá secar y dale otra mano.

- Retirá la cinta que usaste y protegé la zona que no vas a pintar con cinta de enmascarar y papel cocina.

- Podés aplicar directamente dos manos de esmalte sintético satinado o mate en aerosol o darle dos manos de látex blanco. Dejá secar entre mano y mano el tiempo que se indica en la etiqueta del producto.

- Si elegíste pintar con látex, una vez que ya esté seco pasale una mano de barniz incoloro. Finalizá con una buena capa de cera en pasta incolora.

 


- Ahora sólo queda colocarle los tornillos al respaldo y al asiento. Para que no queden a la vista podes taparlos con tarugos de madera y pasarles el barniz que usaste para la silla o pintarlos de blanco como los zócalos que le hiciste a las patas.

Cómo hacer una funda para el respaldo

Lo que vas a necesitar: tela para la funda (puede ser bull, lino, gabardina, arpillera o la tela que mas te guste pero antes lavala, por si encoje), máquina de coser, alfileres. Opcional: género en composé con tapizado del asiento; o flecos, madroños, etc

En este caso utilicé bull blanco y un recorte del género estampado con el que tapicé el respaldo

- Vas a necesitar una tela que tenga el ancho del respaldo, más 5 cm libres por lado para la costura, y el doble de la altura del respaldo, dejando también 5cm por lado para los dobladillos. Por ejemplo si cada lado del respaldo mide 22,5 cm de ancho x 26 cm de alto, vas a necesitar un rectángulo de 55 cm de ancho x 62 cm de alto (están incluidos los cm para las costuras)

 


- Momento de decidir si querés la funda lisa o con algún detalle para que se vea en la espalda o en el frente. Puede ser una aplicación cosida con la máquina o algún dibujo con esténcil. o flecos. Sea cual fuere el look, tenes que decidir si lo centrás o lo ponés en algún costado. Acordate que la tela que cortaste es más grande que el respaldo, por lo tanto apoyá la tela sobre el respaldo y marcá con alfileres la zona en la que querés hacer el dibujo o la aplicación que elegiste.

 

- Resuelto el paso anterior, colocá sobre el respaldo la tela del lado del revés y estirala hacia abajo y hacia los costados. Fijate que la aplicación que le hiciste te quede centrada y pinchá con alfileres el dobladillo. Para que no haya dudas sobre dónde está el centro del respaldo de la silla marcalo con alfiler. Cuando apoyes la tela vas a sentirlo, así que sólo te queda acomodarla.

 


- Luego, con alfileres tomá los costados del respaldo siguiendo el contorno (dejá 1 cm libre). Si la tela es un lino, podés hacerla más suelta para que tenga caída.

 


- Retirá la funda. Dala vuelta y probá como calza. Si está todo bien, podés hilvanar o marcar con lápiz por donde vas a coser.

- Empezá a coser primero los dobladillos y luego continuá con los laterales o como te resulte más fácil.

- Listo. Dala vuelta, planchala y empezá a usarla!!!

Nueva silla para mi taller!!

 


Buen finde!! Y cualquier duda, consultame

Vero

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala