revistaohlala.com

Huertas urbanas

No hace falta que vivas en una casa con jardín para hacer tus alimentos. Las huertas urbanas son la forma de sembrar en el cemento. ¡Inspirate en estas historias!

 
 
 
Las huertas urbanas se pueden hacer en terrazas, patios y balcones..  Foto: Corbis

Por Marina Herrmann
Especial Ohlalá! Web

En balcones, terrazas o patios, no hace falta un lugar grande para que puedas producir tus alimentos. Cada vez son más las personas, restaurantes y hasta empresas que se animan a construir huertas urbanas en pequeños ambientes.

La idea parte de que en la misma maceta donde entra una planta podés sembrar tus verduras orgánicas, que después usas para cocinar. Y, si el problema es que tenés poca luz, tenés opciones como las especias y plantas aromáticas, que necesitan menos sol.

Entre las miles de ventajas se destaca el sabor más intenso de los alimentos, la producción orgánica y el cuidado de las plantas. Además las verduras son más frescas porque las cortás y servís directo en tu plato, por lo que pierden menos nutrientes.

Existen emprendimientos, como Huertas la tardecita y Del gorro que se dedican a construir y diseñar huertas urbanas adaptadas a tu espacio y necesidades. En cajones de madera, o reciclando los que se usan para verdura, en macetas, en forma vertical u horizontal. hay variedades para todos los gustos. La podés diseñar con el asesoramiento de especialistas o investigando vos sola.

Te contamos algunas historias para que te inspires y hagas la tuya.


En una terraza

Después de leer una nota sobre huertas urbanas en un diario, Georgina Caprio se decidió a investigar un poco más sobre el tema. Habló con su hermano que vive en Europa y le dijo que allá eso era normal, pero acá todavía no había muchos casos. Después de pensar se decidió y hace dos años construyó su huerta en la terraza de su casa en Vicente López. Además de que la cuida un montón y les enseña a sus hijos a cosecharla, se convirtió en una promotora de esta actividad entre todos sus conocidos, a quienes quiere contagiar su entusiasmo.

El cuidado, como es constante, no le demanda mucho esfuerzo. Le toma alrededor de 20 minutos por día, y un poco más los fines de semana o cuando hay cambio de estación.

Desde que tiene la huerta trata de abastecerse con sus propios alimentos, aunque todavía no le alcanza, porque comen cuatro personas. Desde que la tiene toda su familia es más conciente de lo que come y de cuidar el medio ambiente.

Qué tiene: Calabaza, frutillas, berenjenas, tomates, ají, cebolla de verdeo, perejil, albahaca, lechuga morada, lechuga criolla, una lechuga de Italia, ciboulette, orégano, menta, lavanda y tomates. Algunas plantas aromáticas para ahuyentar a los bichos.

Los favoritos: Las frutillas y los tomates

 
En una oficina en Palermo Hollywood cosechan sus propias berenjenas..  Foto: Gentileza Zona Citas

En una oficina


La empresa Zona citas se mudó en noviembre del año pasado a unas oficinas en Palermo Hollywood, y decidieron que querían hacer algo especial para recibir el año 2013. Un conocido les recomendó que hicieran una huerta, y como tenían dos balcones grandes con muchos sol, consultaron a unos especialistas. Después de la reunión se entusiasmaron, y el 28 de diciembre plantaron las primeras semillas. A las pocas semanas ya estaban disfrutando de los frutos en los almuerzos del mediodía. Usan las plantas aromáticas para condimentar y comparten lo que cosechan entre todos.

Patricia Magliano, la office manager de la empresa, es quien se ocupa de cuidar las plantas todos los días aunque, como tiene un sistema de riego por goteo automático y las chicas que las hicieron van a hacer mantenimiento dos veces por mes, no le requiere mucho trabajo. Sin embargo, ella disfruta y está súper entusiasmada con el proyecto.

La alimentación de muchos miembros de la empresa cambió, ahora comen más verdura, y algunos hasta se compraron las primeras plantas para sus casas. Además, dicen que hay perfume en la oficina por el olor de las plantas aromáticas.

Qué tiene: Pepino, berenjenas, albahaca, tomates cherry, tomate común, ciboulette, pimientos, zapallo, romero, lavanda y curry.

Los favoritos: La albahaca, los tomates cherry y los pepinos

En un restaurante


A Ariadna Gutiérrez, chef y dueña del restaurante Cusic en Palermo Hollywood, siempre le gustó condimentar sus comidas con sus propias plantas. Por eso, desde que abrió el local tuvo algunas plantas aromáticas, hasta que hace seis meses se animó a hacer una huerta colgante vertical en un pallette pintado por un amigo. Con el nivel de producción que alcanzaron logran autoabastecer el negocio. En su casa, también tiene algunas plantas y un limonero, en el balcón, aunque admite que cada vez que le falta algo le gustaría tener una huerta ahí también.

Entre los pedidos del restaurante, compras, cocina y su familia, Ariadna trata de encontrar todos los días un ratito para ocuparse de las plantas. Como tiene riego automático se puede relajar un poco, pero siempre intenta dedicarles un rato.

Como siempre tuvo huertas, desde que era chica y vivía en Misiones, esto forma una parte de su vida. Lo que más le gusta es poder condimentar sus comidas con lo que ella misma cosecha.

Qué tiene: Menta, albahaca, melisa, romero, salvia, curry, orégano, tomillo, zapallo, frambuesa, dos tipos de cedrón o lemon grass y lavanda.

Los favoritos: La menta, el cedrón, el romero y el tomillo.

 
Vos también podés hacer tu propia huerta, ¡animate!.  Foto: Corbis

En un balcón


De una huerta comunitaria en una terraza, a un balcón en Santa Bárbara, desde que Jonathan Zarandy descubrió el placer de las verduras orgánicas hace tres años, no lo pudo dejar. Se enganchó tanto con esta actividad que dejó su trabajo y se asoció con Federico Moschettoni para trabajar en Del gorro, un emprendimiento de huertas, y estudió hidroponía, que es un método para cultivar plantas. Una parte importante de su interés pasa por el placer por la buena comida, y poder producir cosas que no se consiguen en el país.

Jonathan las riega dos veces por día, y dice que las plantas no llegan a ponerse feas porque las utiliza para consumo diario. Además, inventó un sistema de riego con agua de lluvia para que la huerta se riegue sola mientras él no está.

Antes de dedicarse a esta actividad tenía un ritmo de trabajo muy intenso y siempre estaba corriendo, por eso eligió el cambio para conectarse con la naturaleza y trabajar al aire libre. Ahora come más verduras y cocina según los alimentos de estación.

Qué tiene: Romero, tomillo, curry, orégano, dos tipos de menta, salvia, hierbabuena, albahaca, hinojo, frutillas, tres tipos de pimientos picantes, lechuga, acelga, rúcula, tomates, ciboulette, alcaucil, zuchini, lima -limón, rabanito, cebolla de verdeo, puerro y radicheta. Tomates en distintas variedades, cherry, amarillo, cherry fruit y púrpura.

Los favoritos: la cebolla de verdeo y el puerro

En un patio


Con poca luz, y poco espacio, Inés Ramírez Bosco se armó una pequeña huerta en un PH de Palermo. Tenía una amiga que las hacía y que las podía armar en unos cajones chiquitos, asique quiso probar. Además, le gustaba mucho comer verduras y comida sana. Le gustó tanto que logró que dos personas más se coparan con la idea.

Como tiene el riego por goteo no le demanda mucho tiempo, pero trata de limpiarlas y removerles la tierra cuando llueve. En el verano tuvo unos gusanos, por los que tuvo que cortar casi todas las plantas para que vuelvan a crecer, pero fue el único problema en un año.

Los cambios que sintió desde que hizo la huerta es que ahora piensa las comidas en función de lo que tiene disponible, e incorporó más condimentos en sus recetas de todos los días.

Qué tiene: Albahaca, rúcula, espinaca, menta y perejil, remolacha y ciboulette

El favorito: La albahaca.

¿Vos tenés una huerta? ¿Cuáles son tu favoritos? ¿Te animás a hacer la tuya en tu balcón?

Compartilo
 
 
Notas más leídas
Revista Ohlala